Enal­te­cer a los muer­tos y en­se­ñar a los vi­vos

Trabajadores - - SEPARATA DE TRABAJADORES - | Ibrahim Hi­dal­go Paz, Doc­tor en Cien­cias His­tó­ri­cas

Son pa­la­bras de Mar­tí en su es­tu­dio de la Gue­rra de los Diez Años, gé­ne­sis de su con­cep­ción uni­ta­ria

JOSÉ MAR­TÍ no pu­do in­cor­po­rar­se al Ejér­ci­to Li­ber­ta­dor en la Gue­rra de los Diez Años, pe­ro el ado­les­cen­te se hi­zo hom­bre en el com­ba­te con las ar­mas de las ideas. El desa­rro­llo de la con­tien­da en los cam­pos de Cu­ba fue pa­ra él ob­je­to de es­tu­dio, afa­na­do en exal­tar la me­mo­ria he­roi­ca, y en com­pren­der las cau­sas que im­pi­die­ron el triun­fo, no obs­tan­te la dis­po­si­ción de hombres y mujeres al sa­cri­fi­cio por la pa­tria, y del ta­len­to mi­li­tar ad­qui­ri­do en el bre­gar com­ba­ti­vo.

¿Qué ha­bía fal­ta­do?, se pre­gun­ta­ban al­gu­nos. ¿Qué ha­bía fa­lla­do?, in­te­rro­ga­ban otros. Pa­ra Mar­tí, las res­pues­tas se ha­lla­ban en la com­ple­ja reali­dad de un país so­me­ti­do du­ran­te tres si­glos por una po­ten­cia co­lo­nial que ha­bía im­pues­to es­truc­tu­ras so­cia­les y po­lí­ti­cas ex­clu­yen­tes y dis­cri­mi­na­to­rias, sus­ten­ta­do en el tra­ba­jo es­cla­vo, con­tra las cua­les se al­zó el pue­blo cu­bano, de­ci­di­do a li­be­rar­se del do­mi­nio ibé­ri­co. Vis­to el pro­ce­so de con­jun­to, es­ti­mó co­mo el ele­men­to de­ci­si­vo que con­tri­bu­yó al fra­ca­so de aquel in­ten­to, el cen­tro de to­dos los erro­res, la fal­ta de uni­dad de las fuer­zas di­sí­mi­les que coin­ci­dían, sin em­bar­go, en el pro­pó­si­to de al­can­zar la in­de­pen­den­cia y abo­lir la es­cla­vi­tud.

La con­cep­ción uni­ta­ria mar­tia­na tie­ne su gé­ne­sis en el es­tu­dio del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio ini­cia­do en De­ma­ja­gua. El jo­ven pa­trio­ta no era un ob­ser­va­dor pa­si­vo, ni un ana­lis­ta desapa­sio­na­do o im­par­cial. Era, en sus pro­fun­das con­vic­cio­nes, en sus sen­ti­mien­tos y en su cuer­po mar­ca­do por el gri­lle­te car­ce­la­rio, un hom­bre del 68, un com­ba­tien­te ci­vil de aque­lla lar­ga con­tien­da. Sus con­clu­sio­nes eran el fru­to del aná­li­sis de los gran­des acon­te­ci­mien­tos y de la vi­da co­ti­dia­na, de las con­tra­dic­cio­nes po­lí­ti­cas y de los hombres en pug­na, de los más pu­ros in­tere­ses y de los egoís­mos cri­mi­na­les, el es­pio­na­je y las trai­cio­nes. Sus in­da­ga­cio­nes ca­re­cían de los jui­cios pre­vios que otros an­te­po­nían al exa­men de per­so­na­li­da­des o de ac­ti­tu­des an­te los he­chos más di­ver­sos en que aque­llas se vie­ron in­mer­sas.

Con re­la­ción a la dé­ca­da he­roi­ca ha­bía reuni­do in­for­ma­ción su­fi­cien­te pa­ra es­cri­bir un li­bro que que­dó, co­mo mu­chos de sus pro­pó­si­tos au­to­ra­les, en ho­jas ex­tra­via­das. A me­dia­dos de 1878, “te­nía ca­si ter­mi­na­da (…) la his­to­ria de los pri­me­ros años de nues­tra Re­vo­lu­ción!” (J.M.: Epis­to­la­rio, t. I, p. 124). Sus con­ver­sa­cio­nes con tes­ti­gos de los he­chos le per­mi­tie­ron el acer­ca­mien­to a te­mas con­tro­ver­ti­dos. En un bo­rra­dor de car­ta, es­cri­to en 1877, in­da­ga so­bre la de­po­si­ción del Pre­si­den­te: “Qué car­gos prin­ci­pa­les pue­den ha­cer­se a Cés­pe­des, qué ra­zo­nes pue­den dar­se pa­ra su de­fen­sa”; y pi­de da­tos re­fe­ren­tes a otro asun­to no me­nos com­ple­jo, que re­ve­la las di­fe­ren­cias en­tre los pa­trio­tas: “Ne­ce­si­to sa­ber qué fue una car­ta que Ignacio Agra­mon­te en­vió a Cés­pe­des so­bre re­nun­cia de man­do y man­te­ni­mien­to de pen­sión.—” (J.M.: Epis­to­la­rio, t. I, pp. 83-84).

No elu­día las con­tra­dic­cio­nes in­ter­nas, los en­fren­ta­mien­tos en el seno del pro­ce­so re­vo­lu­cio­na­rio, lo que da la me­di­da de su in­for­ma­ción so­bre las cau­sas con­du­cen­tes al fi­nal de la con­tien­da, así co­mo la pro­fun­di­dad con que va­lo­ra­ba es­tas ten­sio­nes po­lí­ti­cas, con­fia­do en que su es­tu­dio po­dría “enal­te­cer a los muer­tos y en­se­ñar al­go a los vi­vos” (J.M.: Epis­to­la­rio, t. I, p. 125).

Es­to pre­ten­dió en su ex­po­si­ción ana­lí­ti­ca co­no­ci­da co­mo Lec­tu­ra en Steck Hall, con­ti­nua­da y am­plia­da en otros mu­chos dis­cur­sos, ar­tícu­los y en ano­ta­cio­nes per­so­na­les. No hay en Mar­tí una vi­sión idí­li­ca de la Gue­rra Gran­de, des­li­ga­da de los in­tere­ses que mo­vían a los di­fe­ren­tes sec­to­res en pug­na; al con­tra­rio, de­ve­la las ba­ses eco­nó­mi­cas de ac­ti­tu­des ver­gon­zo­sas de quie­nes pre­fi­rie­ron “sal­var la vi­da y pro­te­ger el cre­ci­mien­to del cau­dal”, so­bre to­do en el oc­ci­den­te del país, don­de “con la ma­yor se­gu­ri­dad de la pro­duc­ción fue en be­ne­fi­cio su­yo”, de aque­llos due­ños de ri­que­zas in­cre­men­ta­das a cos­ta del su­fri­mien­to de las ma­yo­rías so­me­ti­das al ré­gi­men co­lo­nial. Los con­ti­nua­do­res de es­ta po­lí­ti­ca, al tér­mino de la con­tien­da, ha­bían “con­ver­ti­do hoy en cues­tión de fi­nan­zas azu­ca­re­ras to­das las gra­ves cues­tio­nes de la Is­la” (J.M.: Epis­to­la­rio, t. I, p. 197).

Di­ri­gió su aten­ción a las con­tra­dic­cio­nes pre­sen­tes desde el arran­que mis­mo del en­fren­ta­mien­to bé­li­co, pues las fuer­zas re­vo­lu­cio­na­rias de Orien­te, Ca­ma­güey y Las Vi­llas ma­ni­fes­ta­ban mar­ca­das di­fe­ren­cias, ven­ci­das, so­lo en par­te, cuan­do los re­pre­sen­tan­tes de es­tas re­gio­nes coin­ci­die­ron en Guái­ma­ro y lle­ga­ron a acuer­dos be­ne­fi­cio­sos pa­ra los in­tere­ses de la pa­tria en pe­li­gro, con la fi­na­li­dad de unir vo­lun­ta­des y re­cur­sos, lo que fue plas­ma­do en la Car­ta Mag­na, uno de cu­yos ob­je­ti­vos era so­me­ter a la ley su­pues­tas o reales am­bi­cio­nes dic­ta­to­ria­les y ten­den­cias cau­di­llis­tas. Pe­ro la pri­me­ra Cons­ti­tu­ción con­te­nía de­fi­cien­cias y li­mi­ta­cio­nes ad­ver­ti­das por Mar­tí: “En los mo­dos y en el ejer­ci­cio de la car­ta se en­re­dó, y ca­yó tal vez, el ca­ba­llo li­ber­ta­dor”. No obs­tan­te el error de “po­ner­les pe­sas a las alas, en cuan­to a for­mas y re­gu­la­cio­nes”, va­lo­ró co­mo jus­tas las in­ten­cio­nes de los au­to­res de las pá­gi­nas guia­do­ras, en las cua­les “pue­de ha­ber una for­ma que so­bre, pe­ro don­de no hay una li­ber­tad que fal­te” (OC, t. 4, pp. 383 y 386).

En el ejer­ci­cio de aque­llas li­ber­ta­des sur­gie­ron inevi­ta­bles di­ver­gen­cias y con­tra­dic­cio­nes. Las re­la­cio­nes en­tre Cés­pe­des y Agra­mon­te ofre­cían un ejem­plo del en­fren­ta­mien­to de opi­nio­nes den­tro de un mis­mo sen­ti­mien­to pa­trió­ti­co. Se­ña­ló en uno y otro di­fe­ren­cias de ca­rác­ter, de pro­ce­de­res, de ac­ti­tu­des, bon­da­des y de­fec­tos, pe­ro am­bos eran hombres in­dis­pen­sa­bles pa­ra el bien de la pa­tria, pues “en el arran­que del uno y en la dig­ni­dad del otro” que­da­rá pa­ra la va­lo­ra­ción his­tó­ri­ca “asun­to pa­ra la epo­pe­ya” (OC, t. 4, p. 358).

Las pu­ras mo­ti­va­cio­nes no fue­ron su­fi­cien­tes pa­ra im­pe­dir el fra­ca­so, “porque no es­tu­vo al ni­vel de los arran­ques del sen­ti­mien­to la or­ga­ni­za­ción de la po­lí­ti­ca”. El Maes­tro, cu­ya lar­ga es­tan­cia fue­ra de Cu­ba le per­mi­tió co­no­cer pa­sa­do y pre­sen­te de su en­torno, con­si­de­ra­ba que du­ran­te la Gue­rra Gran­de ha­bía si­do fu­nes­to el di­vor­cio en­tre las emi­gra­cio­nes y quie­nes lu­cha­ban en te­rri­to­rio in­su­rrec­to o co­la­bo­ra­ban con es­tos desde las ciu­da­des. La con­clu­sión, cuan­do or­ga­ni­za­ba el nue­vo in­ten­to bé­li­co, era un lla­ma­do de aler­ta y un pro­gra­ma de ac­ción: “Lo que su­ce­dió en las emi­gra­cio­nes, no vol­ve­rá a su­ce­der. La gue­rra no irá por un la­do, y las emi­gra­cio­nes por otro” (OC, t. 2, p. 279). En la Is­la y fue­ra de es­ta, la guía po­lí­ti­ca de­bía coin­ci­dir en el pro­pó­si­to de de­di­car es­fuer­zos y re­cur­sos a la con­tien­da, sin te­mo­res in­fun­da­dos.

Mar­tí no dis­tri­buía cul­pas ni ab­so­lu­cio­nes al va­lo­rar el fra­ca­so de la dé­ca­da he­roi­ca, sino ana­li­za­ba la pre­sen­cia de in­tere­ses en pug­na den­tro del campo in­su­rrec­to co­mo cau­sa prin­ci­pal de la di­vi­sión in­ter­na que hi­zo po­si­ble pre­va­le­cer la ten­den­cia con­tra­ria a la con­ti­nua­ción del en­fren­ta­mien­to bé­li­co. Ha­bían sur­gi­do, del cri­sol de la gue­rra, nue­vas fuer­zas de ori­gen po­pu­lar que pug­na­ban por lo­grar ob­je­ti­vos no coin­ci­den­tes con quie­nes, aun­que ocu­pa­ban po­si­cio­nes en la di­rec­ción re­vo­lu­cio­na­ria, se mos­tra­ban te­me­ro­sos de un fu­tu­ro in­cier­to pa­ra sus as­pi­ra­cio­nes, en ca­so de que aque­llos ele­men­tos de va­ria­da pig­men­ta­ción —exes­cla­vos y li­ber­tos, cam­pe­si­nos y tra­ba­ja­do­res, le­tra­dos e ile­tra­dos—, as­cen­die­ran aún más en la es­ca­la so­cial y po­lí­ti­ca gra­cias a sus mé­ri­tos en las ba­ta­llas, y mar­ca­ran el rum­bo tras la po­si­ble vic­to­ria so­bre el co­lo­nia­lis­mo.

Con­si­de­ra­ba que en las pug­nas in­ter­nas “pu­die­ron más (…) los in­tere­ses y há­bi­tos cria­dos en su ejer­ci­cio (de la gue­rra), y las pa­sio­nes de man­do y de lo­ca­li­dad que des­fi­gu­ran y anu­lan los más be­llos arran­ques”. Fue­ron es­tos, en­tre otros, “los ele­men­tos que pro­du­je­ron an­tes nues­tro des­or­den y de­rro­ta” (OC, t. 4, p. 249). La es­pa­da com­ba­ti­va no fue arre­ba­ta­da por el ad­ver­sa­rio: “No nos la qui­tó na­die de la mano, sino que la de­ja­mos caer no­so­tros mis­mos” (OC, t. 4, p. 248). Los va­le­ro­sos com­ba­tien­tes “rin­die­ron las ar­mas a la oca­sión fu­nes­ta, no al enemi­go” (OC, t. 1, p. 31).

El Pac­to del Zan­jón fue con­su­ma­do “por cau­sas más in­di­vi­dua­les que ge­ne­ra­les (…) y que a en­ga­ños y a ce­los se de­bie­ron, más que a can­san­cio y flo­je­dad de los cu­ba­nos”. El tér­mino de las hos­ti­li­da­des no ha­bía si­do el re­sul­ta­do de un pro­ce­so de con­fron­ta­ción de vo­lun­ta­des co­no­ci­das, sino “una paz tan mis­te­rio­sa­men­te con­cer­ta­da, tan ines­pe­ra­da­men­te he­cha, y por unos y otros tan re­ce­lo­sa­men­te re­ci­bi­da” (OC, t. 4, p. 197), que pro­vo­có el re­cha­zo de los pa­trio­tas más in­tran­si­gen­tes, re­pre­sen­ta­dos por el ge­ne­ral An­to­nio Ma­ceo, quien en­ca­be­zó la Pro­tes­ta de Ba­ra­guá, ges­to cu­yo sim­bo­lis­mo pa­trió­ti­co y re­vo­lu­cio­na­rio lle­ga hasta nues­tros días, ca­li­fi­ca­do por Mar­tí co­mo “de lo más glo­rio­so de nues­tra his­to­ria” (OC, t. 2, p. 329).

El con­cep­to de uni­dad pa­trió­ti­ca y re­vo­lu­cio­na­ria, jun­to a los mé­to­dos de di­rec­ción de­mo­crá­ti­cos que lo sus­ten­tan, ha­llan su gé­ne­sis en el es­tu­dio de la Gue­rra Gran­de y se en­cuen­tran pre­sen­tes en to­da la obra po­lí­ti­ca de José Mar­tí.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.