Go­bierno de Ye­men por el diá­lo­go na­cio­nal y la paz

Trabajadores - - DEPORTES-INTERNACIONALES - Juan Duf­flar Amel y Yi­mel Díaz Mal­mier­ca

Las re­la­cio­nes en­tre Ye­men y Cu­ba son excelentes e his­tó­ri­cas, su­pe­ran las cin­co dé­ca­das y es vo­lun­tad de am­bos Go­bier­nos ha­cer­las más fuer­tes y am­pliar­las en la sa­lud, la edu­ca­ción y otras es­fe­ras de in­te­rés bi­la­te­ral, ex­pre­só a

Man­soor Ali Bag­gash, vi­ce­mi­nis­tro de Asun­tos Po­lí­ti­cos de la Can­ci­lle­ría del país ára­be, quien reali­zó una vi­si­ta ofi­cial a la Ma­yor de las An­ti­llas.

El Di­plo­má­ti­co eva­luó de be­ne­fi­cio­sas las con­ver­sa­cio­nes con di­rec­ti­vos de los mi­nis­te­rios de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res, Sa­lud Pú­bli­ca, Edu­ca­ción, y de Co­mer­cio Exterior; así co­mo con la vi­ce­pre­si­den­ta de la Asam­blea Na­cio­nal del Po­der Po­pu­lar, Ana Ma­ría Ma­ri Ma­cha­do; y con el je­fe del De­par­ta­men­to de Re­la­cio­nes In­ter­na­cio­na­les del Co­mi­té Cen­tral del Par­ti­do, José Ramón Ba­la­guer Ca­bre­ra.

Va­lo­ra­mos —di­jo Ali Bag­gash— to­do lo que Cu­ba ha rea­li­za­do en el campo de los de­re­chos hu­ma­nos, su apor­te a la cau­sa de los paí­ses ára­bes y apre­cia­mos la coor­di­na­ción que he­mos es­ta­ble­ci­do en nues­tras re­la­cio­nes bi­la­te­ra­les y mul­ti­la­te­ra­les.

Cu­ba es muy im­por­tan­te pa­ra Ye­men, no ol­vi­da­mos el apo­yo re­ci­bi­do de su pue­blo, del Co­man­dan­te en Je­fe Fi­del Cas­tro Ruz y tam­bién de otros di­ri­gen­tes —opi­nó—, prue­ba de ello es es­ta vi­si­ta, du­ran­te la cual ex­pu­si­mos de ma­ne­ra di­rec­ta, am­plia y con de­ta­lles, lo que su­ce­de ac­tual­men­te en Ye­men.

Acer­ca de los an­te­ce­den­tes de los di­fí­ci­les mo­men­tos por los que atra­vie­sa su país, na­rró que en el año 2011, po­co des­pués de la de­no­mi­na­da pri­ma­ve­ra ára­be ini­cia­da en Tú­nez, la po­bla­ción ye­me­ni­ta se vol­có a las ca­lles en pro­tes­tas an­ti­gu­ber­na­men­ta­les.

Re­la­tó que, con el pro­pó­si­to de lo­grar li­ber­ta­des de­mo­crá­ti­cas, me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da y un cambio de Go­bierno, el 11 de fe­bre­ro del 2011 co­men­zó una re­vo­lu­ción po­pu­lar en la ma­yo­ría de las pro­vin­cias del nor­te y sur, la cual cul­mi­nó con el de­rro­ca­mien­to del ré­gi­men de Ali Ab­du­llah Sa­leh, quien es­tu­vo en el po­der por más de 30 años.

El nue­vo Go­bierno con­vo­có a una Con­fe­ren­cia de Diá­lo­go Na­cio­nal con to­das las fuer­zas y par­ti­dos po­lí­ti­cos pa­ra la for­ma­ción de un Go­bierno con re­pre­sen­ta­ción de las seis re­gio­nes del país —afir­mó el Vi­ce­mi­nis­tro—, con­vo­car a elec­cio­nes pre­si­den­cia­les y pro­mul­gar otra Cons­ti­tu­ción.

En los co­mi­cios más de 6 mi­llo­nes eli­gie­ron a Ab­dó Ra­bo Man­sour Ha­di co­mo pre­si­den­te de la Re­pú­bli­ca, pe­ro hu­bo fuer­zas que se opu­sie­ron al cambio y re­cla­ma­ban la res­ti­tu­ción de Ab­du­llah Sa­leh, cer­ti­fi­có. Fi­nal­men­te, en el 2014, las fuer­zas que apo­ya­ban el re­torno del ex­pre­si­den­te die­ron un gol­pe de es­ta­do, lo cual obli­gó a Man­sour Ha­di a tras­la­dar­se

Tra­ba­ja­do­res

a Ara­bia Sau­di­ta, desde allí pi­dió ayu­da a los paí­ses ve­ci­nos y al Con­se­jo de Coo­pe­ra­ción del Gol­fo, y se creó una coa­li­ción pa­ra pro­te­ger al le­gí­ti­mo Go­bierno.

Es­te gol­pe de fac­to con­tra un pre­si­den­te elec­to —ale­gó— fue de­nun­cia­do an­te el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad de Na­cio­nes Uni­das, don­de se apro­bó la Re­so­lu­ción 2216 (abril/2015) que exi­gió el cese de la vio­len­cia y la re­ti­ra­da de las fuer­zas re­bel­des de la ca­pi­tal.

Hasta aho­ra los múl­ti­ples es­fuer­zos de nues­tro le­gí­ti­mo Go­bierno pa­ra pre­ve­nir la gue­rra ci­vil y efec­tuar un diá­lo­go que res­ta­blez­ca la paz y la re­con­ci­lia­ción, han si­do obs­ta­cu­li­za­dos por los in­sur­gen­tes —de­nun­ció Ali Bag­gash—, pues si­guen em­pe­ña­dos en to­mar el po­der a tra­vés de un con­flic­to ar­ma­do que ha cau­sa­do de­rra­ma­mien­to de san­gre, una de­vas­ta­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra y enor­mes da­ños a la eco­no­mía, al acer­vo his­tó­ri­co y pa­tri­mo­nial ye­me­ni­ta.

El Di­plo­má­ti­co co­men­tó que hoy el Go­bierno con­tro­la el 80 % del te­rri­to­rio y que Na­cio­nes Uni­das ha con­ce­di­do gran re­le­van­cia al con­flic­to en Ye­men, ra­zón por la cual ha nom­bra­do tres en­via­dos es­pe­cia­les, aun­que es­tos no han con­se­gui­do pac­tar la paz.

No obs­tan­te esos fra­ca­sos, nues­tro Go­bierno no ce­ja en el em­pe­ño de po­ner fin a la gue­rra a tra­vés de ne­go­cia­cio­nes que nos con­duz­can al cese de las hos­ti­li­da­des, la uni­fi­ca­ción, la re­con­ci­lia­ción na­cio­nal, la es­ta­bi­li­dad, la paz y la re­cons­truc­ción de un país que ha si­do con­si­de­ra­do una jo­ya por sus va­lo­res pa­tri­mo­nia­les y un con­ti­nen­te den­tro de un Es­ta­do por su di­ver­si­dad cul­tu­ral, con­clu­yó.

La Re­pú­bli­ca de Ye­men na­ció en 1990, co­mo re­sul­ta­do de la uni­fi­ca­ción de la Re­pú­bli­ca Po­pu­lar De­mo­crá­ti­ca de Ye­men y la Re­pú­bli­ca Ára­be de Ye­men, te­rri­to­rios si­tua­dos en la cos­ta su­roc­ci­den­tal de la pe­nín­su­la de Ara­bia. El ac­tual Es­ta­do li­mi­ta al nor­te con Ara­bia Sau­di­ta, al es­te con Omán, al sur con el gol­fo de Adén y al oes­te con el mar Ro­jo, lo que le con­ce­de su­ma im­por­tan­cia es­tra­té­gi­ca den­tro de la con­vul­sa re­gión del Me­dio Orien­te.

Man­soor Ali Bag­gash, vi­ce­mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res de Ye­men. | fo­to: Yi­mel Díaz Mal­mier­ca

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.