El mu­ni­ci­pio tie­ne la lla­ve

Trabajadores - - NACIONALES - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

El for­ta­le­ci­mien­to del mu­ni­ci­pio, co­mo es­truc­tu­ra so­cio­eco­nó­mi­ca bá­si­ca pa­ra el desa­rro­llo pre­sen­te y fu­tu­ro del país, es un pro­ce­so que tran­si­ta no so­lo por cam­bios or­ga­ni­za­ti­vos y ju­rí­di­cos, sino in­clu­so por una trans­for­ma­ción cul­tu­ral.

Con la ac­tua­li­za­ción del mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial, y aún an­tes, desde que el Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz co­men­zó a en­fa­ti­zar en la ne­ce­si­dad de re­for­zar nues­tra ins­ti­tu­cio­na­li­dad, la im­por­tan­cia de am­pliar las pre­rro­ga­ti­vas y po­si­bi­li­da­des de ac­tua­ción en es­te ám­bi­to so­bre­sa­lió co­mo una prio­ri­dad.

Co­mo co­lo­fón de ese en­fo­que el Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción, aho­ra su­je­to a con­sul­ta po­pu­lar, pro­po­ne cam­bios sus­tan­cia­les en la con­cep­ción de los ór­ga­nos lo­ca­les del Po­der Po­pu­lar, que se­lla­rían la re­le­van­cia es­tra­té­gi­ca del mu­ni­ci­pio pa­ra el fun­cio­na­mien­to es­ta­tal y un ma­yor em­po­de­ra­mien­to de la ciu­da­da­nía.

La pro­pues­ta no lle­ga des­li­ga­da de la prác­ti­ca ad­mi­nis­tra­ti­va re­cien­te. So­bre­sa­le en es­ta di­ná­mi­ca la in­tro­duc­ción de fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to más di­rec­tas pa­ra la ges­tión mu­ni­ci­pal, co­mo la Con­tri­bu­ción Te­rri­to­rial pa­ra el desa­rro­llo lo­cal, la cual po­pu­lar­men­te co­no­ce­mos co­mo el 1%, por el ti­po im­po­si­ti­vo que em­pre­sas, so­cie­da­des mer­can­ti­les y coope­ra­ti­vas de­ben apli­car a sus in­gre­sos por la ven­ta de bie­nes y ser­vi­cios pa­ra res­pal­dar fi­nan­cie­ra­men­te el de­sen­vol­vi­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial de los te­rri­to­rios don­de ra­di­can.

Pe­ro es­ta no es la úni­ca me­di­da que po­ten­cia las po­si­bi­li­da­des e ini­cia­ti­vas mu­ni­ci­pa­les. El tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia y otras for­mas de ges­tión no es­ta­tal cons­ti­tu­yen desde ha­ce ya al­gún tiem­po otra vía muy sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra el fi­nan­cia­mien­to de ese es­la­bón del go­bierno en la ba­se. De he­cho, más de una quin­ta par­te de los in­gre­sos de los pre­su­pues­tos lo­ca­les en el país pro­vie­nen de los tri­bu­tos que apor­tan ta­les ac­ti­vi­da­des eco­nó­mi­cas, pro­por­ción que pue­de re­sul­tar in­clu­so su­pe­rior en de­ter­mi­na­das mu­ni­ci­pa­li­da­des.

Sin em­bar­go, la ma­yor au­to­no­mía y li­de­raz­go que as­pi­ra­mos del mu­ni­ci­pio co­mo es­truc­tu­ra so­cio­po­lí­ti­ca no de­pen­de so­lo de la ma­yor dis­po­ni­bi­li­dad de di­ne­ro, si bien ta­les fon­dos pe­cu­nia­rios son in­dis­pen­sa­bles y re­quie­ren de su cons­tan­te am­plia­ción. Tam­po­co se­rá su­fi­cien­te con las me­jo­ras le­gis­la­ti­vas que le otor­guen a esa ins­tan­cia nue­vas y ma­yo­res pre­rro­ga­ti­vas, aun­que es­te sea un pa­so in­sos­la­ya­ble.

Lo que más tiem­po y es­fuer­zo pro­ba­ble­men­te nos cues­te en es­ta ma­te­ria es mo­di­fi­car las ma­ne­ras de pen­sar y ac­tuar que his­tó­ri­ca­men­te con­vir­tie­ron a los ni­ve­les mu­ni­ci­pa­les co­mo la úl­ti­ma rue­da del ca­rro.

Ha­brá que tra­ba­jar muy du­ro pa­ra des­te­rrar la con­cep­ción ver­ti­ca­lis­ta de que el po­der de de­ci­sión y la au­to­ri­dad des­cien­den es­ca­lón por es­ca­lón hasta el mu­ni­ci­pio, don­de so­lo hay en­tes y me­ca­nis­mos cum­pli­do­res de pla­nes y me­di­das que vie­nen “de arri­ba”.

La pro­pia po­lí­ti­ca de cua­dros o la for­ma de nom­brar y pro­mo­ver a los di­ri­gen­tes, por ejem­plo, ten­dría que re­vo­lu­cio­nar sus mo­dos de ope­rar, tan­to en las fun­cio­nes ad­mi­nis­tra­ti­vas co­mo en la la­bor de las or­ga­ni­za­cio­nes po­lí­ti­cas y de ma­sas, en­tre es­tas nues­tro mo­vi­mien­to sin­di­cal.

Pa­ra na­die es un se­cre­to que hoy las per­so­nas más ca­pa­ces que des­pun­tan en un mu­ni­ci­pio con fre­cuen­cia mi­gran pron­ta­men­te ha­cia otros ni­ve­les in­ter­me­dios de di­rec­ción en la pro­vin­cia, y de ahí a la na­ción, sin que en la con­cre­ta re­sul­te es­ti­mu­la­da la la­bor de di­rec­ción y su per­ma­nen­cia en la ba­se.

No obs­tan­te, lo que mar­ca­rá la di­fe­ren­cia y de­fi­ni­rá el éxi­to o no en es­ta es­tra­te­gia de im­pul­so al desa­rro­llo mu­ni­ci­pal se­rá, en úl­ti­ma ins­tan­cia, la ca­pa­ci­dad de em­pren­di­mien­to, ini­cia­ti­va y ac­tua­ción ciu­da­da­na que con­si­ga to­da es­ta nue­va con­cep­ción.

Ca­da cu­ba­na y cu­bano de­be sen­tir que es par­te de­ter­mi­nan­te en la to­ma de de­ci­sio­nes de su lo­ca­li­dad, y que quie­nes allí le re­pre­sen­tan no so­lo rin­den cuen­tas de mo­do efec­ti­vo y trans­pa­ren­te so­bre su ges­tión, sino que con­si­guen in­cor­po­rar a la ma­yo­ría de la po­bla­ción a la dis­cu­sión, pro­pues­ta e im­ple­men­ta­ción de so­lu­cio­nes pa­ra los pro­ble­mas de la co­mu­ni­dad. De ese mo­do el mu­ni­ci­pio ten­drá la lla­ve del nue­vo mo­de­lo eco­nó­mi­co y so­cial, y tam­bién nos abri­rá, en lo ade­lan­te, sus puer­tas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.