El Con­se­jo de la in­se­gu­ri­dad

Trabajadores - - INTERNACIONALES -

per­fec­to, co­men­tó, pe­ro lo su­ce­di­do en es­tos tres años de­mues­tra que es po­si­ble. Reite­ró el apo­yo de su país al plan de ac­ción apro­ba­do por el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad y pi­dió se­guir ade­lan­te con él. De pa­so, re­cha­zó el len­gua­je in­je­ren­cis­ta de Trump, la acu­sa­ción de que el Go­bierno chino pre­ten­día in­mis­cuir­se en las ve­ni­de­ras elec­cio­nes de Es­ta­dos Uni­dos y exi­gió res­pe­to a la li­bre de­ter­mi­na­ción de los Es­ta­dos pa­ra man­te­ner re­la­cio­nes con el res­to del mun­do.

Ser­gei La­vrov, can­ci­ller de Ru­sia, con su ha­bi­tual se­re­ni­dad y fir­me­za, tam­bién se mos­tró fa­vo­ra­ble a con­ti­nuar con el tra­ta­do ne­go­cia­do con Irán y con­si­de­ró la re­ti­ra­da uni­la­te­ral de EE.UU. co­mo po­co di­sua­so­ria, en re­fe­ren­cia a las ne­go­cia­cio­nes pa­ra la des­nu­clea­ri­za­ción de la pe­nín­su­la co­rea­na que ac­tual­men­te se lle­van a ca­bo. sus re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas con Cu­ba, Mé­xi­co, Ca­na­dá, Ru­sia, Chi­na… se ha re­ti­ra­do del Acuer­do de Pa­rís so­bre cam­bio cli­má­ti­co, del Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos de la ONU, ha boi­co­tea­do el Pac­to Glo­bal pa­ra la Mi­gra­ción que se ve­nía ne­go­cian­do, desafió el con­sen­so mun­dial acer­ca de Jerusalén co­mo ca­pi­tal del Es­ta­do de Pa­les­ti­na, y ha ame­na­za­do pú­bli­ca­men­te, sin pu­dor, con se­guir re­cor­tan­do los fon­dos que su país en­tre­ga a Na­cio­nes Uni­das si la ins­ti­tu­ción no ce­de a sus pre­sio­nes.

Evo Mo­ra­les, el di­si­den­te

Si bien el len­gua­je di­plo­má­ti­co mar­có la tó­ni­ca en las se­sio­nes del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, don­de los re­pre­sen­tan­tes de los Es­ta­dos de­ja­ron cla­ras sus pos­tu­ras sin “he­rir sus­cep­ti­bi­li­da­des”, una voz se al­zó cla­ra y di­si­den­te, la del pre­si­den­te de Bo­li­via, Evo Mo­ra­les, na­ción que es­te año con­clu­ye su bie­nio co­mo miem­bro no per­ma­nen­te del Con­se­jo de Se­gu­ri­dad, pe­ro an­tes (en oc­tu­bre) asu­mi­rá la pre­si­den­cia pro tém­po­re del or­ga­nis­mo.

Evo re­cor­dó el “im­pe­ra­ti­vo éti­co” que im­po­ne el Tra­ta­do so­bre la No Pro­li­fe­ra­ción de las Ar­mas Nu­clea­res (TNP), pues los Es­ta­dos fir­man­tes “se com­pro­me­ten a no desa­rro­llar, en­sa­yar, pro­du­cir, fa­bri­car, o ad­qui­rir de cual­quier otro mo­do, ar­mas o dis­po­si­ti­vos de ese ti­po”. So­bre esa ba­se con­vo­có a los pre­sen­tes a ha­cer va­ler lo es­cri­to y fue ca­te­gó­ri­co al re­cha­zar las san­cio­nes uni­la­te­ra­les de Es­ta­dos Uni­dos con­tra Irán, así co­mo la re­ti­ra­da del Go­bierno de Trump del acuer­do con la na­ción per­sa.

Al re­fe­rir­se al lar­go his­to­rial de in­jus­ti­cias de los Go­bier­nos de EE. UU. y sus alia­dos, re­cor­dó las tres más gran­des agre­sio­nes de lo que va del si­glo XXI: la in­va­sión a Iraq (2003), ba­sa­da en la men­ti­ra de que po­seía ar­mas quí­mi­cas; el de­rro­ca­mien­to del Go­bierno de Li­bia por su­pues­tos mo­ti­vos hu­ma­ni­ta­rios; y la gue­rra ci­vil en Si­ria, fo­men­ta­da y fi­nan­cia­da des­de el ex­te­rior.

En los úl­ti­mos me­ses, EE. UU. ha de­mos­tra­do su des­pre­cio al De­re­cho In­ter­na­cio­nal, al mul­ti­la­te­ra­lis­mo y a la Car­ta de las Na­cio­nes Uni­das, dis­pa­ró Mo­ra­les a Trump: “A ese Go­bierno no le in­tere­sa la de­mo­cra­cia. Si así fue­ra, no ha­bría fi­nan­cia­do gol­pes de Es­ta­do, ni apo­ya­do a dic­ta­do­res, no ame­na­za­ría con in­ter­ven­cio­nes mi­li­ta­res a go­bier­nos de­mo­crá­ti­ca­men­te elec­tos, co­mo lo ha­ce con­tra Ve­ne­zue­la”.

Was­hing­ton tam­po­co res­pe­ta los de­re­chos hu­ma­nos —sos­tu­vo— “si así fue­ra, fir­ma­ría los con­ve­nios internacionales de pro­tec­ción de los de­re­chos hu­ma­nos, no pro­mo­ve­ría el uso de la tor­tu­ra, no aban­do­na­ría el Con­se­jo de De­re­chos Hu­ma­nos, no se­pa­ra­ría a los ni­ños mi­gran­tes de sus pa­dres, ni los pon­dría en jau­las, tam­po­co ame­na­za­ría los me­ca­nis­mos de in­ves­ti­ga­ción de la Cor­te Pe­nal In­ter­na­cio­nal.

A Es­ta­dos Uni­dos no le in­tere­sa el mul­ti­la­te­ra­lis­mo, prue­ba de ello es el aban­dono del Acuer­do de Pa­rís y del Pac­to Glo­bal pa­ra la Mi­gra­ción, in­sis­tió. Su afán es el con­trol geo­po­lí­ti­co y es res­pon­sa­bi­li­dad de nues­tra ge­ne­ra­ción en­tre­gar un mun­do más jus­to, con­clu­yó.

Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de las Na­cio­nes Uni­das. | fo­to: To­ma­da de www.un.org

Evo Mo­ra­les, pre­si­den­te de Bo­li­via, plan­tó ca­ra a Do­nald Trump. | fo­to: ABI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.