Al ga­lo­pe del al­ma

Trabajadores - - CULTURA - | Ru­bén Da­río Sa­la­zar

Fui­mos mu­chos los que acep­ta­mos el con­vi­te de la Ga­le­ría Pe­dro Es­que­rré, de Ma­tan­zas, pa­ra vi­si­tar la ex­po­si­ción del ar­tis­ta plás­ti­co Juan Arel Ruiz Con­tino (Cár­de­nas, 1963). to­do ga­lo­pe es el tí­tu­lo de la mues­tra que re­co­ge par­te de la la­bor rea­li­za­da en­tre el 2016 y el 2018. In­can­sa­ble, con el pin­cel siem­pre en ris­tre, asis­ti­mos nue­va­men­te a la ple­ni­tud de quien ha­ce de la pin­tu­ra y el di­bu­jo su reino.

La ex­po­si­ción va más allá de lo que la crí­ti­ca es­pe­cia­li­za­da se­ña­la y pon­de­ra: una téc­ni­ca pre­cio­sis­ta e im­pe­ca­ble.

De­ba­jo, en el cen­tro y por en­ci­ma de tan­ta vi­sua­li­dad pro­di­gio­sa, per­ci­bo que el hom­bre y el pin­tor dis­cu­ten, proponen, en­cuen­tran y ofre­cen di­ver­sas cla­ves de la co­ti­dia­ni­dad. Ac­ti­tu­des hu­ma­nas, ca­mu­fla­das en el ani­mal su­pe­rior que so­mos, se re­fle­jan en óleos y car­bon­ci­llos. Juan Arel des­cu­bre las hen­di­du­ras de la ci­vi­li­dad. Ca­da obra es un cú­mu­lo de preo­cu­pa­cio­nes, avi­sos y an­sie­da­des, que re­ve­lan el pal­pi­tar de un en­te que no se con­for­ma so­lo con ex­ce­len­cias ni des­tre­zas pic­tó­ri­cas.

Ca­ba­llos, chi­vos, águi­las, ri­no­ce­ron­tes, ele­fan­tes, con­for­man su jun­gla per­so­na­lí­si­ma. Ani­ma­les de otros la­res y de su pro­pia tie­rra, re­vi­si­ta­dos a vo­lun­tad, por una ne­ce­si­dad que pri­me­ro ca­bal­ga en su al­ma y lue­go se vuel­ve sig­ni­fi­ca­do, pro­vo­ca­ción, mis­te­rio. Mix­tu­ra de fau­na ade­re­za­da con ob­je­tos, ar­te­fac­tos que nues­tra mi­ra­da re­gis­tra en el acon­te­cer dia­rio. Una me­nes­tra de lu­ces y som­bras don­de lo cul­to y lo po­pu­lar tro­tan a gus­to.

No ex­tra­ñé sus fo­to­gra­fías e ins­ta­la­cio­nes en es­ta nue­va pro­duc­ción. Ca­da pie­za pin­ta­da o di­bu­ja­da, tie­ne aris­tas de am­bas ma­ni­fes­ta­cio­nes.

Sal­tan en las te­las y lá­mi­nas po­ses y mo­vi­mien­tos en ma­mí­fe­ros y aves, que po­seen la fi­de­li­dad de un re­tra­to, otras ve­ces apa­re­cen en una dis­po­si­ción plás­ti­ca res­pec­to al ob­je­to, que de­no­tan un fuer­te ca­rác­ter ins­ta­la­ti­vo, no exen­to de las ver­da­des y ca­pri­chos de cual­quier ar­tis­ta.

Lo que ya fue, lo que es y lo que se­rá se plan­tea en A to­do ga­lo­pe de ma­ne­ra con­tun­den­te. La sin­gu­lar lí­nea es­té­ti­ca de Juan Arel, vis­lum­bra­da des­de que el ar­tis­ta se gra­dua­ra en 1988, de la es­pe­cia­li­dad de pin­tu­ra, en el Ins­ti­tu­to Su­pe­rior de Ar­te de La Ha­ba­na, co­rro­bo­ra la en­te­re­za de un crea­dor que no des­cui­da su tra­ba­jo pro­fe­sio­nal, ni su res­pon­sa­bi­li­dad en los con­cep­tos y te­má­ti­cas que desa­rro­lla. Ese ha si­do el se­llo de su com­pro­mi­so ar­tís­ti­co, la mar­ca que ha con­so­li­da­do su tra­yec­to­ria, sin dor­mir­se en fal­sos lau­re­les.

Y es que Juan Arel si­gue más in­tere­sa­do en ex­pre­sar que de­fi­nir. Su áni­mo va tam­bién al ga­lo­pe, a la par de to­da su obra pic­tó­ri­ca, vi­va y cam­bian­te.

A

Ar­co de Triun­fo. 122 x 164 cm. 2018.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.