Una cultura (y un sin­di­ca­to) don­de que­pa­mos to­dos

Trabajadores - - CULTURA - | Yu­ris Nó­ri­do

El re­to ma­yor de los tra­ba­ja­do­res de la cultura es con­so­li­dar un en­tra­ma­do di­ver­so e in­te­gra­dor, que es­té a la al­tu­ra de la gran tra­di­ción ar­tís­ti­ca y li­te­ra­ria de la na­ción, y que ofrez­ca cuer­po y sos­tén a nues­tro pro­yec­to de so­cie­dad

Pu­die­ra pa­re­cer una fra­se he­cha, un lu­gar co­mún, pe­ro es en reali­dad el ba­sa­men­to de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral de la Re­vo­lu­ción: cultura pa­ra to­dos, el ac­ce­so pleno a las ex­pre­sio­nes cul­tu­ra­les (que van mu­cho más allá del ar­te y la li­te­ra­tu­ra) co­mo de­re­cho inalie­na­ble de la ciu­da­da­nía. Se ha di­cho mu­chas ve­ces, aun­que no siem­pre es com­pren­di­do ca­bal­men­te: la cultura es uno de los prin­ci­pa­les sos­te­nes de la na­ción y su pro­yec­to de desa­rro­llo.

La con­so­li­da­ción de un en­tra­ma­do di­ver­so e in­te­gra­dor, que ga­ran­ti­ce el go­ce y el ejer­ci­cio de ese de­re­cho, es el prin­ci­pal re­to de los tra­ba­ja­do­res de la cultura.

No es una ta­rea me­nor. No pue­de ser asu­mi­da so­lo por los ar­tis­tas y es­cri­to­res (que sin du­da tie­nen un rol de­ci­si­vo), sino por to­das las per­so­nas e ins­ti­tu­cio­nes que in­ci­den en los pro­ce­sos crea­ti­vos y en las es­tra­te­gias de so­por­te y so­cia­li­za­ción de la actividad cul­tu­ral.

El Sin­di­ca­to Na­cio­nal de los Tra­ba­ja­do­res de la Cultura es uno de los pi­la­res de ese sis­te­ma. Es­tá fue­ra de dis­cu­sión su ne­ce­si­dad e im­por­tan­cia, pe­ro no to­dos las va­lo­ran en su jus­ta di­men­sión. El sin­di­ca­to no es el sim­ple “or­ga­ni­za­dor” de ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas. Es mu­cho más que la cuo­ta sin­di­cal de ca­da mes y las dis­tin­cio­nes pun­tua­les a sus afi­lia­dos más des­ta­ca­dos. El sin­di­ca­to es (tie­ne que ser) la voz y el bra­zo de los tra­ba­ja­do­res. Y en ese sen­ti­do, su mi­sión no es re­go­dear­se so­lo en las ac­ti­vi­da­des in­ter­nas (pro­pias de ca­da or­ga­ni­za­ción), sino pro­yec­tar­se ha­cia la apli­ca­ción efec­ti­va de la po­lí­ti­ca cul­tu­ral.

Las dis­cu­sio­nes de las asam­bleas en to­das las ins­tan­cias de­be­rían ir más allá de lo­ca­lis­mos y con­flic­tos cir­cuns­tan­cia­les (no sig­ni­fi­ca que no sean es­pa­cios pa­ra ana­li­zar el más am­plio es­pec­tro de las pro­ble­má­ti­cas de los tra­ba­ja­do­res, por su­pues­to) pa­ra abor­dar tam­bién los gran­des desafíos de la cultura, desde la pers­pec­ti­va del mo­vi­mien­to sin­di­cal.

¿Qué rol de­be te­ner el sin­di­ca­to en las re­la­cio­nes del tra­ba­ja­dor de la cultura con su en­torno la­bo­ral (que sue­le ser en­torno crea­ti­vo), con sus ad­mi­nis­tra­cio­nes, con el sis­te­ma ins­ti­tu­cio­nal? ¿Có­mo pue­de in­fluir la or­ga­ni­za­ción en el mo­vi­mien­to de los ar­tis­tas afi­cio­na­dos, que tu­vo años de es­plen­dor en el ám­bi­to de los tra­ba­ja­do­res? ¿Por qué es im­por­tan­te la ple­na afi­lia­ción de los ar­tis­tas? ¿Có­mo pue­den con­tri­buir los tra­ba­ja­do­res de la cultura al pro­ce­so de ac­tua­li­za­ción que asu­me la so­cie­dad cu­ba­na? Son so­lo al­gu­nas pre­gun­tas, pe­ro po­drían ani­mar un in­ten­so y pro­ve­cho­so de­ba­te.

La la­bor sin­di­cal de gran­des fi­gu­ras de la cultura cu­ba­na tie­ne que ser re­fe­ren­cia en es­tos tiem­pos. Los his­tó­ri­cos víncu­los del mo­vi­mien­to sin­di­cal con la van­guar­dia ar­tís­ti­ca y li­te­ra­ria del país no pue­den su­frir me­nos­ca­bo.

Cultura de ca­li­dad pa­ra to­dos los tra­ba­ja­do­res y pa­ra to­do el pue­blo: ese es el desafío per­ma­nen­te. Sin “eli­tis­mos” ab­sur­dos o con­ce­sio­nes “mer­can­ti­lis­tas”: ¿por qué ha­cer dis­tin­cio­nes ar­ti­fi­cia­les en­tre “al­ta cultura” y “cultura po­pu­lar”? Tra­ba­je­mos por sa­tis­fa­cer las de­man­das del pue­blo (la na­tu­ral ne­ce­si­dad del ar­te) a par­tir de je­rar­quías y va­lo­res, sin me­nos­pre­ciar las aris­tas me­ra­men­te lú­di­cas y sin re­nun­ciar a una vo­ca­ción éti­ca y es­té­ti­ca.

Muy a la li­ge­ra se sue­le de­cir aque­llo de que es­te es el pue­blo más cul­to: per­sis­ten (in­clu­so, cre­cien­tes) la­gu­nas de in­cul­tu­ra e in­ci­vi­li­dad; ig­no­rar­las no sig­ni­fi­ca que no exis­tan, que no in­ci­dan en la pér­di­da de va­lo­res esen­cia­les.

De lo que sí po­de­mos es­tar or­gu­llo­sos es de la gran tra­di­ción, de la fuer­za y la sin­gu­la­ri­dad de nues­tra cultura, y del in­men­so po­ten­cial de nues­tro pue­blo. Pre­ser­ve­mos ese le­ga­do y en­gran­dez­cá­mos­lo (que es la me­jor ma­ne­ra de pre­ser­var­lo).

Co­mo se ve, hay mu­cho ca­mino por re­co­rrer to­da­vía.

El pro­ce­so de con­sul­tas y aná­li­sis, pre­vio a la Pri­me­ra Con­fe­ren­cia del SNTC se reali­zó en 24 mu­ni­ci­pios y en las 15 pro­vin­cias del país. En la fo­to, la pro­fe­so­ra Doris Ma­dru­ga, di­rec­to­ra del Cen­tro de Su­pera­ción pa­ra la Cultura y de­le­ga­da di­rec­ta al cón­cla­ve, plan­teó en la reunión de Vi­lla Cla­ra la ne­ce­si­dad de ha­llar so­lu­cio­nes al problema sa­la­rial den­tro del sec­tor cul­tu­ral. | fo­to: Fran­cis­net Díaz Ron­dón

Dan­za Con­tem­po­rá­nea de Cu­ba se­rá ho­me­na­jea­da en una de las jor­na­das de la Con­fe­ren­cia del Sin­di­ca­to Na­cio­nal de Tra­ba­ja­do­res de la Cultura.| fo­to: Del au­tor

El ac­ce­so a la cultura es un de­re­cho de to­da la ciu­da­da­nía. La Fe­ria del Li­bro en la Ca­ba­ña. | fo­to: Ar­chi­vo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.