El sue­ño la­ti­noa­me­ri­cano del Che

Trabajadores - - PORTADA - El­sa Bla­quier As­ca­ño

ACU­DI­MOS a en­tre­vis­tar a Juan Ca­rre­te­ro Ibáñez con el pro­pó­si­to de aco­piar da­tos so­bre Her­mes Pe­ña, el pri­mer in­ter­na­cio­na­lis­ta cu­bano que dio su vi­da por la cau­sa de la de­fi­ni­ti­va li­be­ra­ción de Amé­ri­ca La­ti­na. Fue miem­bro del pe­lo­tón sui­ci­da de la Co­lum­na 8 co­man­da­da por el Che, se con­vir­tió en uno de sus ayu­dan­tes y ca­yó lu­chan­do en Sal­ta, Ar­gen­ti­na, en abril de 1963.

Len­ta­men­te fui­mos des­gra­nan­do re­cuer­dos de aque­llos tem­pra­nos años de la Re­vo­lu­ción triun­fan­te, en los que el Che ape­nas des­can­sa­ba, pa­ra em­plear to­da su ener­gía en cum­plir las ta­reas asig­na­das por la di­rec­ción re­vo­lu­cio­na­ria y en­tre­vis­tar­se con los di­ri­gen­tes so­cia­les y po­lí­ti­cos de di­ver­sos paí­ses del Ter­cer Mun­do, quie­nes ve­nían a co­no­cer la ex­pe­rien­cia cu­ba­na.

Juan Ca­rre­te­ro, cu­yo seu­dó­ni­mo era Ariel, co­mo miem­bro del Vi­ce­mi­nis­te­rio Téc­ni­co del Mi­nis­te­rio del In­te­rior (MININT), ba­jo las ór­de­nes del co­man­dan­te Ma­nuel Pi­ñei­ro Lo­za­da, Bar­ba­rro­ja, fue mu­chas ve­ces uno de los en­car­ga­dos de pro­pi­ciar esos en­cuen­tros con vi­si­tan­tes de nues­tro con­ti­nen­te, por su res­pon­sa­bi­li­dad al fren­te de la sec­ción de Amé­ri­ca La­ti­na y presenció al­gu­nos de ellos.

Desde su ex­pe­rien­cia en la Gua­te­ma­la de Ja­co­bo Ár­benz en 1954, el Che ha­bía arrai­ga­do sen­ti­mien­tos y con­vic­cio­nes an­tim­pe­ria­lis­tas y la­ti­noa­me­ri­ca­nis­tas, afian­za­dos con la lu­cha y el triun­fo re­vo­lu­cio­na­rio en Cu­ba. Pe­ro la vic­to­ria no le hi­zo ol­vi­dar su plan­tea­mien­to a Fi­del an­tes de par­tir en el Gran­ma, de que en el mo­men­to más opor­tuno mar­cha­ría a lu­char a otras na­cio­nes de La­ti­noa­mé­ri­ca y, pre­fe­ri­ble­men­te, a su que­ri­da Ar­gen­ti­na.

Co­mo cuen­ta Ca­rre­te­ro, el Che de­cía que el día más fe­liz de su vi­da se­ría cuan­do “pu­die­ra po­ner sus dos pa­ti­cas en Ar­gen­ti­na”. Por eso, a me­nos de un año de la vic­to­ria en Pla­ya Gi­rón, em­pie­za a fra­guar la pre­pa­ra­ción de un gru­po gue­rri­lle­ro jun­to a su com­pa­trio­ta y pe­rio­dis­ta Jorge Ri­car­do Ma­set­ti, a quien co­no­ció en la Sie­rra Maes­tra y que más tar­de fun­dó la Agen­cia Pren­sa La­ti­na.

El Che pres­tó una es­pe­cial aten­ción a la pre­pa­ra­ción de ese pe­que­ño gru­po que se en­car­ga­ría de aco­piar in­for­ma­ción e ir crean­do con­di­cio­nes pa­ra la lu­cha y al que no se unió, porque Fi­del lo­gró per­sua­dir­lo de que no lo hi­cie­ra hasta que es­tu­vie­ra más avan­za­da la eta­pa de su­per­vi­ven­cia de di­cha fuer­za ini­cial.

Lue­go de unos días se in­cor­po­ró un se­gun­do com­pa­ñe­ro enviado por el Che, pa­ra re­for­zar al gru­po: Alberto Castellanos, quien al igual que Her­mes ha­bía par­ti­ci­pa­do en la in­va­sión co­mo in­te­gran­te de la Co­lum­na 8 Ci­ro Re­don­do, fue su cho­fer en la ba­ta­lla de San­ta Cla­ra y es­tu­vo a su la­do hasta el año 1963.

Mien­tras se es­tá ges­tan­do es­te fo­co in­sur­gen­te se da un cambio ra­di­cal en la si­tua­ción po­lí­ti­ca en Ar­gen­ti­na, don­de im­pe­ra­ba una dic­ta­du­ra mi­li­tar. En elec­cio­nes sa­le Ar­tu­ro Illias, un vie­jo po­lí­ti­co ra­di­cal, con pro­me­sas de cambio que nun­ca se cum­plie­ron, pe­ro es un vi­ra­je en el pa­no­ra­ma po­lí­ti­co no pro­pi­cio pa­ra la in­su­rrec­ción. An­te la si­tua­ción se le plantea a Ma­set­ti la po­si­bi­li­dad de re­ti­rar­se, pe­ro él ha­ce una de­cla­ra­ción del Ejér­ci­to Gue­rri­lle­ro de los Po­bres, don­de de­nun­cia los des­ma­nes de la dic­ta­du­ra y plantea que los cam­bios no son más que una ca­re­ta de apa­rien­cia de­mo­crá­ti­ca.

Fi­nal­men­te son in­fil­tra­dos por la gen­dar­me­ría y van ca­yen­do miem­bros de ese gru­po de 12 com­pa­ñe­ros. Cuan­do se da el en­cuen­tro en Sal­ta, don­de mue­re Her­mes Pe­ña, Jorge Ri­car­do Ma­set­ti se en­con­tra­ba en­fer­mo, que­da so­lo y des­apa­re­ce. Alberto Castellanos es apre­sa­do y per­ma­ne­ce pri­sio­ne­ro cua­tro años en Ar­gen­ti­na, sin que pu­die­ran iden­ti­fi­car su ver­da­de­ra iden­ti­dad.

Ese do­lor in­ten­so, no so­lo por las pér­di­das de sus com­pa­ñe­ros, sino por no ha­ber po­di­do ir a Ar­gen­ti­na a lu­char, lle­vó al Che a de­di­car más su tiem­po a apo­yar los mo­vi­mien­tos de li­be­ra­ción.

Del Con­go de nue­vo a La­ti­noa­mé­ri­ca

Ca­rre­te­ro cuen­ta que cuan­do cru­za­ban el la­go Tan­ga­ni­ca pa­ra sa­lir de­fi­ni­ti­va­men­te del Con­go, el Che le pre­gun­ta a Pom­bo, Tu­ma y a Pa­pi, si es­ta­ban dis­pues­tos a con­ti­nuar la lu­cha en otro país, aun­que es­ta fue­ra lar­ga, com­ple­ja y di­fí­cil. Él ya ha­bía crea­do ba­ses en Bo­li­via, don­de se en­con­tra­ba Ta­nia la Gue­rri­lle­ra y con­ta­ba con otros pro­ba­dos co­la­bo­ra­do­res.

Che no que­ría re­gre­sar a Cu­ba. Te­nía la idea de que ha­cer­lo era en­ga­ñar al pue­blo cu­bano que le ha­cía com­ba­tien­do en otras tie­rras. Tam­po­co que­ría com­pro­me­ter más a la Re­vo­lu­ción cu­ba­na en sus in­ten­tos de ir a lu­char a La­ti­noa­mé­ri­ca.

“Fi­del me envía jun­to a Alei­da March —ex­pli­ca Ca­rre­te­ro— con una car­ta pa­ra con­ven­cer­lo de ir a un pun­to in­ter­me­dio don­de pu­die­ra dár­se­le ma­yor pro­tec­ción, te­ner me­jor co­mu­ni­ca­ción y re­ci­bir apo­yo pa­ra ha­cer reali­dad su pro­pó­si­to de se­guir a Su­da­mé­ri­ca. Así se lo­gró con­ven­cer­lo de via­jar a Pra­ga.

“Uli­ses Es­tra­da es el en­car­ga­do de acom­pa­ñar­lo de Tan­za­nia hasta allá sin que fue­ran de­tec­ta­dos ni le­van­ta­ran sos­pe­chas. Al lle­gar el Che se en­tre­vis­ta con Pa­pi, quien le po­ne al tan­to de las ac­cio­nes que se es­tán em­pren­dien­do en Cu­ba y des­pués lo envía jun­to a Pom­bo pa­ra ac­ti­var los con­tac­tos en Bo­li­via.

“El 9 de abril sal­go de Pra­ga a Mé­xi­co a en­tre­vis­tar­me con Ta­nia, re­vi­sar el tra­ba­jo que ha­bía lo­gra­do en Bo­li­via du­ran­te los más de dos años de es­tan­cia allí y ac­tua­li­zar­la de la si­tua­ción re­vo­lu­cio­na­ria que ha­bía en el con­ti­nen­te. So­bre to­do mos­trar­le su car­né de mi­li­tan­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Cu­ba, fir­ma­do per­so­nal­men­te por Fi­del, co­mo prue­ba de re­co­no­ci­mien­to.

“A mi re­gre­so Fi­del me man­da con una se­gun­da car­ta a Pra­ga don­de le ex­pli­ca al Che que lo más prác­ti­co y útil era vol­ver a Cu­ba y par­ti­ci­par jun­to al gru­po que ve­nía en­tre­nán­do­se pa­ra acom­pa­ñar­lo a la lu­cha en Bo­li­via. Mi ta­rea era con­ven­cer­lo de re­gre­sar. Fi­sín (el Doc­tor en Odon­to­lo­gía Luis Car­los Gar­cía Gutiérrez), quien le ha­bía he­cho la pri­me­ra trans­for­ma­ción del Che pa­ra su sa­li­da ha­cia el Con­go, vuel­ve a cam­biar su ima­gen con pró­te­sis y el de­pi­la­do. Ba­jo el nue­vo dis­fraz y en com­pa­ñía de Pa­chun­go em­pren­de un via­je en el que ex­plo­ran vías por Eu­ro­pa pa­ra eva­dir su de­tec­ción por par­te de las agen­cias de in­te­li­gen­cia”.

El ha­blar se­rio y pau­sa­do de Ariel se tor­na ale­gre y ligero cuan­do re­cuer­da las pe­ri­pe­cias de aquel 21 de ju­lio de 1966 en que se le or­de­nó, jun­to al com­pa­ñe­ro Ar­man­do Cam­pos, tam­bién por aque­llos días je­fe de De­par­ta­men­to en el Vi­ce­mi­nis­te­rio Téc­ni­co del MININT, ir al ae­ro­puer­to pa­ra es­pe­rar jun­to a la es­ca­le­ri­lla del avión, la lle­ga­da del Co­man­dan­te Er­nes­to Gue­va­ra.

“No tu­vi­mos en cuen­ta que es­tá­ba­mos en vís­pe­ras de los fes­te­jos del 26 de Ju­lio y co­men­za­ban a lle­gar a La Habana de­le­ga­cio­nes in­vi­ta­das a los ac­tos por la fe­cha. De pron­to de­tec­ta­mos a un ca­ma­ró­gra­fo to­man­do imá­ge­nes de quie­nes des­cen­dían por la es­ca­le­ri­lla del avión. Ahí mis­mo tu­ve que po­ner­me a co­rrer.

“Ave­ri­güé que el ca­ma­ró­gra­fo era del No­ti­cie­ro Icaic La­ti­noa­me­ri­cano, co­rrí a ver a Al­fre­do Gue­va­ra, me en­tre­vis­té con San­tia­go Ál­va­rez, me dis­cul­pé por la in­tro­mi­sión, pe­ro pe­dí ver yo so­lo el ro­llo re­cién re­ve­la­do. Allí es­ta­ba en pri­mer plano el Co­man­dan­te Er­nes­to Gue­va­ra trans­for­ma­do por el ar­te de Fi­sín en un to­tal des­co­no­ci­do, pe­ro era ne­ce­sa­rio por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad guar­dar aque­lla cin­ta”.

Así que­dó ce­lo­sa­men­te cui­da­da la gra­ba­ción que re­co­ge la ima­gen del arri­bo del Che a sue­lo cu­bano, fe­liz de es­tar nue­va­men­te en su se­gun­da pa­tria, pe­ro aún más de ha­llar­se muy cer­ca de ha­cer reali­dad su an­he­la­do sue­ño de lle­var la Re­vo­lu­ción a La­ti­noa­mé­ri­ca y al­gún día pi­sar nue­va­men­te la tie­rra de Ar­gen­ti­na. (Tex­to com­ple­to de la en­tre­vis­ta en www.tra­ba­ja­do­res.cu)

Ins­tan­tá­nea to­ma­da a la lle­ga­da del Che a Cu­ba el 21 de ju­lio de 1966.

Du­ran­te una reunión con Fi­del, de iz­quier­da a de­re­cha los com­pa­ñe­ros Joa, Juan Ca­rre­te­ro, el pe­rio­dis­ta chi­leno Ser­gio Pi­ne­da, el co­man­dan­te Ma­nuel Pi­ñei­ro y Ar­man­do Cam­pos. | fo­tos: Cor­te­sía del Cen­tro de Es­tu­dios Che Gue­va­ra y ar­chi­vo fa­mi­liar del co­man­dan­te Ma­nuel Pi­ñei­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.