La Me­di­ci­na Na­tu­ral y Tra­di­cio­nal en la Sa­lud Ocu­pa­cio­nal

Trabajadores - - SALUD - | Ali­na M. Lot­ti

Se em­plea en los tra­ba­ja­do­res ex­pues­tos a mer­cu­rio y plo­mo, en la en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va crónica (Epoc), en las lum­bal­gias de ori­gen ocu­pa­cio­nal, y en cual­quier des­via­ción de sa­lud que pue­da ser abor­da­da por las te­ra­péu­ti­cas na­tu­ra­les

EL EM­PLEO de la Me­di­ci­na Na­tu­ral y Tra­di­cio­nal (MNT) evi­den­cia tan­gi­bles ven­ta­jas sien­do su apli­ca­bi­li­dad ca­da vez más ex­ten­di­da y di­vul­ga­da en to­das las ra­mas del sa­ber. La Sa­lud Ocu­pa­cio­nal, co­mo es­pe­cia­li­dad de las Cien­cias Mé­di­cas, tam­bién se ha vis­to com­ple­men­ta­da con las te­ra­péu­ti­cas na­tu­ra­les, las cua­les ofre­cen no­ve­do­sas y efi­ca­ces po­si­bi­li­da­des de tra­ta­mien­tos.

Así lo sub­ra­yó a la doc­to­ra Ibis Fer­nán­dez Díaz*, del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Sa­lud de los Tra­ba­ja­do­res (In­sat), don­de des­de ha­ce 22 años se han in­te­gra­do am­bas es­pe­cia­li­da­des con re­sul­ta­dos im­por­tan­tes.

Al re­me­mo­rar al­gu­nos an­te­ce­den­tes, la tam­bién pro­fe­so­ra e in­ves­ti­ga­do­ra au­xi­liar ex­pre­só que en 1996 —cum­plien­do una di­rec­ti­va del en­ton­ces mi­nis­tro de las FAR, Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz— se le orien­tó a to­dos los cen­tros de sa­lud del país in­cen­ti­var el de­sa­rro­llo de es­ta es­pe­cia­li­dad, que ha ve­ni­do ob­te­nien­do avan­ces du­ran­te es­tos años.

La MNT se em­plea en los tra­ba­ja­do­res ex­pues­tos a mer­cu­rio y plo­mo, en la en­fer­me­dad pul­mo­nar obs­truc­ti­va crónica (Epoc), en las lum­bal­gias de ori­gen ocu­pa­cio­nal, en al­te­ra­cio­nes psi­co­ló­gi­cas se­cun­da­rias a fac­to­res de ries­gos psi­co­so­cia­les, en en­fer­me­da­des cró­ni­cas no trans­mi­si­bles y cual­quier des­via­ción de sa­lud que se con­si­de­re par­ti­da­ria de ser abor­da­da por las te­ra­péu­ti­cas na­tu­ra­les.

Tra­ba­ja­do­res

En­tre las téc­ni­cas em­plea­das es­tán la acu­pun­tu­ra y elec­tro­acu­pun­tu­ra, la mo­xi­bus­tión, la ho­meo­pa­tía, la te­ra­pia flo­ral, así co­mo otras de la me­di­ci­na tra­di­cio­nal chi­na.

Com­ple­men­ta­ria, ho­lís­ti­ca e in­te­gra­do­ra

Por los be­ne­fi­cios que pro­por­cio­na a los pa­cien­tes, la MNT com­ple­men­ta la aten­ción de otras es­pe­cia­li­da­des, ta­les co­mo or­to­pe­dia, neu­mo­lo­gía, oto­rri­no­la­rin­go­lo­gía, neu­ro­lo­gía, dermatología, psi­co­lo­gía, por men­cio­nar al­gu­nas.

La doc­to­ra co­men­tó que un mé­di­co pue­de re­ce­tar a un tra­ba­ja­dor un me­di­ca­men­to an­tin­fla­ma­to­rio de­ter­mi­na­do y, al mis­mo tiem­po, re­mi­tir­lo al es­pe­cia­lis­ta de MNT con el pro­pó­si­to de apo­yar el tra­ta­mien­to in­di­ca­do.

“La me­di­ci­na na­tu­ral y tra­di­cio­nal es ho­lís­ti­ca, pues tra­ta de in­te­grar en el ser hu­mano los bue­nos há­bi­tos y es­ti­los de vi­da; es de­cir to­do lo re­la­cio­na­do con la hi­gie­ne, la ali­men­ta­ción, el sue­ño e, in­clu­so, la re­crea­ción”.

En es­te sen­ti­do re­sal­tó la ne­ce­sa­ria em­pa­tía que de­be exis­tir en­tre el mé­di­co y el pa­cien­te. “El he­cho de tra­tar­lo con ca­ri­ño y res­pe­to, ya lo me­jo­ra, se va fe­liz, aun­que no se le in­di­que me­di­ca­men­to al­guno. Re­sul­ta im­por­tan­te sa­ber có­mo vi­ve, duer­me, se ali­men­ta y re­crea”.

Pra­xis y cien­cia, ex­ce­len­te re­la­ción

“En el In­sat nos he­mos pro­pues­to que la Me­di­ci­na Na­tu­ral Tra­di­cio­nal ten­ga ba­sa­men­to cien­tí­fi­co. Aquí se han di­se­ña­do pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción que lue­go se han in­ser­ta­do a los pro­gra­mas na­cio­na­les del Mi­nis­te­rio de Cien­cia, Tec­no­lo­gía y Me­dio Am­bien­te, lo cual nos com­pro­me­te a con­ti­nuar desa­rro­llan­do es­ta es­pe­cia­li­dad en la sa­lud ocu­pa­cio­nal.

Ex­pli­có que en la me­di­ci­na ocu­pa­cio­nal lo fun­da­men­tal es la pre­ven­ción. No­so­tros di­se­ña­mos tra­ta­mien­tos en­ca­mi­na­dos en pri­mer lu­gar a evi­tar la apa­ri­ción de en­fer­me­da­des y orien­ta­mos las me­di­das que des­de el pun­to de vis­ta hi­gié­ni­co-sa­ni­ta­rio se de­ben to­mar en re­la­ción con los fac­to­res de ries­gos ocu­pa­cio­na­les, lo cual com­ple­men­ta­mos con el em­pleo de es­tas te­ra­pias na­tu­ra­les”.

En Cu­ba, una po­lí­ti­ca, una prio­ri­dad

Or­gu­llo­sa por ha­ber te­ni­do la opor­tu­ni­dad de fun­dar es­ta es­pe­cia­li­dad en el Ins­ti­tu­to, re­co­no­ció que ha si­do una po­lí­ti­ca del Es­ta­do cu­bano desa­rro­llar­la. “Aquí se­ma­nal­men­te in­gre­san tra­ba­ja­do­res pro­ve­nien­tes de di­ver­sos sec­to­res pa­ra rea­li­zar­les exá­me­nes mé­di­cos es­pe­cia­li­za­dos, quie­nes en al­gu­na u otra me­di­da cons­ti­tu­yen ob­je­to de aten­ción y es­tu­dio por par­te de la MNT”.

En nues­tro país con­ta­mos con las con­di­cio­nes ne­ce­sa­rias pa­ra con­ti­nuar el de­sa­rro­llo de es­ta es­pe­cia­li­dad y exis­te la vo­lun­tad po­lí­ti­ca plas­ma­da en uno de los Li­nea­mien­tos de la Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y So­cial del Par­ti­do y la Re­vo­lu­ción, que plan­tea “pres­tar la má­xi­ma aten­ción al de­sa­rro­llo de la me­di­ci­na na­tu­ral y tra­di­cio­nal”.

| fo­to: www.esen­cial­na­tu­ra.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.