Al Cé­sar lo que es del ju­do

Trabajadores - - DEPORTES - | Joel Gar­cía, en­via­do es­pe­cial

Ba­kú.— En es­ta her­mo­sa ca­pi­tal aze­rí, que de­mos­tró ca­pa­ci­dad or­ga­ni­za­ti­va, con­vo­ca­to­ria de pri­mer ni­vel po­lí­ti­co (los pre­si­den­tes de Ru­sia, Mon­go­lia y Azer­bai­yán es­tu­vie­ron en la clau­su­ra) y un cli­ma agra­da­ble pa­ra ha­cer ju­do, con­clu­yó el Cam­peo­na­to Mun­dial de es­te de­por­te, en el cual Cu­ba ter­mi­nó oc­ta­va por na­cio­nes con dos me­da­llas de pla­ta y Ja­pón vol­vió a re­pe­tir su triun­fo por na­cio­nes con sie­te tí­tu­los in­di­vi­dua­les y uno en el equi­po mix­to.

Mu­chas son las ideas que aflo­ra­ron del tor­neo y en es­pe­cial la ac­tua­ción de nues­tros 10 re­pre­sen­tan­tes, cua­tro de ellos en­tre los sie­te pri­me­ros, tres en­tre los 16 me­jo­res, uno que­dó en la ron­da de 32, mien­tras dos per­die­ron en su de­but en la Sa­la De­por­ti­va Na­cio­nal de Gim­nás­ti­ca.

A to­das lu­ces es una vic­to­ria re­gre­sar con al­gu­na pre­sea a ca­sa, tra­di­ción que Cu­ba man­tie­ne des­de Bel­gra­do 1989 y que la re­afir­ma co­mo la quin­ta na­ción his­tó­ri­ca en una ta­bla de pre­seas or­ga­ni­za­da por tí­tu­los (18-21-38); sin em­bar­go, des­de Chel­ya­binsk 2014 no res­pi­ra­mos y sal­ta­mos con una do­ra­da, cuan­do Ida­lis Or­tiz ga­nó su se­gun­da co­ro­na a es­te ni­vel.

Y la cau­sa de no te­ner nue­vos mo­nar­cas en nues­tras fi­las y de pa­re­cer dis­tan­te y ca­si inal­can­za­bles los ce­tros uni­ver­sa­les lo­gra­dos por la se­lec­ción na­cio­nal fe­me­ni­na en 1995 y 2005 o el tí­tu­lo olím­pi­co del 2000 tie­ne múl­ti­ples ca­ras, tan­to de­por­ti­vas co­mo eco­nó­mi­cas, pues es­te ar­te mar­cial, des­de ha­ce una dé­ca­da, tie­ne un sis­te­ma com­pe­ti­ti­vo muy ri­gu­ro­so que exi­ge pa­ra los pun­tos de su ran­king, por so­lo ci­tar un ejem­plo, la par­ti­ci­pa­ción en Grand Prix o Grand Slam, ca­si to­dos con­vo­ca­dos pa­ra Eu­ro­pa y Asia.

La ba­se de pre­pa­ra­ción he­cha por nues­tros mu­cha­chos en Hun­gría du­ran­te el mes an­te­rior al mun­dial fue pu­ra in­vi­ta­ción de la Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ju­do (IJF), que tam­bién cu­bre la pre­sen­cia de no po­cos nom­bres en tor­neos de pri­mer ni­vel. ¿Has­ta cuán­do po­drá ser así? Si la IJF lo ha asu­mi­do es sim­ple­men­te por­que com­pren­de que ser quin­ta po­ten­cia del mun­do sien­do un país sub­de­sa­rro­lla­do es un mé­ri­to ex­tra­or­di­na­rio.

¿Se va­lo­ra es­to igual por nues­tras au­to­ri­da­des cuan­do la com­bi­na­ción de 77 me­da­llas mun­dia­les y 36 olím­pi­cas so­lo la tie­nen en Cu­ba dos de­por­tes: bo­xeo (135 y 73) y ju­do, pues otros bien pon­de­ra­dos no lo lo­gran co­mo la lu­cha (99 y 22) o el atletismo (56 y 40)? ¿Es que aca­so ol­vi­da­mos que los ma­yo­res pre­mios lle­ga­ron por dis­ci­pli­na, cons­tan­cia y tra­ba­jo de equi­po, pe­ro tam­bién por una sis­te­ma­ti­ci­dad de ba­ses de en­tre­na­mien­to y tor­neos en Eu­ro­pa?

No obs­tan­te esa reali­dad, de que en la ac­tua­li­dad no hay un ni­vel pa­re­jo de ca­li­dad en las sie­te di­vi­sio­nes co­mo an­tes exis­tió en nues­tra es­cua­dra na­cio­nal fe­me­ni­na, em­ble­má­ti­ca siem­pre de es­ta his­to­ria; de que la bús­que­da de ta­len­to to­da­vía es in­su­fi­cien­te en el país; de que la prác­ti­ca en la ba­se se re­du­ce ade­más por­que no hay ac­ce­si­bi­li­dad a ju­do­guis ba­ra­tos; y de que la fuer­za téc­ni­ca, co­mo la de mu­chos de­por­tes, ha emi­gra­do en bus­ca de ló­gi­cas me­jo­ras eco­nó­mi­cas, Cu­ba li­de­reó a Amé­ri­ca en el Cam­peo­na­to Mun­dial de Ba­kú, por de­lan­te de Bra­sil, Co­lom­bia y Ar­gen­ti­na.

In­su­fi­cien­cias cla­ras son im­pres­cin­di­bles de­cir­las tam­bién. Nos fal­ta con­so­li­dar el tra­ba­jo en ne­wa­za, de ahí que per­dié­ra­mos va­rios com­ba­tes por eso. Hay que in­sis­tir más en la con­cen­tra­ción y as­pec­tos téc­ni­cos, pues el ju­do ca­da vez es más de téc­ni­ca que em­pu­jo­nes y fuer­za. Se ne­ce­si­ta ma­yor es­tu­dio de los ri­va­les y una pre­pa­ra­ción psi­co­ló­gi­ca su­pe­rior, vi­ta­les en el de­por­te mo­derno.

Hu­bo de­rro­tas ines­pe­ra­das co­mo la de Ka­lie­ma An­to­mar­chi y re­tor­nos triun­fan­tes co­mo la pla­ta de Ida­lis; as­cen­sos im­por­tan­tes co­mo el se­gun­do lu­gar de Iván Sil­va y la­men­ta­bles le­sio­nes co­mo las de As­ley Gon­zá­lez que im­pi­die­ron una me­da­lla ca­si se­gu­ra. Hay va­cíos por lle­nar en las di­vi­sio­nes pe­que­ñas de am­bos se­xos y son es­pe­ran­za­do­ras las fae­nas de May­lín del To­ro (5.a), Me­li­sa Hur­ta­do y Os­niel So­lís, es­tos úl­ti­mos en­tre los 16 pri­me­ros.

Con lo me­jor que te­ne­mos hoy se hi­zo lo ajus­ta­do al pro­nós­ti­co, pues los cua­tro que ter­mi­na­ron en­tre los sie­te pri­me­ros eran quie­nes te­nían esa res­pon­sa­bi­li­dad más Ka­lie­ma. La caí­da an­te Bra­sil en la lid por equi­pos (4-3) fue bien pe­lea­da y es­ta vez no pu­do de­fi­nir Ida­lis, pe­ro qué más se le pue­de pe­dir a una ju­do­ca que en dos días efec­tuó ocho com­ba­tes y so­lo per­dió dos.

La cuen­ta re­gre­si­va en los ta­ta­mis ha­cia los Jue­gos Olím­pi­cos de To­kio, adon­de se­rá im­po­si­ble lle­var equi­po com­ple­to, aun­que sí 10 ju­do­cas en pos de cua­tro pre­seas, es­tá con­tan­do des­de que en ma­yo pa­sa­do ini­cia­ron los even­tos pun­tea­bles. Al Cé­sar lo que es del Cé­sar, re­za un re­frán muy an­ti­guo, por lo que si que­re­mos fes­te­jos y po­dios en la ca­pi­tal ni­po­na hay que pen­sar­lo des­de aho­ra, no so­lo con una ba­se de en­tre­na­mien­to fi­nal me­ses pre­vios a la ci­ta de los cin­co aros, sino con el ne­ce­sa­rio re­co­rri­do com­pe­ti­ti­vo que de­ben ven­cer pa­ra eso.

El ju­do cu­bano es­tá cons­cien­te de que no vi­ve sus mo­men­tos de glo­rias y se ma­ni­fes­tó en los pa­sa­dos Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, pe­ro tie­ne po­ten­cia­li­da­des pa­na­me­ri­ca­nas, mun­dia­les y olím­pi­cas, por lo que siem­pre hay que con­tar con ellos. Aplau­da­mos el es­fuer­zo, fe­li­ci­te­mos a los me­da­llis­tas (a Ida­lis do­ble por su cum­plea­ños el pa­sa­do 28 de sep­tiem­bre), cam­bie­mos lo que ha­ya que cam­biar, pe­ro ha­gá­mos­lo pron­to, por­que es­te de­por­te es­cri­be su his­to­ria ca­da día, dan­do ip­po­nes y me­da­llas. No tie­nen de otra.

| fo­to: Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ju­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.