Vir­tu­des que ins­pi­ran

Trabajadores - - NACIONALES - Ali­na Mar­tí­nez Triay

Di­jo Mar­tí: “En el hom­bre hay co­mo dor­mi­da ca­pa­ci­dad pa­ra ele­var­se a ma­ra­vi­llo­sa al­tu­ra. Cuan­do las cir­cuns­tan­cias los solicitan, se le­van­tan sin es­fuer­zo a ellas in­di­vi­duos que no pa­re­cían de ellas ca­pa­ces”. Así ocu­rrió con Ca­mi­lo, un hu­mil­de tra­ba­ja­dor, quien al asu­mir co­mo jo­ven el lla­ma­do de su tiem­po se con­vir­tió en hé­roe de le­yen­da y se ga­nó la ad­mi­ra­ción y el ca­ri­ño del pue­blo.

Por es­tos días en el país se rea­li­za­rá el tra­di­cio­nal ho­me­na­je a su me­mo­ria, que no por re­pe­ti­do de­ja de ser me­nos her­mo­so y emo­ti­vo: cu­ba­nos de to­das las eda­des arro­ja­rán flo­res en ríos o en el mar co­mo sim­bó­li­ca re­cor­da­ción a aquel que des­apa­re­ció en las aguas con so­lo 27 años.

Y co­rres­pon­de a la fa­mi­lia, la es­cue­la y la so­cie­dad re­ve­lar la tras­cen­den­cia que tu­vo, tie­ne y ten­drá su bre­ve exis­ten­cia pa­ra las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes, y tras­mi­tir­les las vir­tu­des que hi­cie­ron de él un pi­lar for­mi­da­ble de la Re­vo­lu­ción.

Con­mue­ve ver có­mo nues­tros ni­ños, des­de tem­pra­na edad lo evo­can en un sen­ci­llo poe­ma que lo re­tra­ta con su lar­ga bar­ba, su som­bre­ro alón y su gran va­lor. En un pri­mer acer­ca­mien­to al más es­tre­cho víncu­lo con su fi­gu­ra, ne­ce­sa­rio en­tre los jó­ve­nes, de­be­mos ser ca­pa­ces de trans­for­mar esa ima­gen, in­mor­ta­li­za­da en el em­ble­ma de la UJC, en un cu­bano de car­ne y hue­so, ho­nes­to, siem­pre ale­gre, au­daz, so­li­da­rio, buen bailador y na­da­dor, ju­ga­dor de pe­lo­ta, hi­jo y her­mano ca­ri­ño­so, ami­go leal…y so­bre to­do, in­tran­si­gen­te an­te la in­jus­ti­cia.

Y re­sul­tó alec­cio­na­do­ra su es­tan­cia en Es­ta­dos Uni­dos, adon­de via­jó jun­to a un ami­go en bus­ca de me­jo­res op­cio­nes de em­pleo pa­ra ayu­dar a su fa­mi­lia. Reali­zó di­ver­sas la­bo­res: mo­zo de lim­pie­za, lim­pia­dor de cris­ta­les, em­pa­ca­dor, de­pen­dien­te de ba­res y res­tau­ran­tes, en­tre otras, lo que le per­mi­tió des­cu­brir el ros­tro ex­plo­ta­dor de la “tie­rra de las opor­tu­ni­da­des”.

Tal vez no sea muy co­no­ci­do que al ago­tar­se el tiem­po de es­tan­cia que le con­ce­día su vi­sa de tu­ris­ta fue arres­ta­do por las au­to­ri­da­des mi­gra­to­rias y, tras un mes de pri­sión, de­por­ta­do a Cu­ba.

A su re­torno a la pa­tria se pro­du­je­ron dos he­chos que de­mos­tra­ron el irres­pe­to del ré­gi­men ba­tis­tiano por la his­to­ria y por aque­llos que sa­lían de­ci­di­dos a las ca­lles a ren­dir tri­bu­to a sus pró­ce­res. Mien­tras par­ti­ci­pa­ba Ca­mi­lo en una ma­ni­fes­ta­ción es­tu­dian­til en con­me­mo­ra­ción por la muer­te de Ma­ceo, fue he­ri­do a ma­nos de las fuer­zas re­pre­si­vas y, en enero del si­guien­te año, en un ho­me­na­je a Jo­sé Mar­tí por el aniver­sa­rio de su na­ta­li­cio, la po­li­cía lo gol­peó, lo de­tu­vo y ter­mi­nó fi­cha­do co­mo co­mu­nis­ta.

El con­tac­to con la cru­da reali­dad que vi­vía el país, y su es­pí­ri­tu re­bel­de, for­ja­do en el seno de un ho­gar re­vo­lu­cio­na­rio, que lo lle­vó sien­do ado­les­cen­te a las pro­tes­tas por el ase­si­na­to del lí­der azu­ca­re­ro Jesús Me­nén­dez, hi­zo que al via­jar por se­gun­da vez a Es­ta­dos Uni­dos su pen­sa­mien­to fue­se otro: bus­car un ca­mino pa­ra po­ner fin a esa si­tua­ción, el que en­con­tró al se­guir la cau­sa de Fi­del. Se tras­la­dó a Mé­xi­co y fue uno de los úl­ti­mos en in­te­grar la lis­ta de los ex­pe­di­cio­na­rios del ya­te Gran­ma.

A par­tir del des­em­bar­co del 2 de di­ciem­bre de 1956 se em­pe­zó a for­jar el Ca­mi­lo gue­rre­ro, que ma­du­ró al ca­lor de las en­se­ñan­zas del Che, quien su­po aqui­la­tar sus vir­tu­des, den­tro de las cua­les so­bre­sa­lió su in­con­di­cio­na­li­dad al Je­fe de la Re­vo­lu­ción: “Más fá­cil me re­sul­ta­rá de­jar de res­pi­rar que de­jar de ser fiel a su con­fian­za”, le es­cri­bió cuan­do re­ci­bió su ascenso a co­man­dan­te.

Se co­no­cen las ha­za­ñas mi­li­ta­res del bien lla­ma­do Se­ñor de la Van­guar­dia aun­que se abor­da me­nos la aten­ción que le de­di­có du­ran­te la eta­pa in­su­rrec­cio­nal a la or­ga­ni­za­ción de­mo­crá­ti­ca y com­ba­ti­va de obre­ros y cam­pe­si­nos ex­plo­ta­dos, su apa­sio­na­da de­fen­sa de la uni­dad en­tre los re­vo­lu­cio­na­rios en ca­da mo­men­to y su par­ti­ci­pa­ción jun­to a Fi­del en las más im­por­tan­tes de­ci­sio­nes adop­ta­das des­pués del triun­fo.

Su ejem­plar eje­cu­to­ria en es­ta úl­ti­ma eta­pa con­fir­ma la cer­te­za de Fi­del de que “el pue­blo ha da­do los je­fes”, por­que de allí sur­gió Ca­mi­lo, y ase­gu­ró que en esa can­te­ra ha­bía mu­chos co­mo él. Des­cu­brir­los, co­mo hi­zo el Che con el Hé­roe de Ya­gua­jay, y ayu­dar­los a al­zar­se an­te el re­cla­mo de las cir­cuns­tan­cias ac­tua­les, tan pri­mor­dia­les co­mo las que él vi­vió, es una ta­rea per­ma­nen­te.

En­tre las en­se­ñan­zas que le­gó Ca­mi­lo pa­ra to­dos los tiem­pos des­ta­can su es­tre­cha y cons­tan­te vin­cu­la­ción con las ma­sas y su con­fian­za en los tra­ba­ja­do­res. Así lo de­mos­tró en un ac­to del sec­tor al que él per­te­ne­ció, efec­tua­do en el tea­tro de la CTC, días an­tes de su des­apa­ri­ción fí­si­ca: “(…) hoy ve­mos es­te her­mo­so es­pec­tácu­lo en que los tra­ba­ja­do­res del co­mer­cio vie­nen, no a exi­gir de­man­das del Go­bierno Re­vo­lu­cio­na­rio, sino que lle­gan aquí con un so­lo gri­to, a de­cir­le a Fi­del Cas­tro (…) que los tra­ba­ja­do­res cu­ba­nos es­tán con el Go­bierno y es­tán con él pa­ra que no se de­ten­ga la Re­vo­lu­ción”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.