La for­tu­na de un tra­ba­ja­dor ban­ca­rio

Trabajadores - - NACIONALES - | Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

Seis me­ses an­tes de cum­plir 15 años, el 12 de ju­nio de 1958, Hum­ber­to Ale­jo Pé­rez Ja­ra em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo lim­pia­pi­so en el ban­co de Ma­ya­ji­gua, po­bla­do hoy per­te­ne­cien­te al mu­ni­ci­pio de Ya­gua­jay, en la pro­vin­cia de San­cti Spí­ri­tus.

Pa­ra ac­ce­der al pues­to, su pa­dre tu­vo que ges­tio­nar tres car­tas de re­co­men­da­ción de per­so­nas que po­se­ye­ran allí una abul­ta­da cuen­ta ban­ca­ria. Por ser me­nor de edad, su pa­ga sa­lía por un com­pro­ban­te de gas­tos.

Así ini­ció su vi­da la­bo­ral el ac­tual di­rec­tor te­rri­to­rial de Ca­de­ca pa­ra la re­gión es­pi­ri­tua­na y avi­le­ña, quien aca­ba de re­ci­bir el se­llo que otor­ga el Ban­co Cen­tral de Cu­ba por 60 años de ser­vi­cio en el sis­te­ma ban­ca­rio.

No son po­cas las pe­ri­pe­cias que Hum­ber­to ja­lo­nó en tan ex­ten­sa tra­yec­to­ria la­bo­ral. El hu­mil­de em­plea­do de ofi­ci­na que lle­gó a ser al cum­plir sus 18, po­co a po­co as­cen­dió has­ta di­rec­tor por 12 años del en­ton­ces Ban­co Na­cio­nal de Cu­ba en el mu­ni­ci­pio de Ta­guas­co. En 1997 le die­ron la ta­rea de crear la ge­ren­cia de las Ca­sas de Cam­bio en la pro­vin­cia es­pi­ri­tua­na, con res­pon­sa­bi­li­da­des que fue­ron in cres­cen­do has­ta su car­go ac­tual den­tro de esa ins­ti­tu­ción.

La dis­cre­ción, la pun­tua­li­dad, la dis­ci­pli­na, son al­gu­nos de los prin­ci­pios o fun­da­men­tos pro­fe­sio­na­les que, se­gún Hum­ber­to, de­ben ca­rac­te­ri­zar a los tra­ba­ja­do­res ban­ca­rios. Al res­pec­to re­cuer­da la im­por­tan­te y muy se­cre­ta ope­ra­ción del cam­bio de mo­ne­da en agos­to de 1961, cuan­do co­mo ofi­ci­nis­ta re­ci­bió el en­car­go de crear los cen­tros de can­je en su na­tal Ma­ya­ji­gua.

De los cam­bios que el sis­te­ma ban­ca­rio vi­vió du­ran­te es­tos 60 años, el ve­te­rano directivo des­ta­ca los de­re­chos la­bo­ra­les de sus em­plea­dos, quie­nes ya no ne­ce­si­tan car­tas de re­co­men­da­ción ni fa­vo­ri­tis­mos, sino so­lo su hon­ra­dez y ca­li­fi­ca­ción pro­fe­sio­nal, ase­qui­ble pa­ra cual­quier per­so­na, sin dis­tin­ción de gé­ne­ro o co­lor de la piel.

En par­ti­cu­lar en­fa­ti­za en la cre­cien­te fuer­za fe­me­ni­na que dis­tin­gue a su or­ga­ni­za­ción y al sis­te­ma ban­ca­rio en ge­ne­ral, con una ma­yo­ría de mu­je­res que hoy desem­pe­ñan im­por­tan­tes car­gos de di­rec­ción. Mu­chas ve­ces son más ama­bles y efi­cien­tes que no­so­tros los hom­bres, ase­gu­ra Hum­ber­to, pa­ra quien el va­lor de una son­ri­sa es tal vez uno de los ac­ti­vos prin­ci­pa­les en la ta­qui­lla de un ban­co.

Por ello in­sis­te en la ne­ce­si­dad de me­jo­rar la ca­li­dad del ser­vi­cio en el sec­tor. Ese es el pri­mer pun­to del or­den del día de to­dos sus con­se­jos de di­rec­ción con las su­cur­sa­les de Ca­de­ca en las dos pro­vin­cias que di­ri­ge. La po­bla­ción se que­ja mu­cho, y sa­tis­fa­cer­la es nues­tra ra­zón de ser, ad­mi­te.

A pun­to de cum­plir sus 75 años de vi­da, Hum­ber­to atri­bu­ye a la suer­te te­ner una bue­na sa­lud que le per­mi­te rea­li­zar su la­bor de di­rec­ción, tan­to co­mo el apo­yo de su es­po­sa, Ol­ga Gar­cía Nú­ñez, jun­to a quien me­re­ce­ría tam­bién al­gu­na otra dis­tin­ción, lue­go de 50 años de ma­tri­mo­nio.

De aquel ban­co a pun­ta de lá­piz que co­no­ció en sus co­mien­zos, hoy no es po­si­ble ima­gi­nar los ser­vi­cios ban­ca­rios sin las tec­no­lo­gías y los pro­gra­mas in­for­má­ti­cos, apren­di­za­je que Hum­ber­to con­si­de­ra in­dis­pen­sa­ble pa­ra un ban­ca­rio, ten­ga la edad que ten­ga.

El ma­yor de sus tres nie­tos ha­ce po­co con­clu­yó sus es­tu­dios de In­ge­nie­ría en Te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes. Tie­ne una hi­ja fi­sia­tra y un hi­jo es­to­ma­tó­lo­go que es vi­ce­de­cano de la Fa­cul­tad de Cien­cias Mé­di­cas en la Uni­ver­si­dad de San­cti Spí­ri­tus. Gra­cias a la Re­vo­lu­ción pu­de lo­grar con ellos lo que mis pa­dres no pu­die­ron ofre­cer­me a mí, con­fie­sa con cier­ta nos­tal­gia re­ve­ren­te. Tal vez esa sea la ma­yor for­tu­na de es­te in­ve­te­ra­do tra­ba­ja­dor ban­ca­rio.

| fo­to: Re­né Pé­rez Mas­so­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.