Wil­bert, un gla­dia­dor 26 años des­pués

Trabajadores - - DEPORTES - | Da­niel Mar­tí­nez

Trans­cu­rre el 26 de ju­lio de 1992 en la ciu­dad es­pa­ño­la de Bar­ce­lo­na. Son los Jue­gos Olím­pi­cos es­ce­na­rio ideal pa­ra que nues­tro pro­ta­go­nis­ta des­cor­che la glo­ria en tan re­ve­la­do­ra fe­cha. Lle­ga al tras­cen­den­tal ins­tan­te con­tra­ria­do. Ha caí­do en las se­mi­fi­na­les de los 48 ki­lo­gra­mos del tor­neo de lu­cha gre­co­rro­ma­na an­te Oleg Kut­che­ren­ko de la Co­mu­ni­dad de Es­ta­dos In­de­pen­dien­tes.

Le to­ca des­te­rrar el dis­gus­to dis­cu­tien­do la me­da­lla de bron­ce. Sal­ta al col­chón y per­cu­te a dis­cre­ción fren­te al ale­mán Yil­dis Fuat. Ya en el po­dio y aca­ri­cian­do la pre­sea son­ríe en su in­te­rior. Cum­plió con Cu­ba. El in­tér­pre­te de es­ta his­to­ria de su­pera­ción se nom­bra: Wil­bert Sán­chez Ami­ta.

¿Qué re­cuer­das 26 años des­pués de ese for­mi­da­ble cer­ta­men?

Fue­ron unos jue­gos fa­bu­lo­sos, con bue­na or­ga­ni­za­ción, ale­gría y atle­tas de re­co­no­ci­do ni­vel. La com­pe­ten­cia tu­vo tre­men­da ca­li­dad. Lle­gué mo­ti­va­do ya que ga­na­ba y per­día fren­te a los me­jo­res del mun­do. Me su­peró Kut­che­ren­ko y re­sul­tó du­ro asi­mi­lar la de­rro­ta. Por el bron­ce ven­cí al ale­mán Yil­dis Fuat. Al fi­nal me com­pla­ció re­gre­sar con esa me­da­lla.

¿Lo con­si­de­ras la me­jor ac­tua­ción en tu ca­rre­ra de­por­ti­va?

Sin lu­gar a du­das. Ga­nar una pre­sea de bron­ce en una jus­ta olímpica es al­go se­rio.

¿Has coin­ci­di­do des­pués del re­ti­ro con al­gu­nos de los ri­va­les que en­fren­tas­te en Bar­ce­lo­na?

Sí, lue­go de los Jue­gos Olím­pi­cos de Atlanta 1996 Kut­che­ren­ko es­tu­vo en Cu­ba y con­ver­sa­mos bas­tan­te.

Dos ve­ces cam­peón mun­dial, ¿la mis­ma sen­sa­ción en am­bos triun­fos?

El pri­mer tí­tu­lo en 1993 lo dis­fru­té mu­chí­si­mo. Lo­gré un sue­ño. Es cier­to que Kut­che­ren­ko no par­ti­ci­pó, sin em­bar­go, es­to no em­pa­ñó la ale­gría. El se­gun­do en 1994 tam­bién me lle­nó de sa­tis­fac­ción, ya que al ver­me en lo al­to del po­dio re­cor­dé que po­cos lu­cha­do­res en el pla­ne­ta go­za­ban de tal pri­vi­le­gio.

Ate­so­ras­te una gran can­ti­dad de sa­tis­fac­cio­nes al más al­to ni­vel, pe­ro los Jue­gos Pa­na­me­ri­ca­nos de Mar del Pla­ta 1995 te de­ja­ron una ci­ca­triz com­pe­ti­ti­va. ¿Qué ocu­rrió?

Va­rias per­so­nas ase­gu­ran que me con­fié. No es así, fui edu­ca­do en la fi­lo­so­fía de afron­tar con­cen­tra­do los tor­neos. Asu­mí ese pan­ame­ri­cano con cier­tos pro­ble­mas en el pe­so. Ga­na­ba el com­ba­te por un mí­ni­mo mar­gen e in­ten­té una téc­ni­ca que no sa­lió co­mo es­pe­ra­ba. El ri­val con­tra­ata­có fal­tan­do po­cos se­gun­dos y ahí se es­ca­pó la vic­to­ria. Re­cuer­do su nom­bre, Mi­guel En­ri­que, de Mé­xi­co, a quien ha­bía su­pe­ra­do en to­das las pe­leas que ha­bía­mos efec­tua­do an­te­rior­men­te.

¿Qué di­fe­ren­cias apre­cias en­tre la lu­cha que prac­ti­cas­te y la ac­tual?

An­tes exis­tía ma­yor agre­si­vi­dad y ex­plo­sión a la ho­ra de com­ba­tir. Hoy de­bi­do a los cam­bios de re­gla­men­to hay que ex­plo­tar un po­co más la tác­ti­ca. Ca­da eta­pa tie­ne sus par­ti­cu­la­ri­da­des.

¿Te sien­tes útil en la la­bor que desem­pe­ñas en la Fe­de­ra­ción Cu­ba­na de Lu­chas?

Por su­pues­to, co­mo me­to­dó­lo­go de la co­mi­sión na­cio­nal me man­ten­go li­ga­do al de­por­te que amo. Par­ti­ci­po en la ma­yo­ría de las com­pe­ten­cias na­cio­na­les. Se escuchan mis cri­te­rios en reunio­nes téc­ni­cas y de la fe­de­ra­ción. Te con­fie­so, la lu­cha es mi vi­da.

Wil­bert en Bar­ce­lo­na 1992. | fo­to: Jor­ge Páez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.