A la ter­ce­ra fue la ven­ci­da

Trabajadores - - DEPORTES - Da­niel Mar­tí­nez

Tal vez el via­je emo­cio­nal a las ci­ca­tri­ces del pa­sa­do ins­pi­ró a los Do­ma­do­res de Cu­ba en la aco­me­ti­da fi­nal de la VIII Se­rie Mun­dial de Bo­xeo. Qui­zás el co­ra­je y la ilu­sión fue­ron dos de los in­gre­dien­tes que su­pie­ron ex­pri­mir con vir­tuo­sis­mo pa­ra con­ver­tir en ce­ni­zas los pe­li­gro­sos ím­pe­tus de los As­ta­ná Ar­láns de Ka­za­jis­tán.

A sue­lo chino, cam­po de ba­ta­lla neu­tral, arri­ba­ron am­bos con­ten­dien­tes ino­cu­la­dos por el ger­men de la re­bel­día. Uno y otro te­nían ham­bre de des­tino y glo­ria, ar­gu­men­tos que siem­pre re­ga­lan en el plano de­por­ti­vo un pro­nós­ti­co de­li­ran­te.

El equi­po cu­bano lle­gó he­ri­do en su or­gu­llo por la con­di­ción de eterno y fa­lli­do as­pi­ran­te an­te el ro­co­so con­jun­to ka­za­jo. Eso le obli­gó a ser más ver­sá­til. Más aún en tiem­pos don­de al­gu­nos de sus in­te­gran­tes no son ex­cep­cio­na­les, pe­ro sí esen­cia­les y con tal abun­dan­cia de re­cur­sos téc­ni­cos, que por el mo­men­to pa­re­cen in­sus­ti­tui­bles.

Do­ma­do­res, con su fe­liz mez­cla de ju­ven­tud y ex­pe­rien­cia, pe­leó co­mo lo exi­ge el li­na­je que les acom­pa­ña, co­mo si les per­si­guie­ra la ne­ce­si­dad de ra­ti­fi­car­se con­ti­nua­men­te. Siem­pre dan­do la ca­ra al ad­ver­sa­rio y sin mie­do a cor­te­jar a la glo­ria.

Apro­ve­chan­do el abo­len­go de sus me­jo­res pu­gi­lis­tas, vo­ra­ces y due­ños de vi­go­ro­sos ma­ti­ces so­bre el ring, se lo­gró que­brar por vez pri­me­ra en fi­na­les la ar­ma­du­ra ka­za­ja (Cu­ba ga­nó en el 2014 un due­lo promocional an­tes del ini­cio de la V edi­ción de la jus­ta) y le­van­tar el im­por­tan­te tro­feo por ter­ce­ra oca­sión.

Se­ña­lar a los más des­ta­ca­dos de la bre­ga de­fi­ni­ti­va se­ría reite­rar lo que la ma­yo­ría de los afi­cio­na­dos co­no­ce. Se an­to­ja me­jor re­co­no­cer la la­bor gru­pal, que fue en de­fi­ni­ti­va la que neu­tra­li­zó a unos an­ta­go­nis­tas due­ños de un es­ti­lo pe­cu­liar, ca­paz de mi­ni­mi­zar la ca­pa­ci­dad com­ba­ti­va de los con­tra­rios más ave­za­dos.

A esa em­bos­ca­da so­bre­vi­vió Do­ma­do­res de Cu­ba, que ade­más de le­van­tar la Co­pa, ga­nó an­tes los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be en Ba­rran­qui­lla con so­lo sie­te in­te­gran­tes.

En la ac­tua­li­dad y por ra­zo­nes co­no­ci­das, exis­ten de­bi­li­da­des que pue­den y de­ben co­rre­gir­se. Ta­len­to, ju­ven­tud y ca­pa­ci­dad téc­ni­ca hay pa­ra ello. Con­ju­gan­do ri­gor y cla­ri­dad nues­tro bo­xeo su­pe­rará las tor­men­tas que se le ave­ci­nan en el ho­ri­zon­te del 2019 (Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de Li­ma y Mun­dial en So­chi). Su his­to­ria y al­cur­nia así se lo exi­gen. De se­gu­ro sus afi­la­dos pu­ños otra vez cum­pli­rán. ¿No lo cree?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.