La Cons­ti­tu­ción pul­sa­da por agri­cul­to­res

Trabajadores - - NACIONALES -

Una trein­te­na de plan­tea­mien­tos ex­pre­sa­ron, en su ma­yo­ría con pro­pues­tas pa­ra mo­di­fi­car o aña­dir nue­vos ele­men­tos al Pro­yec­to de Cons­ti­tu­ción de la Re­pú­bli­ca de Cu­ba, los tra­ba­ja­do­res del Gru­po Em­pre­sa­rial Agrí­co­la, del Mi­nis­te­rio de la Agri­cul­tu­ra, en reunión desa­rro­lla­da en el tea­tro de la Es­cue­la In­ter­na­cio­nal de Me­di­ci­na Sal­va­dor Allen­de, de Bo­ye­ros.

La pri­me­ra in­ter­ven­ción, rea­li­za­da por Ju­lio Gó­mez Mol­dón, vi­ce­pre­si­den­te del gru­po, fue pa­ra su­ge­rir que se in­clu­ye­ra en­tre los fun­da­men­tos eco­nó­mi­cos el re­co­no­ci­mien­to a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas que han pro­li­fe­ra­do, pues for­man par­te del sus­ten­to eco­nó­mi­co de la na­ción y em­plean fuer­za de tra­ba­jo, mu­chas ve­ces ca­li­fi­ca­da.

Un es­pe­cia­lis­ta de Ca­pi­tal Hu­mano su­gi­rió te­ner en cuen­ta los años de an­ti­güe­dad a los téc­ni­cos y es­pe­cia­lis­tas de to­dos los sec­to­res, y no re­du­cir­los a unos po­cos, ya que ca­da uno ha de­di­ca­do lo me­jor de su vi­da pa­ra im­pul­sar el de­sa­rro­llo del país.

El te­ma del tra­ba­jo pro­vo­có cri­te­rios dis­cre­pan­tes, pues Rei­nal­do Cu­ba con­si­de­ró que la Cons­ti­tu­ción de­be sos­te­ner que es­te sea una obli­ga­ción, mien­tras Teo­bal­do Igle­sias se re­fi­rió a le­yes re­la­cio­na­das con es­te que fue­ron de­ro­ga­das en un mo­men­to, por lo que con­si­de­ró que de­be plas­mar­se en la Car­ta Mag­na que el tra­ba­jo sea un deber de ca­da ciu­da­dano, y co­men­tó que la Unión de Jó­ve­nes Co­mu­nis­tas sea la or­ga­ni­za­ción per­ti­nen­te pa­ra per­sua­dir a las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes so­bre es­te con­cep­to.

Di­ver­sas in­ter­ven­cio­nes hi­zo An­to­nio Hur­ta­do, en­tre es­tas la re­fe­ri­da al Ar­tícu­lo 43, don­de se­gún su con­si­de­ra­ción se de­be aña­dir que el Es­ta­do ga­ran­ti­ce em­pleo a to­dos los ciu­da­da­nos ap­tos, co­mo un mo­do de la per­so­na de dig­ni­fi­car­se; su­gi­rió in­cluir en el Ar­tícu­lo 48, que ca­da ciu­da­dano re­ci­ba asis­ten­cia ju­rí­di­ca a par­tir del mo­men­to en que sea de­te­ni­do y no es­pe­rar a los pro­ce­sos co­mo es aho­ra.

Eduar­do Ma­só, ha­bló so­bre el Ar­tícu­lo 64 que plan­tea: “Las per­so­nas tie­nen de­re­cho a di­ri­gir que­jas y pe­ti­cio­nes a las au­to­ri­da­des, las que es­tán obli­ga­das a tra­mi­tar­las en pla­zo ade­cua­do(…)”, pe­ro su­gi­rió es­pe­ci­fi­car “en el pla­zo es­ta­ble­ci­do por la ley pa­ra ca­da pro­ce­so”.

Otro de los asun­tos abor­da­dos fue el de la vi­vien­da. Al­gu­nos plan­tea­ron su­pri­mir el tér­mino de vi­vien­da “dig­na” pues no cua­li­fi­ca con exac­ti­tud un tér­mino, en es­pe­cial en nues­tro país, que tie­ne si­tua­cio­nes muy com­pli­ca­das con es­tos in­mue­bles. Tam­bién se pro­pu­so pre­ci­sar que a los an­cia­nos hay que cui­dar­los res­pon­sa­ble­men­te, no aten­der­los co­mo plan­tea el Pro­yec­to.

Cé­sar Her­nán­dez La­go ex­pu­so que se in­clu­ya que cier­tos ser­vi­cios de la sa­lud y la edu­ca­ción de­jen de ser gra­tui­tos, y es­pe­ci­fi­có las ci­ru­gías es­té­ti­cas y los cur­sos de post­gra­do.

Un es­pe­cia­lis­ta su­gi­rió eli­mi­nar la pa­la­bra go­ber­na­dor en­tre los car­gos del Po­der Po­pu­lar, y otro pun­tua­li­zó que to­dos los fun­cio­na­rios que re­pre­sen­ten al pue­blo tie­nen que ser ele­gi­dos por el pue­blo y no de­sig­na­dos por or­ga­nis­mos su­pe­rio­res co­mo se plan­tea. | Ana Mar­ga­ri­ta Gon­zá­lez

| fo­to: De la au­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.