Blo­queo a Cu­ba: jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble

Trabajadores - - ECONOMÍA -

No. 8 / eco­no­mia@tra­ba­ja­do­res.cu Una vez más Es­ta­dos Uni­dos ha tra­ta­do de jus­ti­fi­car lo in­jus­ti­fi­ca­ble: el cri­mi­nal blo­queo eco­nó­mi­co, co­mer­cial y fi­nan­cie­ro que du­ran­te ca­si seis dé­ca­das man­tie­ne con­tra Cu­ba.

Es, sin dis­cu­sión, el prin­ci­pal obs­tácu­lo pa­ra el des­plie­gue de to­das las po­ten­cia­li­da­des de la eco­no­mía cu­ba­na, re­pre­sen­ta un freno pa­ra la im­ple­men­ta­ción tan­to del Plan Na­cio­nal de Desa­rro­llo Eco­nó­mi­co y So­cial del País, co­mo de la Agen­da 2030 y sus Ob­je­ti­vos de Desa­rro­llo Sos­te­ni­ble, cons­ti­tu­ye ade­más el es­co­llo esen­cial pa­ra las re­la­cio­nes eco­nó­mi­cas, co­mer­cia­les y fi­nan­cie­ras de Cu­ba con los Es­ta­dos Uni­dos y, por su ca­rác­ter ex­tra­te­rri­to­rial, con otros paí­ses. Así lo ca­rac­te­ri­za el in­for­me que la Ma­yor de las An­ti­llas pre­sen­ta­rá el pró­xi­mo día 31 a la con­si­de­ra­ción de la Asam­blea Ge­ne­ral de la ONU.

Was­hing­ton, el blo­quea­dor, es­co­gió las Na­cio­nes Uni­das co­mo es­ce­na­rio de otra bur­da ma­nio­bra des­ti­na­da a acu­sar al blo­quea­do y pre­sio­nar a los Es­ta­dos miem­bros de la or­ga­ni­za­ción pa­ra que mo­di­fi­quen su po­si­ción so­bre la Re­so­lu­ción cu­ba­na, co­mo de­nun­ció nues­tro can­ci­ller, Bruno Ro­drí­guez Pa­rri­lla.

Tal fue el pro­pó­si­to del do­cu­men­to fir­ma­do por el sub­se­cre­ta­rio ad­jun­to del De­par­ta­men­to de Es­ta­do de EE. UU., cir­cu­la­do di­si­mu­la­da­men­te en el fo­ro y don­de se se­ña­la con la ma­yor hi­po­cre­sía que esa na­ción siem­pre ha es­ta­do en so­li­da­ri­dad con el pue­blo cu­bano y con su de­re­cho a de­ter­mi­nar su pro­pio fu­tu­ro de­mo­crá­ti­co; igual ob­je­ti­vo per­si­guen las ocho en­mien­das que se pre­ten­den in­tro­du­cir al in­for­me pre­sen­ta­do por Cu­ba.

El Mi­nis­tro de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res se en­car­gó de recordar el des­tino de en­mien­das que con in­ten­cio­nes avie­sas han si­do echa­das a un la­do por la Asam­blea Ge­ne­ral. Pa­ra los cu­ba­nos la pa­la­bra en­mien­da es bien co­no­ci­da y de tris­te re­cor­da­ción, por­que con una de ellas el po­de­ro­so ve­cino del Nor­te ahe­rro­jó nues­tra re­cién na­ci­da in­de­pen­den­cia, pe­ro los tiem­pos han cam­bia­do y nin­gún tex­to sa­li­do de las ma­nos del im­pe­rio po­drá me­nos­ca­bar nues­tra so­be­ra­nía.

En es­ta se­pa­ra­ta ofre­ce­mos a los lec­to­res una in­for­ma­ción de­ta­lla­da de có­mo se ela­bo­ra la de­nun­cia que pre­sen­ta Cu­ba ca­da año so­bre los per­jui­cios del ase­dio de Es­ta­dos Uni­dos, que con­tras­ta por su ri­gu­ro­si­dad con las men­ti­ro­sas e im­pro­vi­sa­das “re­co­men­da­cio­nes” de una na­ción que en ca­da uno de los as­pec­tos que pro­po­ne so­lu­cio­nar tie­ne “te­ja­do de vi­drio”.

Es­te 31 de octubre, en la ONU, el pre­po­ten­te Go­liat se me­di­rá con el va­le­ro­so Da­vid, cu­ya re­sis­ten­cia le ha ga­na­do la ad­mi­ra­ción del mun­do. Y nue­va­men­te el blo­queo sal­drá de­rro­ta­do. | Ali­na Mar­tí­nez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.