Con­sul­ta po­pu­lar: con­fian­za y con­so­li­da­ción

Trabajadores - - NACIONALES - | Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

La con­sul­ta po­pu­lar del Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, una mues­tra más de de­mo­cra­cia par­ti­ci­pa­ti­va en nues­tro país, ha des­per­ta­do un in­te­rés mar­ca­do en to­dos los seg­men­tos de la po­bla­ción. Los tra­ba­ja­do­res, co­mo en­tes esen­cia­les de la so­cie­dad por sos­te­ner el pe­so de la eco­no­mía, to­ma­ron y to­man par­te en el pro­ce­so y lo han asu­mi­do co­mo un de­ber fun­da­men­tal.

En los en­cuen­tros ya rea­li­za­dos son mu­chas las in­ter­ven­cio­nes so­bre los di­fe­ren­tes ca­pí­tu­los y as­pec­tos abor­da­dos en el Pro­yec­to, con el apor­te de su­ge­ren­cias de adi­cio­nes y su­pre­sio­nes pa­ra ha­cer­lo más só­li­do con vis­tas al re­fe­ren­do.

La in­men­sa ma­yo­ría de los cu­ba­nos sien­ten ple­na con­fian­za en que la nue­va Cons­ti­tu­ción po­si­bi­li­ta­rá la con­so­li­da­ción del pro­ce­so ini­cia­do el pri­me­ro de enero de 1959, en el cual los se­res hu­ma­nos he­mos es­ta­do siem­pre en el cen­tro de la aten­ción es­ta­tal, con los de­re­chos hu­ma­nos esen­cia­les ga­ran­ti­za­dos.

So­bre el al­can­ce y sig­ni­fi­ca­ción del do­cu­men­to, así co­mo del va­lor real de la con­sul­ta, so­li­ci­ta­mos sus con­si­de­ra­cio­nes a tres ex­pe­ri­men­ta­dos es­pe­cia­lis­tas en di­fe­ren­tes es­fe­ras.

An­drés Gar­cía Suá­rez, pe­rio­dis­ta cien­fue­gue­ro con 56 años de ser­vi­cio inin­te­rrum­pi­do en esa pro­fe­sión, in­ves­ti­ga­dor his­tó­ri­co y es­cri­tor, se­ña­ló: “Apre­cio una re­no­va­ción del en­tu­sias­mo po­pu­lar en es­ta con­sul­ta. To­dos con quie­nes con­ver­so o a quie­nes es­cu­cho ha­blar en lu­ga­res pú­bli­cos in­for­ma­les in­di­can un apre­cia­ble sen­ti­mien­to de con­fian­za en el fu­tu­ro de la na­ción den­tro del so­cia­lis­mo y por la con­so­li­da­ción de un Es­ta­do So­cia­lis­ta de De­re­cho.

“Plan­tean que el do­cu­men­to iden­ti­fi­ca prin­ci­pios eco­nó­mi­cos in­elu­di­bles pa­ra el de­sa­rro­llo so­cial; apre­cian lo que se re­fie­re a la po­lí­ti­ca ex­te­rior en es­tos tiem­pos tan pe­li­gro­sos pa­ra el pla­ne­ta; elo­gian la de­fen­sa del te­rri­to­rio na­cio­nal y del me­dio am­bien­te, y la obli­ga­ción de di­rec­ti­vos, fun­cio­na­rios y em­plea­dos es­ta­ta­les de ser­vir efi­caz y res­pe­tuo­sa­men­te al pue­blo, aun­que afir­man que de­be agre­gar­se qué les ocu­rri­ría en ca­so de in­cum­pli­mien­tos.

“Los cu­ba­nos apre­cia­mos a tra­vés del Pro­yec­to to­do lo que hay que ha­cer pa­ra cons­truir el país que que­re­mos. Creo que da­mos al mun­do un ejem­plo de lo que es la ver­da­de­ra de­mo­cra­cia cuan­do re­dac­ta­mos una Cons­ti­tu­ción So­cia­lis­ta pa­ra las pre­sen­tes y fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes. Es­ta prác­ti­ca es­tá for­ta­le­cien­do a la Re­vo­lu­ción.

Ro­sa Be­na­vi­dez Apa­ri­cio, di­rec­to­ra de la Con­sul­to­ría de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Eco­no­mis­tas y Con­ta­do­res de Cu­ba (Ca­nec) en Cien­fue­gos, con­si­de­ró: “Tie­ne una gran sig­ni­fi­ca­ción el pro­ce­so de con­sul­ta po­pu­lar que se rea­li­za con to­da la po­bla­ción cu­ba­na so­bre la pro­pues­ta de la Ley de Le­yes. Ca­da quien tie­ne la opor­tu­ni­dad y el de­re­cho de opi­nar, pro­po­ner adi­cio­nes, su­pre­sio­nes y mo­di­fi­ca­cio­nes.

“En cuan­to a los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos, el Pro­yec­to re­co­ge el prin­ci­pio so­cia­lis­ta de la pro­pie­dad co­mo es­la­bón fun­da­men­tal, con una di­rec­ción pla­ni­fi­ca­da de la eco­no­mía. Pos­te­rior­men­te co­rres­pon­de­rá man­te­ner la exi­gen­cia de­bi­da en el cum­pli­mien­to de las le­yes pa­ra que es­te prin­ci­pio no se dis­tor­sio­ne. Re­sul­tan evi­den­tes la in­te­gra­li­dad y so­li­dez del tex­to. El do­cu­men­to re­co­no­ce las di­fe­ren­tes for­mas de pro­pie­dad que co­exis­ten en el país, pe­ro de­ja cla­ro que el sis­te­ma eco­nó­mi­co en es­ta na­ción se ba­sa en la pro­pie­dad so­cia­lis­ta de to­do el pue­blo. Tam­bién asu­me la pla­ni­fi­ca­ción co­mo un ele­men­to esen­cial, así co­mo el pa­pel de los tra­ba­ja­do­res y su par­ti­ci­pa­ción en ese pro­ce­so”.

Deisy Ga­vín Mo­ra­les, pro­fe­so­ra de la Uni­ver­si­dad de Cien­fue­gos y de la Es­cue­la de Ho­te­le­ría y Tu­ris­mo, apun­tó: “La Cons­ti­tu­ción sig­ni­fi­ca le­ga­li­dad y tam­bién so­be­ra­nía, ex­pre­sión de la li­bre vo­lun­tad del pue­blo que la ha­ce reali­dad y pa­ra cu­yo bie­nes­tar pleno exis­te. Ahí ra­di­ca su im­por­tan­cia y nues­tro com­pro­mi­so sa­gra­do de de­fen­der­la.

“La que se pon­drá en vi­gen­cia una vez apro­ba­da por el pue­blo es con­se­cuen­te con el Con­cep­to de Re­vo­lu­ción emi­ti­do por el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz el Pri­me­ro de Ma­yo del 2000. En es­te mo­men­to nos co­rres­pon­de con­tar con una Car­ta Mag­na só­li­da y ajus­ta­da a los tiem­pos ac­tua­les y fu­tu­ros”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.