¿Có­mo y quié­nes cal­cu­lan los da­ños?

Trabajadores - - DEBATE - Fran­cis­co Ro­drí­guez Cruz

LA CI­FRA cre­ce año tras año. No por ca­sua­li­dad, azar o ca­pri­cho, sino co­mo re­sul­ta­do de una ri­gu­ro­sa in­ves­ti­ga­ción eco­nó­mi­ca y so­cial que in­ten­ta una apro­xi­ma­ción nu­mé­ri­ca a una deu­da en dolor y su­fri­mien­to que na­die nun­ca po­drá pa­gar­le al pue­blo cu­bano.

El im­pac­to del blo­queo de los Es­ta­dos Uni­dos con­tra Cu­ba es hoy cua­tro ve­ces ma­yor que ha­ce ca­si tres dé­ca­das. Si el cos­to pro­me­dio anual de las san­cio­nes con­tra Cu­ba has­ta 1990 fue de mil 71 mi­llo­nes de dó­la­res, en el úl­ti­mo pe­río­do en­tre abril del 2017 y mar­zo de es­te año el mon­to de los da­ños se mul­ti­pli­có por cua­tro has­ta al­can­zar los 4 mil 321 mi­llo­nes.

“Y los da­tos es­tán sub­va­lo­ra­dos”, afir­ma con to­tal co­no­ci­mien­to de cau­sa Luis Mar­ce­lo Ye­ra, uno de los cua­tro in­te­gran­tes del gru­po de es­pe­cia­lis­tas que des­de el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas (Inie) li­de­rea la con­fec­ción del in­for­me anual que Cu­ba pre­sen­ta an­te la Asam­blea Ge­ne­ral de las Na­cio­nes Uni­das.

Cálcu­lo ve­raz y au­di­ta­ble

La es­ti­ma­ción de cuán­to le cues­ta a Cu­ba ca­da año el blo­queo eco­nó­mi­co, co­mer­cial y fi­nan­cie­ro del Go­bierno de los Es­ta­dos Uni­dos par­tió de la me­to­do­lo­gía y el tra­ba­jo que du­ran­te mu­cho tiem­po reali­zó el Doc­tor en Cien­cias Ale­jan­dro Agui­lar, quien des­de su ju­bi­la­ción la­bo­ra co­mo ase­sor en el Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción (MEP).

A par­tir de esa ex­pe­rien­cia y des­de ha­ce ya seis años, el país cuen­ta con un mé­to­do de­ta­lla­do pa­ra aco­me­ter tal em­pe­ño, pues­to en vi­gor me­dian­te el De­cre­to no. 290, de mar­zo del 2012, ex­pli­ca Al­fre­do Gar­cía Ji­mé­nez, di­rec­tor del Inie.

Es­ta nor­ma ju­rí­di­ca es­ta­ble­ce las ba­ses y pro­ce­di­mien­tos ge­ne­ra­les del pro­ce­so de re­gis­tro de la in­for­ma­ción re­la­ti­va a los da­ños y per­jui­cios pro­vo­ca­dos por el blo­queo y for­ma­li­za pa­ra los ór­ga­nos, or­ga­nis­mos y en­ti­da­des na­cio­na­les la obli­ga­to­rie­dad de re­gis­trar, pre­ser­var e in­for­mar ca­da año al Mi­nis­te­rio de Re­la­cio­nes Ex­te­rio­res (MINREX) los da­ños y per­jui­cios eco­nó­mi­cos oca­sio­na­dos por el blo­queo.

A par­tir de esa me­to­do­lo­gía, el gru­po de es­pe­cia­lis­tas del Inie des­plie­ga un pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción anual cu­yo tí­tu­lo es Cálcu­lo de da­ños y per­jui­cios a Cu­ba por el blo­queo eco­nó­mi­co, co­mer­cial, fi­nan­cie­ro y tec­no­ló­gi­co de los Es­ta­dos Uni­dos de Amé­ri­ca, y que mo­vi­li­za a mu­chas vo­lun­ta­des en es­ta ta­rea.

“Lo más im­por­tan­te es que es­te es­tu­dio po­see un sus­ten­to de cálcu­lo só­li­do, con in­for­ma­ción ve­raz y au­di­ta­ble. Si hay al­gu­na afec­ta­ción que plan­tea una ins­ti­tu­ción, pe­ro no exis­te la evi­den­cia o prue­ba ve­ri­fi­ca­ble, desecha­mos ese ejem­plo”, sos­tie­ne Lis­se­te Ro­bai­na Eche­va­rría, otra de las ex­per­tas.

En tal sen­ti­do, Mar­ce­lo Ye­ra re­sal­ta la evolución muy po­si­ti­va en la ca­li­dad de los in­for­mes que pre­sen­tan los or­ga­nis­mos y or­ga­ni­za­cio­nes em­pre­sa­ria­les, en va­rios de los cua­les ya cuen­tan con equi­pos mul­ti­dis­ci­pli­na­rios pa­ra abor­dar el te­ma.

Des­ta­can, por ejem­plo, ini­cia­ti­vas co­mo la del gru­po em­pre­sa­rial Bio­cu­ba­far­ma, que po­see un soft­wa­re pa­ra re­gis­trar mes por mes los da­ños y per­jui­cios que pro­vo­ca el blo­queo en su ac­ti­vi­dad cien­tí­fi­ca y de pro­duc­ción de me­di­ca­men­tos.

Tra­ba­jo co­lec­ti­vo y per­ma­nen­te

La ela­bo­ra­ción de es­tos re­por­tes pe­rió­di­cos co­mien­za con un se­mi­na­rio a ini­cios de ca­da año en el MINREX, don­de re­pre­sen­tan­tes de to­dos los or­ga­nis­mos de la Ad­mi­nis­tra­ción Cen­tral del Es­ta­do re­pa­san no so­lo las aris­tas me­to­do­ló­gi­cas del De­cre­to no. 290, sino tam­bién las par­ti­cu­la­ri­da­des de la co­yun­tu­ra na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, con én­fa­sis en las re­la­cio­nes en­tre Cu­ba y los Es­ta­dos Uni­dos.

A par­tir de ese mo­men­to, am­plía Gar­cía Ji­mé­nez, las ins­ti­tu­cio­nes co­mien­zan a pre­pa­rar sus in­for­mes con la ase­so­ría di­rec­ta de los es­pe­cia­lis­tas del Inie.

En­tre mar­zo y abril de ca­da año hay un de­ba­te de los re­sul­ta­dos pre­li­mi­na­res de ese le­van­ta­mien­to con los prin­ci­pa­les sec­to­res co­mo Sa­lud, Edu­ca­ción, Tu­ris­mo, en­tre otros, del cual de­ri­van se­ña­la­mien­tos y re­co­men­da­cio­nes.

Con pos­te­rio­ri­dad los con­se­jos de di­rec­ción de ca­da mi­nis­te­rio u Or­ga­ni­za­ción Su­pe­rior de Di­rec­ción Em­pre­sa­rial aprue­ban su in­for­me sec­to­rial o ra­mal, que el MINREX re­ci­be y en­vía al Inie pa­ra ela­bo­rar un com­pen­dio na­cio­nal.

El re­sul­ta­do de esa sín­te­sis es pues­ta a con­si­de­ra­ción de un gru­po cen­tral del blo­queo que in­te­gran ade­más los mi­nis­te­rios de Eco­no­mía y Pla­ni­fi­ca­ción, Co­mer­cio Ex­te­rior, el Ban­co Cen­tral de Cu­ba y la Ofi­ci­na Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­cas e In­for­ma­ción, pa­ra su pos­te­rior apro­ba­ción de­fi­ni­ti­va por el con­se­jo de di­rec­ción del MEP.

Evi­tar cual­quier du­pli­ci­dad en los da­tos es uno de los cui­da­dos que pre­si­de to­da es­ta la­bor tan ex­haus­ti­va, apun­ta el di­rec­tor del Inie. Po­ne co­mo ejem­plo las afec­ta­cio­nes mo­ne­ta­rias y fi­nan­cie­ras, las cua­les no es po­si­ble su­mar mu­chas ve­ces de for­ma me­cá­ni­ca or­ga­nis­mo por or­ga­nis­mo, sino me­dian­te un aná­li­sis global de esos efec­tos por el sis­te­ma ban­ca­rio.

Los cos­tos tec­no­ló­gi­cos son otro efec­to ne­ga­ti­vo del blo­queo muy di­fí­cil de cuan­ti­fi­car, lo cual ha­ce ne­ce­sa­rio re­unir y con­ci­liar el cri­te­rio de ex­per­tos, pa­ra una apro­xi­ma­ción que to­da­vía no abar­ca to­da la di­men­sión de los da­ños, ra­zo­na Mar­ce­lo Ye­ra.

Sen­si­bi­li­dad y ri­gor pro­fe­sio­nal

Lis­se­te Ro­bai­na va­lo­ra co­mo una opor­tu­ni­dad de en­ri­que­ci­mien­to pro­fe­sio­nal y hu­mano la po­si­bi­li­dad que ha te­ni­do de tra­ba­jar en es­te pro­yec­to de in­ves­ti­ga­ción anual so­bre los efec­tos del blo­queo des­de ha­ce ya seis años.

Co­mo jo­ven eco­no­mis­ta, apun­ta que el pro­ce­di­mien­to mis­mo pa­ra la con­fec­ción del in­for­me anual le per­mi­te co­no­cer me­jor las es­pe­ci­fi­ci­da­des téc­ni­cas de las ra­mas o sec­to­res que atien­de co­mo in­ves­ti­ga­do­ra, en es­pe­cí­fi­co en el te­ma de la pro­duc­ción agro­pe­cua­ria en Cu­ba.

El co­no­ci­mien­to de có­mo fun­cio­na, por ejem­plo, el co­mer­cio ex­te­rior cu­bano, no es po­si­ble sin to­mar en cuen­ta las tra­bas y obs­tácu­los que im­po­ne el blo­queo es­ta­dou­ni­den­se con­tra nues­tro país, ar­gu­men­ta.

Por su par­te, Luis Mar­ce­lo in­sis­te en las ne­fas­tas con­se­cuen­cias de esa po­lí­ti­ca ge­no­ci­da no so­lo con­tra la eco­no­mía en su con­jun­to, sino pa­ra las per­so­nas co­mu­nes y co­rrien­tes. Des­de un ar­tis­ta o un cien­tí­fi­co, un de­por­tis­ta has­ta un ni­ño o ni­ña con una en­fer­me­dad cró­ni­ca, to­da la ciu­da­da­nía es víc­ti­ma de esa agre­sión per­ma­nen­te. “Hay ca­sos dra­má­ti­cos, in­men­sos su­fri­mien­tos que na­die pue­de me­dir ni cal­cu­lar”, en­fa­ti­za.

En par­ti­cu­lar en el año que re­co­ge el más re­cien­te in­for­me, am­bos in­ves­ti­ga­do­res sos­tie­nen que hay un re­cru­de­ci­mien­to de los per­jui­cios co­mo re­sul­ta­do de la cre­cien­te hos­ti­li­dad de la ad­mi­nis­tra­ción Trump, con efec­tos men­su­ra­bles co­mo la afluen­cia de tu­ris­tas nor­te­ame­ri­ca­nos o los víncu­los co­mer­cia­les, has­ta más sub­je­ti­vos co­mo el in­cre­men­to de la in­cer­ti­dum­bre y “el ries­go país” que re­per­cu­te en la in­ver­sión ex­tran­je­ra u otros in­di­ca­do­res.

A ve­ces hay quie­nes pien­san que ha­bla­mos de­ma­sia­do del blo­queo —coin­ci­den Lis­se­te, Luis y Al­fre­do—, pe­ro cuan­do uno pro­fun­di­za en sus con­se­cuen­cias, en­tien­de que to­da­vía no so­mos ca­pa­ces mu­chas ve­ces de re­fle­jar to­da la mag­ni­tud de es­ta tra­ge­dia.

De iz­quier­da a de­re­cha, Lis­se­te, Al­fre­do y Luis. | fo­to: Re­né Pé­rez Mas­so­la

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.