Tra­ba­ja­do­res no es­ta­ta­les pro­te­gi­dos

Trabajadores - - NACIONALES - | Ali­na M. Lot­ti | fo­tos: De la au­to­ra

Abo­ga­dos pro­po­nen al­ter­na­ti­vas en­ca­mi­na­das al me­jo­ra­mien­to de las re­la­cio­nes la­bo­ra­les en­tre em­plea­do-em­plea­dor, con­si­de­ra­do es­te úl­ti­mo co­mo per­so­na na­tu­ral

EL TRA­BA­JO por cuen­ta pro­pia lle­gó pa­ra que­dar­se y no so­lo ha ido cre­cien­do el nú­me­ro de per­so­nas que ca­da vez más se aso­cian a es­te sec­tor, sino que el país ha ido reor­de­nán­do­lo con el ob­je­ti­vo de lo­grar un de­sen­vol­vi­mien­to su­pe­rior y de ca­li­dad.

De es­ta ma­ne­ra, las re­la­cio­nes la­bo­ra­les en las for­mas de ges­tión no es­ta­tal cons­ti­tu­yen ob­je­to de preo­cu­pa­ción de los ju­ris­tas y co­mo re­sul­ta­do de ello va­rias in­ves­ti­ga­cio­nes —ex­pues­tas re­cien­te­men­te en el Con­gre­so In­ter­na­cio­nal Abo­ga­cía 2018— abor­da­ron cues­tio­nes re­la­cio­na­das con la se­gu­ri­dad y sa­lud del tra­ba­jo, te­ma de la jor­na­da que se desa­rro­lla du­ran­te to­do el mes de no­viem­bre, con­vo­ca­da por la CTC.

Li­dia Mon­tes de Oca Fer­nán­dez, de la jun­ta di­rec­ti­va de la Or­ga­ni­za­ción Na­cio­nal de Bu­fe­tes Co­lec­ti­vos, se­ña­ló que ade­más de ser una fuen­te im­por­tan­te de em­pleo re­sul­ta in­ne­ga­ble el apor­te eco­nó­mi­co de es­te sec­tor, y co­men­tó las mo­di­fi­ca­cio­nes a las le­gis­la­cio­nes vi­gen­tes, pu­bli­ca­das en la Ga­ce­ta Ofi­cial el 10 de ju­lio pa­sa­do, las cua­les en­tra­rán en vi­gor en di­ciem­bre pró­xi­mo.

Al mar­gen de que las nue­vas dis­po­si­cio­nes es­tán bá­si­ca­men­te en­ca­mi­na­das a for­ta­le­cer el con­trol en to­dos los ni­ve­les, tam­bién se pro­po­nen, a par­tir de las de­fi­cien­cias de­tec­ta­das, re­gu­lar el tra­ta­mien­to la­bo­ral y de­fi­nir los de­re­chos y las ga­ran­tías en­tre am­bas par­tes, es de­cir tra­ba­ja­dor y em­plea­dor.

La ins­pec­ción es­ta­tal, me­ca­nis­mo de con­trol

So­bre la ba­se de su ex­pe­rien­cia co­mo abo­ga­da, la di­rec­to­ra del bu­fe­te co­lec­ti­vo no. 1 en Ma­tan­zas, Is­kra Ri­ve­ra Gon­zá­lez, con­si­de­ró im­pres­cin­di­ble que la “ins­pec­ción del tra­ba­jo to­que las puer­tas del sec­tor no es­ta­tal de la eco­no­mía”.

De las si­tua­cio­nes que más se co­no­cen y se vio­lan es­tán los ho­ra­rios, las con­di­cio­nes de se­gu­ri­dad y sa­lud del tra­ba­jo, los cam­bios de pues­to sin con­tar con el em­plea­do, en de­pen­den­cia de la ne­ce­si­dad de día.

“De ahí la im­por­tan­cia de con­tar con una ins­ti­tu­ción es­ta­tal —de he­cho exis­te la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Ins­pec­ción del Tra­ba­jo, ads­cri­ta al Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo y Se­gu­ri­dad So­cial— que re­vi­se ese te­ma con la se­rie­dad que me­re­ce, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta la can­ti­dad de jó­ve­nes in­ser­ta­dos en es­te sec­tor”.

Ex­pli­có que la ins­pec­ción es­tá re­gu­la­da en el Có­di­go de Tra­ba­jo y, pre­ci­sa­men­te, uno de los su­je­tos a los que pue­de lle­gar es a la ges­tión no es­ta­tal, en es­te ca­so al tra­ba­ja­dor con­tra­ta­do.

“To­do es­tá es­ti­pu­la­do, lo que ha­go es un lla­ma­do a que fun­cio­ne por la im­por­tan­cia que tie­ne en el cum­pli­mien­to de los de­re­chos la­bo­ra­les y de se­gu­ri­dad so­cial y por la ne­ce­si­dad de for­ta­le­cer es­ta nue­va for­ma de ges­tión.

“Por eso va­lo­ra­mos tan­to la ac­ción de ase­so­rar, fis­ca­li­zar, lo cual se eri­ge co­mo ga­ran­tía pa­ra el cum­pli­mien­to de los de­re­chos del tra­ba­ja­dor con­tra­ta­do, con lo cual lo­gra­ría­mos en gran me­di­da evi­tar con­flic­tos que no tie­nen por qué lle­gar a pro­ce­sos ju­di­cia­les”.

El con­tra­to de tra­ba­jo co­mo ga­ran­tía

De la em­pre­sa de Con­sul­to­ría Ju­rí­di­ca de La Ha­ba­na del Es­te, Fran­cis­co Ma­sot Díaz se re­fi­rió con par­ti­cu­lar al Ar­tícu­lo 73 (Ca­pí­tu­lo VII) del Có­di­go de Tra­ba­jo, don­de se es­ta­ble­cen las cláu­su­las y con­di­cio­nes en­tre per­so­nas na­tu­ra­les en el sec­tor pri­va­do de la eco­no­mía.

No obs­tan­te, ¿qué pa­sa en la prác­ti­ca? —pre­gun­tó— pues los em­plea­do­res no fir­man con­tra­tos de tra­ba­jo con sus em­plea­dos o tra­ba­ja­do­res subordinados y si lo ha­cen so­la­men­te se sus­cri­ben a los as­pec­tos ge­ne­ra­les. “En oca­sio­nes, no con­sig­nan ni el sa­la­rio, por­que no les con­vie­ne des­de el pun­to de vis­ta tri­bu­ta­rio y por otras cues­tio­nes”.

Al men­cio­nar el ca­so de un co­ci­ne­ro, por ejem­plo, di­jo que “mu­chas ve­ces no se es­pe­ci­fi­can las ac­cio­nes que de­be desa­rro­llar, la con­duc­ta a man­te­ner, las nor­mas or­ga­ni­za­ti­vas y tec­no­ló­gi­cas a cum­plir.

“Sin em­bar­go, hay ac­ti­vi­da­des en la es­fe­ra no es­ta­tal de la eco­no­mía que son com­ple­jas, co­mo la cons­truc­ción, la re­pa­ra­ción y el man­te­ni­mien­to de in­mue­bles, lo cual im­pli­ca a de­ce­nas de tra­ba­ja­do­res. En es­te ca­so el em­plea­dor de­be ve­lar por el es­tric­to cum­pli­mien­to de las nor­mas de se­gu­ri­dad y pro­tec­ción, me­dios que no siem­pre se ga­ran­ti­zan.

“Otro as­pec­to es que es­tos im­ple­men­tos, por lla­mar­los de al­gu­na ma­ne­ra, de­ben es­tar de­bi­da­men­te cer­ti­fi­ca­dos por las au­to­ri­da­des com­pe­ten­tes, pa­ra que real­men­te cum­plan su co­me­ti­do. Pue­do te­ner un an­da­mio, pe­ro no sé si tie­ne las con­di­cio­nes mí­ni­mas pa­ra aguan­tar el pe­so y la al­tu­ra.

“Eso es­tá re­co­gi­do en el Có­di­go de Tra­ba­jo co­mo una obli­ga­ción del em­plea­dor, te­nien­do en cuen­ta que el Ar­tícu­lo 9, in­ci­so b, del Ca­pí­tu­lo I, lo re­co­no­ce aun sien­do per­so­na na­tu­ral. Por lo tan­to, si eso es así es­toy obli­ga­do a cum­plir con to­das las obli­ga­cio­nes, las cua­les in­clu­ye la ga­ran­tía de las nor­mas en aras de pre­ser­var la vi­da y la sa­lud”.

Ma­sot ex­pli­có, ade­más, que en el con­tra­to no exis­te la obli­ga­to­rie­dad de in­cluir el con­te­ni­do de tra­ba­jo. “Des­de el ini­cio de la re­la­ción la­bo­ral la per­so­na tie­ne co­no­ci­mien­to de la pla­za que va a desem­pe­ñar, pe­ro no así de las nor­mas de or­den in­te­rior y tec­no­ló­gi­co de ese ne­go­cio pri­va­do. En­ton­ces cuan­do él —a cri­te­rio del em­plea­dor— las vul­ne­ra re­sul­ta di­fí­cil con­tar con los ar­gu­men­tos pro­ba­to­rios pa­ra la po­si­ble de­fen­sa”.

Un ar­ti­cu­la­do más pro­fun­do

Por otra par­te, Car­los Ma­nuel Alfonso Ál­va­rez, abo­ga­do del bu­fe­te co­lec­ti­vo no. 1 de Cienfuegos, hi­zo es­pe­cial én­fa­sis en la re­la­ción ju­rí­di­ca la­bo­ral en­tre los tra­ba­ja­do­res por cuen­ta pro­pia, lo cual pa­sa hoy por el Ar­tícu­lo 72, Ca­pí­tu­lo VII del Có­di­go de Tra­ba­jo.

“No­so­tros es­ta­mos abo­gan­do por­que ha­ya un ar­ti­cu­la­do pro­fun­do, es­pe­cí­fi­co, di­rec­to, que sea más efi­caz en aras de so­lu­cio­nar de­ter­mi­na­dos con­flic­tos que pue­dan su­ce­der­se en­tre dos per­so­nas en el sec­tor no es­ta­tal: el que con­tra­ta mano de obra y el que ofre­ce sus ser­vi­cios.

“Soy de los abo­ga­dos que de­fien­den la es­pe­ci­fi­ci­dad de la nor­ma —aun y cuan­do, co­mo se di­ce, al res­pec­to no nos po­ne­mos de acuer­do to­dos los co­le­gas—, la cual de­be con­tem­plar de­ta­lles y pro­ba­bles si­tua­cio­nes den­tro de esa re­la­ción en­tre unos y otros.

“Mi­ran­do al fu­tu­ro no de­be­mos de­jar de men­cio­nar que es­ta­mos en me­dio de un pro­ce­so de una to­tal re­for­ma cons­ti­tu­cio­nal, por lo que es­te es el mo­men­to ideal pa­ra lo que es­ta­mos plan­tean­do.

In­clu­so de­be­mos te­ner presentes las pa­la­bras del Ge­ne­ral de Ejér­ci­to Raúl Cas­tro Ruz cuan­do en el año 2010 sub­ra­yó la tras­cen­den­cia del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia.

“De ahí que re­sul­te esen­cial lo que po­da­mos in­cor­po­rar aho­ra a la nor­ma des­de el pun­to de vis­ta sus­tan­ti­vo y pro­ce­sal pa­ra que esos tra­ba­ja­do­res que se desem­pe­ñan en el sec­tor no es­ta­tal se sien­tan pro­te­gi­dos. En es­te sen­ti­do va­mos a ga­nar to­dos, por la can­ti­dad de per­so­nas que hoy es­tán in­cor­po­ra­das a es­ta for­ma de ges­tión”.

Fran­cis­co Ma­sot Díaz, de la Em­pre­sa de Con­sul­to­ría Ju­rí­di­ca de La Ha­ba­na del Es­te.

Car­los Ma­nuel Alfonso Ál­va­rez, abo­ga­do del bu­fe­te co­lec­ti­vo no. 1 de Cienfuegos.

A par­tir de las de­fi­cien­cias de­tec­ta­das, el Es­ta­do tra­ba­ja en el reor­de­na­mien­to y me­jor or­ga­ni­za­ción del tra­ba­jo por cuen­ta pro­pia. | fo­to: Eddy Mar­tin

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.