Cés­pe­des, Mar­tí y Fi­del

Trabajadores - - SEPARATA DE TRABAJADORES -

En el Ma­ni­fies­to de la Junta Re­vo­lu­cio­na­ria de la Is­la de Cu­ba, di­ri­gi­do a sus com­pa­trio­tas y a to­das las na­cio­nes, fe­cha­do en Man­za­ni­llo, el 10 de oc­tu­bre de 1868, y sus­cri­to por el ge­ne­ral en je­fe Car­los Ma­nuel de Cés­pe­des, se de­cla­ra:

“Al le­van­tar­nos ar­ma­dos con­tra la opre­sión del ti­rá­ni­co go­bierno es­pa­ñol, si­guien­do la cos­tum­bre es­ta­ble­ci­da en to­dos los paí­ses ci­vi­li­za­dos, ma­ni­fes­ta­mos al mun­do las cau­sas que nos han obli­ga­do a dar es­te pa­so, que en de­man­da de ma­yo­res bie­nes, siem­pre pro­du­ce tras­tor­nos inevi­ta­bles, y los prin­ci­pios que que­re­mos ci­men­tar so­bre las rui­nas de lo pre­sen­te pa­ra fe­li­ci­dad del por­ve­nir. “Na­die ig­no­ra que España go­bier­na la is­la de Cu­ba con un bra­zo de hie­rro en­san­gren­ta­do; no so­lo no la de­ja se­gu­ri­dad en sus pro­pie­da­des, arro­gán­do­se la fa­cul­tad de im­po­ner­la tri­bu­tos y con­tri­bu­cio­nes a su an­to­jo, sino que te­nién­do­la pri­va­da de to­da li­ber­tad po­lí­ti­ca, ci­vil y re­li­gio­sa,

sus des­gra­cia­dos hi­jos se ven ex­pul­sa­dos de su sue­lo a re­mo­tos cli­mas o eje­cu­ta­dos sin for­ma de pro­ce­so, por co­mi­sio­nes mi­li­ta­res es­ta­ble­ci­das en ple­na paz, con men­gua del po­der ci­vil. La tie­ne pri­va­da del de­re­cho de reunión co­mo no sea ba­jo la pre­si­den­cia de un je­fe mi­li­tar; no pue­de pe­dir el re­me­dio a sus ma­les, sin que se la tra­te co­mo re­bel­de, y no se le con­ce­de otro re­cur­so que ca­llar y obe­de­cer.

“La pla­ga in­fi­ni­ta de em­plea­dos ham­brien­tos que de España nos inun­da, nos de­vo­ra el pro­duc­to de nues­tros bie­nes y de nues­tro tra­ba­jo; al am­pa­ro de la des­pó­ti­ca au­to­ri­dad que el go­bierno es­pa­ñol po­ne en sus ma­nos y pri­va a nues­tros me­jo­res com­pa­trio­tas de los em­pleos pú­bli­cos, que re­quie­re un buen go­bierno, el ar­te de co­no­cer có­mo se di­ri­gen los des­ti­nos de una na­ción; porque au­xi­lia­da del sis­te­ma res­tric­ti­vo de en­se­ñan­za que adop­ta, desea España que sea­mos tan ig­no­ran­tes que no co­noz­ca­mos nues­tros sa­gra­dos de­re­chos, y que si los co­no­ce­mos no po­da­mos re­cla­mar su ob­ser­van­cia en nin­gún te­rreno.

“Ama­da y con­si­de­ra­ba es­ta is­la por to­das las na­cio­nes que la ro­dean, que nin­gu­na es enemi­ga su­ya, no ne­ce­si­ta de un ejér­ci­to ni de una ma­ri­na per­ma­nen­te, que ago­tan con sus enor­mes gas­tos hasta las fuen­tes de la ri­que­za pú­bli­ca y pri­va­da; y que sin em­bar­go España nos im­po­ne en nues­tro te­rri­to­rio una fuer­za ar­ma­da que no lle­va otro ob­je­to que ha­cer­nos do­blar el cue­llo al yu­go fé­rreo que nos de­gra­da.

“Nues­tros va­lio­sos pro­duc­tos, mi­ra­dos con oje­ri­za por las re­pú­bli­cas de los pue­blos mer­can­ti­les ex­tran­je­ros que pro­vo­ca el sis­te­ma adua­ne­ro de España pa­ra coar­tar­les su co­mer­cio, si bien se ven­den a gran­des pre­cios con los puer­tos de otras na­cio­nes, aquí, pa­ra el in­fe­liz pro­duc­tor, no al­can­zan si­quie­ra pa­ra cu­brir sus gas­tos: de mo­do que sin la fe­ra­ci­dad de nues­tros te­rre­nos, pe­re­ce­ría­mos en la mi­se­ria.

“(…). Cuan­do un pue­blo lle­ga al ex­tre­mo de de­gra­da­ción y mi­se­ria en que no­so­tros nos ve­mos, na­die pue­de re­pro­bar­le que eche mano a las ar­mas pa­ra sa­lir de un es­ta­do tan lleno de opro­bio”.

Ho­me­na­je del ado­les­cen­te José Mar­tí al 10 de Oc­tu­bre

José Mar­tí se com­pro­me­tió muy tem­prano con la cau­sa in­de­pen­den­tis­ta de su pa­tria. Te­nía ape­nas 16 años cuan­do es­cri­bió es­te so­ne­to que fue pu­bli­ca­do a prin­ci­pios de 1869 en el pe­rió­di­co ma­nus­cri­to El Si­bo­ney, que era re­par­ti­do en­tre los es­tu­dian­tes de se­gun­da en­se­ñan­za de La Habana:

¡10 de Oc­tu­bre!

No es un sue­ño, es ver­dad: gri­to de gue­rra/ Lan­za el cu­bano pue­blo, enfurecido;/ El pue­blo que tres si­glos ha su­fri­do/

Cuan­to de ne­gro la opre­sión en­cie­rra.// Del an­cho Cau­to a la Es­cam­brai­ca sie­rra,/ Ru­ge el ca­ñón, y al bé­li­co es­tam­pi­do,/ El bár­ba­ro opre­sor, es­tre­me­ci­do,/ Gi­me, so­llo­za, y tí­mi­do se ate­rra.// De su fuer­za y he­roi­ca va­len­tía/ Tum­bas los cam­pos son, y su gran­de­za/ De­gra­da y man­cha ho­rri­ble co­bar­día.// Gra­cias a Dios que ¡al fin con en­te­re­za/ Rom­pe Cu­ba el do­gal

que la opri­mía/ Y al­ti­va y li­bre yer­gue su ca­be­za!

Una so­la Re­vo­lu­ción

En su dis­cur­so por el cen­te­na­rio del 10 de Oc­tu­bre, el Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz se re­fi­rió a la tras­cen­den­cia de esa efe­mé­ri­de:

“¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra nues­tro pue­blo el 10 de Oc­tu­bre de 1868? ¿Qué sig­ni­fi­ca pa­ra los re­vo­lu­cio­na­rios de nues­tra pa­tria es­ta glo­rio­sa fe­cha? Sig­ni­fi­ca sen­ci­lla­men­te el co­mien­zo de cien años de lu­cha, el co­mien­zo de la re­vo­lu­ción en Cu­ba, porque en Cu­ba so­lo ha ha­bi­do una re­vo­lu­ción: la que co­men­zó Car­los Ma­nuel de Cés­pe­des el 10 de Oc­tu­bre de 1868. Y que nues­tro pue­blo lle­va ade­lan­te en es­tos ins­tan­tes.

“Y los he­chos his­tó­ri­cos de­mos­tra­ron que aque­lla de­ci­sión era ne­ce­sa­ria, que aque­lla re­so­lu­ción iba a pren­der pre­ci­sa­men­te la chis­pa de una he­roi­ca gue­rra que du­ró diez años; una gue­rra que se ini­ció sin re­cur­sos de nin­gu­na cla­se por un pue­blo prác­ti­ca­men­te des­ar­ma­do, que desde en­ton­ces adop­tó la clá­si­ca es­tra­te­gia y el clá­si­co mé­to­do pa­ra abas­te­cer­se de ar­mas, que era arre­ba­tán­do­se­las al enemi­go.

“En la his­to­ria de es­tos cien años de lu­cha no fue la úni­ca oca­sión en que nues­tro pue­blo, igual­men­te des­pro­vis­to de ar­mas, igual­men­te im­pre­pa­ra­do pa­ra la gue­rra, se vio en la ne­ce­si­dad de lan­zar­se a la lu­cha y abas­te­cer­se con las ar­mas de los enemi­gos. Y la his­to­ria de nues­tro pue­blo en es­tos cien años con­fir­ma esa ver­dad axio­má­ti­ca: y es que si pa­ra lu­char es­pe­ra­mos pri­me­ro re­unir las con­di­cio­nes idea­les, dis­po­ner de to­das las ar­mas, ase­gu­rar un abas­te­ci­mien­to, en­ton­ces la lu­cha no ha­bría co­men­za­do nun­ca; y que si un pue­blo es­tá de­ci­di­do a lu­char, las ar­mas es­tán en los cuar­te­les de los enemi­gos, en los cuar­te­les de los opre­so­res.

“Y es­ta reali­dad, es­te he­cho, se de­mos­tró en to­das nues­tras lu­chas, en to­das nues­tras gue­rras.

“(…). Sa­bi­do es có­mo se desa­rro­lló aque­lla gue­rra. Sa­bi­do es que muy po­cos pue­blos en el mun­do fue­ron ca­pa­ces o tu­vie­ron la po­si­bi­li­dad de afron­tar sa­cri­fi­cios tan gran­des, tan in­creí­ble­men­te du­ros, co­mo los sa­cri­fi­cios que so­por­tó el pue­blo cu­bano du­ran­te aque­llos diez años de lu­cha.

“(…) en el mo­men­to en que aque­lla lu­cha de diez años iba a ter­mi­nar sur­ge aque­lla fi­gu­ra, sur­ge el es­pí­ri­tu y la con­cien­cia re­vo­lu­cio­na­ria ra­di­ca­li­za­da, sim­bo­li­za­da en ese ins­tan­te en la per­so­na de An­to­nio Ma­ceo, que fren­te al he­cho con­su­ma­do del Zan­jón —aquel Pac­to que más que un pac­to fue real­men­te una ren­di­ción de las ar­mas cu­ba­nas— ex­pre­sa en la his­tó­ri­ca Pro­tes­ta de Ba­ra­guá su pro­pó­si­to de con­ti­nuar la lu­cha, ex­pre­sa el es­pí­ri­tu más só­li­do y más in­tran­si­gen­te de nues­tro pue­blo”.

edi­ción: Ali­na Martínez Triay / di­se­ño: Elsy Fró­me­ta y Mar­ga­ri­ta Ca­rra­za­na / ilus­tra­ción: Elsy Fró­me­ta y Day­ron San­ta­na / co­rrec­ción:

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.