Me­mo­ra­ble

Trabajadores - - CULTURA - | Jor­ge Ri­vas Ro­drí­guez

Me­re­ci­das pal­mas del pú­bli­co y de la crí­ti­ca ga­nó la no­vel com­pa­ñía As­sen Dan­ce Ha­ba­na, que di­ri­ge Er­nes­to Ta­ma­yo, con la pues­ta en es­ce­na —du­ran­te más de un mes en el Ber­tolt Brecht— de Cu­ba es­pec­ta­cu­lar, un me­mo­ra­ble show al es­ti­lo ca­ba­ré, que asi­mis­mo de­vino ho­me­na­je a la mú­si­ca cu­ba­na y a sus me­jo­res com­po­si­to­res e in­tér­pre­tes del si­glo XX, amén de evo­car al­gu­nos de los te­mas más tras­cen­den­ta­les del re­per­to­rio in­ter­na­cio­nal de esa cen­tu­ria.

Ba­jo la di­rec­ción ar­tís­ti­ca y co­reo­grá­fi­ca de Ale­jan­dro As­sen, la obra man­tie­ne, de prin­ci­pio a fin, un so­bre­sa­lien­te rit­mo me­dian­te la con­ca­te­na­ción de 26 cua­dros, de­fen­di­dos a tra­vés de la ex­ce­len­te la­bor del elen­co, con­for­ma­do por 17 bai­la­ri­nes, can­tan­tes y mú­si­cos, quie­nes cau­ti­va­ron al pú­bli­co con di­ver­sos gé­ne­ros, en­tre es­tos, el son, el mam­bo, el cha cha chá, la vie­ja y nue­va tro­vas, la can­ción, el bo­le­ro, las ha­ba­ne­ras, la con­tra­dan­za, la rum­ba y el fla­men­co.

Fas­tuo­so ho­me­na­je a fi­gu­ras re­le­van­tes del pa­tri­mo­nio in­su­lar, co­mo Benny Mo­ré, Chano Po­zo, Ri­ta Mon­ta­ner, Ro­sa For­nés, el Trío Ma­ta­mo­ros, Est­her Bor­ja, Bo­la de Nie­ve, Sin­do Ga­ray, Pa­blo Mi­la­nés, Sil­vio Ro­drí­guez, Ele­na Bur­ke, Mo­rai­ma Se­ca­da, Oma­ra Por­tuon­do y mu­chos más, reconocidos por el au­di­to­rio en los vi­deos que a mo­do de co­lla­ge (ba­jo la di­rec­ción de Vla­di­mir Ron­qui­llo) fue­ron pro­yec­ta­dos so­bre una gi­gan­tes­ca pan­ta­lla que sir­vió de fon­do al es­ce­na­rio de la sa­la su­pe­rior del Ber­tolt Brecht, la cual aco­gió la es­ce­ni­fi­ca­ción ade­cuán­do­la a su po­li­va­len­te pla­za.

Loas apar­te me­re­cen los di­se­ños de ves­tua­rio, a car­go de Ale­jan­dro y Er­nes­to, con­fec­cio­na­dos por Eli­zar­do Mo­ra­les; de lu­ces, Ro­ber­to Gon­zá­lez (tam­bién en la pro­duc­ción); de so­ni­do, Pe­dro Iván Blan­co y Luis Al­ber­to Acos­ta, ade­más de Ser­gio Cer­van­tes en la mez­cla; y la di­rec­ción mu­si­cal de Ru­bén Huer­ta.

No obs­tan­te su tem­pra­na edad y su po­ca pre­sen­ta­ción pú­bli­ca, la com­pa­ñía As­sen Dan­ce Ha­ba­na se re­ve­la en las ta­blas con una sor­pren­den­te ma­du­rez ar­tís­ti­ca. En tal sen­ti­do rehú­ye los chi­chés tra­di­cio­na­les en la ex­po­si­ción de es­te ti­po de es­pec­tácu­los, so­bre to­do en el tra­ta­mien­to de los te­mas re­la­cio­na­dos con el fol­clo­re y en el con­cep­to dra­ma­túr­gi­co de las co­reo­gra­fías; así co­mo en la pro­yec­ción es­cé­ni­ca de los bai­la­ri­nes y can­tan­tes. En­tre los pri­me­ros so­bre­sa­len, por el do­mi­nio ca­si ab­so­lu­to de sus ejer­ci­cios cor­po­ra­les, Mi­guel Án­gel Sar­mie­to, Wendy Fe­liú y Wendy Ca­sa­no­vas, es­ta úl­ti­ma tam­bién en la sim­pá­ti­ca in­ter­pre­ta­ción de un te­ma en el que se fu­sio­nan va­rios nú­me­ros del re­per­to­rio nor­te­ame­ri­cano. Le se­cun­dan Ye­ni­ce Ba­ró, Yos­nier Mi­ño­so, Al­fre­do Ro­drí­guez y Ga­briel Pé­rez, por­ta­do­res de un mag­ní­fi­co po­ten­cial dan­za­rio.

Los mú­si­cos, di­ri­gi­dos por el sa­xo­fo­nis­ta y gui­ta­rris­ta Ru­bén Huer­ta, asu­men la ma­yo­ría de los nú­me­ros que con­for­man el es­pec­tácu­lo, pa­ra so­bre­sa­lir en el aco­ple, la lim­pie­za y el ni­vel pro­fe­sio­nal en la con­su­ma­ción de sus res­pec­ti­vas so­no­ri­da­des pro­ve­nien­tes de las pai­las (Hus­sein Agra), las tum­ba­do­ras (May­kel Gon­zá­lez), la trom­pe­ta (Car­los Al­ber­to Gil) y el vio­lín (Isan­dra Fer­nán­dez). Ellos acom­pa­ñan a los can­tan­tes Mía Ro­sa y Rap­hael Guz­mán (en su pri­me­ra pre­sen­ta­ción en es­te ti­po de pro­fe­sión), quie­nes se des­ta­can por el bri­llo y los afi­na­dos re­gis­tros de sus vo­ces, ade­más de sus bre­ves y acer­ta­das ac­tua­cio­nes que por mo­men­tos apor­tan cier­tas do­sis de re­fi­na­do hu­mor, aco­pla­dos a los di­se­ños co­reo­grá­fi­cos que con tal fin rea­li­zan los bai­la­ri­nes.

Es­pec­tácu­lo del más fino va­rie­té, ajus­ta­do a ese “ajía­co” que con­for­ma nues­tra cu­ba­ni­dad, tan au­sen­te en el uni­ver­so es­cé­ni­co ca­pi­ta­lino, y que se­gún sus rea­li­za­do­res tie­ne co­mo pre­ten­sión en­tre­te­ner y ha­cer vi­brar al es­pec­ta­dor me­dian­te el dis­fru­te de di­fe­ren­tes gé­ne­ros y es­ti­los, así co­mo a tra­vés de una in­ge­nio­sa fu­sión mu­si­cal que per­mi­te “bai­lar un bolly­wood a tiem­po de chan­cle­tas, un tan­go en son o me­near las ca­de­ras con Ye­ma­yá des­de la más arro­gan­te Ha­ba­ne­ra... des­de esa Cu­ba que en su cons­tan­te trans­cul­tu­ra­ción mu­si­cal y dan­za­ria se si­túa una y otra vez en la ci­ma de la cul­tu­ra uni­ver­sal”.

La es­ce­ni­fi­ca­ción, que asi­mis­mo tu­vo la apo­ya­tu­ra de Car­los Al­ber­to Suá­rez co­mo asis­ten­te de di­rec­ción, vino a abrir las puer­tas que has­ta aho­ra per­ma­ne­cían ce­rra­das al mu­sic hall, no obs­tan­te po­seer me­mo­ra­bles an­te­ce­den­tes —no tan le­ja­nos— que hi­cie­ron bri­llar al tea­tro mu­si­cal de la mano de fi­gu­ras inol­vi­da­bles en el tra­ta­mien­to de es­te gé­ne­ro co­mo Héc­tor Quin­te­ro (Pre­mio Na­cio­nal de Tea­tro 2004) y Nel­son Dorr.

Pien­so que val­dría la pe­na con­ti­nuar la pro­gra­ma­ción de Cu­ba es­pec­ta­cu­lar en otros es­pa­cios de la ca­pi­tal, co­mo el Amé­ri­ca, tan da­do a es­te ti­po de pro­yec­tos, an­tes de que los jó­ve­nes in­te­gran­tes de As­sen Dan­ce Ha­ba­na mar­chen al ex­te­rior a cum­plir con­tra­tos bien ga­na­dos por la ca­li­dad y be­lle­za de su pro­pues­ta ba­jo la con­duc­ción de su em­pren­de­dor di­rec­tor Er­nes­to Ta­ma­yo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.