Sa­li­de­ro desafian­te

Trabajadores - - BUZÓN ABIERTO -

En la ave­ni­da 42 y ca­lle 65, un sa­li­de­ro de enor­mes pro­por­cio­nes des­pil­fa­rra una can­ti­dad in­cal­cu­la­ble de agua lim­pia y cris­ta­li­na, sin que ve­cino al­guno pue­da apro­ve­char­la y sin que el acue­duc­to ter­mi­ne con es­ta si­tua­ción, exis­ten­te desde ha­ce va­rios me­ses.

Así nos cuen­ta José Luis Mon­tes de Oca, ve­cino de la ca­lle 67, no. 4604, e/ 46 y 48, en La Jua­ni­ta, en Cien­fue­gos, quien re­fie­re que sus ve­ci­nos se ha­llan “an­gus­tia­dos por el es­ta­do de­ca­den­te en que se en­cuen­tra el ser­vi­cio de abas­to de agua po­ta­ble en su lo­ca­li­dad”.

La an­gus­tia, evi­den­te­men­te, se acre­cien­ta con el agua que se pier­de por el sa­li­de­ro ya men­cio­na­do pe­ro, ade­más, por el in­cum­pli­mien­to de la Em­pre­sa de Acue­duc­to y Al­can­ta­ri­lla­do, al no cum­plir con el su­mi­nis­tro del vi­tal lí­qui­do en días al­ter­nos du­ran­te dos ho­ras.

Su­ce­de, di­ce, que desde abril del 2014 co­men­za­ron “los tras­tor­nos y afec­ta­cio­nes” en la en­tre­ga.

¿Y cuál es la si­tua­ción ac­tual?

Se­ña­la que el ser­vi­cio nun­ca cum­ple las dos ho­ras es­ta­ble­ci­das, sino que, con suer­te, lle­ga a mi­nu­tos. A tal si­tua­ción, aña­de, el abas­to al­ter­na­ti­vo me­dian­te pi­pas es igual­men­te pre­ca­rio, ya sea por ro­tu­ras de esos equi­pos o la no dis­po­ni­bi­li­dad de com­bus­ti­ble.

Y pre­ci­sa que eso ha pro­vo­ca­do que “en mi lo­ca­li­dad cre­ce el nú­me­ro de cis­ter­nas, ca­da vez ma­yo­res, así co­mo la ci­fra de de­pó­si­tos por vi­vien­da, ade­más de aco­me­ti­das ile­ga­les, crea­das a la luz del día y en la más com­ple­ta im­pu­ni­dad”.

To­do ello, con­clu­ye, ha crea­do un sin­nú­me­ro de in­dis­ci­pli­nas so­cia­les. Al­gu­nos ve­ci­nos des­bor­dan sus tanques y otros de­pó­si­tos, o la­van sus ca­rros an­te la mi­ra­da ató­ni­ca de sus des­pro­te­gi­dos ve­ci­nos. | ARP

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.