Ten­go con­fian­za en es­te Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción

Trabajadores - - NACIONALES - | Ali­na M. Lot­ti

Ex­pre­só Ya­net Her­nán­dez Pérez in­te­gran­te de la Comisión que tu­vo a su car­go la ela­bo­ra­ción y pre­sen­ta­ción del Pro­yec­to

Con el or­gu­llo de una sen­ci­lla maes­tra, Ya­net Her­nán­dez Pérez ex­pre­só que ha si­do un ho­nor y un pri­vi­le­gio for­mar par­te de la comisión que tu­vo a su car­go la ela­bo­ra­ción y pre­sen­ta­ción del Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción, que hasta el ve­ni­de­ro 15 de no­viem­bre se de­ba­te en co­lec­ti­vos de tra­ba­jo, es­tu­dian­ti­les, en ba­rrios y co­mu­ni­da­des.

Sé que en es­te gru­po de 33 com­pa­ñe­ros —co­men­tó la ase­so­ra de la Mi­nis­tra de Edu­ca­ción— pu­die­ran es­tar re­pre­sen­ta­das otras tan­tas mujeres, con va­lio­sas tra­yec­to­rias, por ello ha­ber si­do se­lec­cio­na­da pa­ra in­te­grar­lo ha si­do gra­ti­fi­can­te.

“Más que apor­tar he apren­di­do de la his­to­ria pa­tria, de la vi­da de nues­tro Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz, y de las sa­bias in­ter­ven­cio­nes que en esos en­cuen­tros reali­zó el Pre­si­den­te Mi­guel Díaz-Ca­nel Bermúdez; se ha com­bi­na­do la ex­pe­rien­cia con la con­ti­nui­dad. Ade­más, ha si­do fun­da­men­tal com­par­tir con per­so­nas de di­sí­mi­les sec­to­res”.

Al ofre­cer sus cri­te­rios so­bre la Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal ma­ni­fes­tó que es­tá con­tex­tua­li­za­da en una eta­pa en que el país lo pre­ci­sa. “Ha si­do la in­te­li­gen­cia co­lec­ti­va la que nos ha per­mi­ti­do tra­ba­jar en el Pro­yec­to, el cual de­be lo­grar una ma­yor co­rres­pon­den­cia en­tre la Ley Fun­da­men­tal de la Re­pú­bli­ca y la reali­dad cu­ba­na ac­tual”.

El tex­to re­co­ge las trans­for­ma­cio­nes rea­li­za­das en los úl­ti­mos años, y se tu­vie­ron en cuen­ta, ade­más, los do­cu­men­tos apro­ba­dos du­ran­te el VI y VII Con­gre­so del Par­ti­do, los Li­nea­mien­tos de la Po­lí­ti­ca Eco­nó­mi­ca y So­cial del Par­ti­do y la Re­vo­lu­ción, la Con­cep­tua­li­za­ción del Mo­de­lo Eco­nó­mi­co y So­cial Cu­bano de Desa­rro­llo So­cia­lis­ta, y el Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial hasta el 2030.

Evi­den­te­men­te —ex­pli­có— la na­ción no es­ta­ba en con­di­cio­nes de asu­mir los en­car­gos que desde los úl­ti­mos con­gre­sos del Par­ti­do nos fue­ron da­dos, si no rea­li­zá­ba­mos una re­vi­sión pro­fun­da de la Ley Su­pre­ma del Es­ta­do, la cual tu­vo su ac­tua­li­za­ción en el 2002, cuan­do de­jó con­sig­na­do el ca­rác­ter irre­vo­ca­ble del so­cia­lis­mo.

Co­men­tó la opi­nión de quie­nes con­si­de­ran que la Cons­ti­tu­ción pue­de con­te­ner to­do lo re­la­cio­na­do con la ni­ñez y la ju­ven­tud, y acla­ró que una vez apro­ba­do el Pro­yec­to en re­fe­ren­do po­pu­lar ven­drá un con­jun­to de nor­mas es­pe­cí­fi­cas. “Cu­ba es sig­na­ta­ria de con­ve­nios so­bre es­tos te­mas, por lo que no es im­pres­cin­di­ble que mu­chos de es­tos apa­rez­can en la Car­ta Mag­na”.

Edu­ca­ción, en el pun­to de mira

En co­rres­pon­den­cia con su per­fil pro­fe­sio­nal, se de­tu­vo en el Tí­tu­lo IV: De­re­chos, De­be­res y Ga­ran­tías —es­pe­cí­fi­ca­men­te en el Ca­pí­tu­lo III: De­re­chos So­cia­les, Eco­nó­mi­cos y Cul­tu­ra­les— y re­sal­tó que aho­ra es­tán or­ga­ni­za­dos de una me­jor ma­ne­ra y se incorporan otros que for­ta­le­cen las ga­ran­tías de los ciu­da­da­nos y el de­ber de ac­tua­ción del Es­ta­do, la so­cie­dad y las fa­mi­lias.

En cuan­to a edu­ca­ción, “as­pec­to tan sen­si­ble pa­ra la po­bla­ción”, el tex­to ra­ti­fi­ca que el Es­ta­do (Ar­tícu­lo 84) ga­ran­ti­za a sus ciu­da­da­nos ser­vi­cios de edu­ca­ción gra­tui­tos y ase­qui­bles pa­ra su for­ma­ción in­te­gral, desde el pres­co­lar hasta la en­se­ñan­za uni­ver­si­ta­ria de pre­gra­do (…).

“Ah, es ver­dad que en la en­se­ñan­za ge­ne­ral, por ejem­plo, los pa­dres tra­ba­ja­do­res con hi­jos en se­min­ter­na­dos re­mu­ne­ran sie­te pe­sos por el ser­vi­cio de al­muer­zo que pres­ta la es­cue­la, pe­ro es im­por­tan­te de­cir que en es­te ca­so no se es­tá co­bran­do la actividad edu­ca­ti­va, se tra­ta de un pa­go sim­bó­li­co”.

En­tre otros as­pec­tos men­cio­nó, ade­más, el ca­rác­ter lai­co de la edu­ca­ción y la res­pon­sa­bi­li­dad del Es­ta­do y la fa­mi­lia en­tre los cua­les de­be exis­tir una alian­za pa­ra la for­ma­ción de los ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes.

Armonía en­tre la Cons­ti­tu­ción y el Có­di­go de Tra­ba­jo

La fun­cio­na­ria del Mi­nis­te­rio de Edu­ca­ción (MINED) se de­tu­vo en el Ar­tícu­lo 77 (Ca­pí­tu­lo III, del Tí­tu­lo IV) el cual re­co­ge la prohi­bi­ción del tra­ba­jo en la in­fan­cia y en la ado­les­cen­cia, pe­ro “brin­da es­pe­cial pro­tec­ción a aque­llos ado­les­cen­tes de 15 y 16 años de edad que, en cir­cuns­tan­cias ex­cep­cio­na­les de­fi­ni­das en la ley, son au­to­ri­za­dos a in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo, con el fin de ga­ran­ti­zar su for­ma­ción in­te­gral”.

Ex­pli­có que tal as­pec­to no apa­re­ce re­co­gi­do así en la Cons­ti­tu­ción de 1976, y va­lo­ró co­mo po­si­ti­va la nue­va for­mu­la­ción, pa­ra lo cual se apo­yó en el Ar­tícu­lo 86 del Có­di­go de Tra­ba­jo (Ley no. 116), el que se­ña­la las cir­cuns­tan­cias a par­tir de las cua­les pue­den ser au­to­ri­za­dos ex­cep­cio­nal­men­te los jó­ve­nes com­pren­di­dos en es­tas eda­des que ne­ce­si­tan in­cor­po­rar­se al tra­ba­jo.

Por ello con­si­de­ró via­ble lo que plantea aho­ra el Pro­yec­to, ya que se atem­pe­ra a los nue­vos tiem­pos y a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les.

“Fui se­cre­ta­ria del Con­se­jo de Aten­ción a Me­no­res en el mu­ni­ci­pio de La Li­sa y en ese en­ton­ces cuan­do nos lle­ga­ba el ca­so de un mu­cha­cho que no que­ría es­tar en la es­cue­la, con dic­ta­men mé­di­co que ex­pre­sa su in­ca­pa­ci­dad pa­ra el es­tu­dio o des­vin­cu­la­do por ba­jo ren­di­mien­to aca­dé­mi­co, pe­ro que desea­ba tra­ba­jar, no po­día­mos acep­tar tal si­tua­ción, ya que no lo con­tem­pla­ba la Car­ta Mag­na apro­ba­da en 1976. En­ton­ces en el 2014, cuan­do se pu­so en vi­gor el nue­vo Có­di­go de Tra­ba­jo, me ale­gré de que es­te as­pec­to se in­clu­ye­ra.

“Con­si­de­ro que la nue­va Re­for­ma Cons­ti­tu­cio­nal sig­ni­fi­ca un avan­ce, aquí ha si­do po­si­ble ma­te­ria­li­zar los en­car­gos da­dos en el VI y VII Con­gre­so del Par­ti­do en cuan­to a la for­ma­ción de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes”.

La his­to­ria pa­tria, ci­mien­to de la Cons­ti­tu­ción

Al par­ti­cu­la­ri­zar so­bre la en­se­ñan­za de la His­to­ria y la res­pon­sa­bi­li­dad del MINED en es­te sen­ti­do (Tí­tu­lo V: Prin­ci­pios de la Po­lí­ti­ca Edu­ca­cio­nal, Cien­tí­fi­ca y Cul­tu­ral, Ar­tícu­lo 95, in­ci­so c) sub­ra­yó que “no se pue­de de­fen­der ni que­rer lo que no se co­no­ce”.

Re­sal­tó lo que se ha ve­ni­do ha­cien­do en re­la­ción con el fo­men­to y la pro­mo­ción de la his­to­ria de la na­ción y su im­por­tan­cia en la for­ma­ción de va­lo­res éti­cos, mo­ra­les, cí­vi­cos y pa­trió­ti­cos de los ni­ños, ado­les­cen­tes y jó­ve­nes.

Pa­ra ello —ase­ve­ró— se ha te­ni­do en cuen­ta el tra­ta­mien­to de la asig­na­tu­ra de His­to­ria de Cu­ba de una ma­ne­ra di­fe­ren­te. Aho­ra la es­cue­la se abre a la co­mu­ni­dad y vi­ce­ver­sa, y se tra­ba­ja de con­jun­to con los his­to­ria­do­res, la Aso­cia­ción de Com­ba­tien­tes de la Re­vo­lu­ción Cu­ba­na, la So­cie­dad Cul­tu­ral José Mar­tí, y per­so­na­li­da­des que re­si­den en el pro­pio en­torno de las ins­ti­tu­cio­nes.

En es­te sen­ti­do, con­ta­mos con ma­te­ria­les di­dác­ti­cos ela­bo­ra­dos por la Em­pre­sa de In­for­má­ti­ca y Me­dios Au­dio­vi­sua­les —des­ta­ca la co­lec­ción de vi­si­tas vir­tua­les a más de 15 mu­seos— de­di­ca­dos a pro­mo­ver una en­se­ñan­za de la His­to­ria más in­ter­ac­ti­va y ame­na.

“Es la his­to­ria vi­va, con­ta­da por sus pro­pios pro­ta­go­nis­tas, pa­ra que el mu­cha­cho no so­lo vea al hé­roe, sino al hom­bre de car­ne y hue­so, que lu­chó, pa­só pe­nu­rias, re­nun­ció a es­tar con la fa­mi­lia e, in­clu­so, a es­tu­diar, por en­tre­gar­lo to­do a la pa­tria.

“Es esen­cial lle­gar a la sen­si­bi­li­dad, to­car los sen­ti­mien­tos, porque en reali­dad eso coad­yu­va a que los edu­can­dos se in­tere­sen y mo­ti­ven por los es­tu­dios, y una vez que pro­fun­di­cen en los co­no­ci­mien­tos los pue­dan asu­mir”.

La pre­pa­ra­ción po­lí­ti­ca re­ci­bi­da du­ran­te es­tos años co­mo edu­ca­do­ra, y la ex­pe­rien­cia prác­ti­ca en las res­pon­sa­bi­li­da­des asu­mi­das le per­mi­ten ex­pre­sar: “Ten­go ab­so­lu­ta con­fian­za en es­te Pro­yec­to que, sin lu­gar a du­das, di­se­ña un me­jor fu­tu­ro pa­ra la pa­tria”.

El prin­ci­pio de que la edu­ca­ción en nues­tro país es gra­tui­ta y pa­ra to­dos, con­ti­núa co­mo un pre­cep­to esen­cial en el nue­vo do­cu­men­to, por es­tos días so­me­ti­do a con­sul­ta po­pu­lar. | fo­to: Isabel Aguilera Aguiart

El Pro­yec­to se atem­pe­ra a los nue­vos tiem­pos y a las ne­ce­si­da­des ac­tua­les, sub­ra­yó Ya­net Her­nán­dez Pérez. | fo­to: De la au­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.