La pa­sión por lo que se ha­ce

Trabajadores - - DEPORTES - | Jo­sé Ma­nuel Cor­ti­na

Un me­dio­día me to­ca­ron a la puer­ta y cuan­do abrí en­con­tré a Noel­vis Gon­zá­lez, di­rec­tor del equi­po de Holguín. Tras el sa­lu­do ha­bi­tual me di­jo: “Pro­fe, ven­go a ha­blar de béis­bol”. Lo que no su­po es que el ho­nor era mío, pues se tra­ta de uno de los nue­vos en­tre­na­do­res pre­pa­ra­dos y con re­sul­ta­dos ya en su pro­vin­cia du­ran­te va­rias tem­po­ra­das.

En­tra­mos a la sa­la y co­men­zó el jue­go. Ha­bla­mos de la téc­ni­ca del ba­tea­dor; la ter­mi­na­ción del swing; la le­ja­nía del re­cep­tor en el ca­jón y sus mo­vi­mien­tos inú­ti­les ha­cia los la­dos, los cua­les en­se­ñan el lan­za­mien­to al que em­pu­ña el ma­de­ro.

Tam­bién de la ma­ne­ra en que los cát­che­res re­ci­ben los en­víos (la ma­yo­ría le­van­tan su cuer­po y no es­tán es­tá­ti­cos); de la uti­li­za­ción de la bo­la bom­bea­da en vez de usar el so­por­te de ba­teo; so­bre la or­ga­ni­za­ción de las prác­ti­cas (de­be ser pri­me­ro ba­teo y des­pués las de­más, no em­pe­zar por la de­fen­sa, co­mo mu­chos ha­cen hoy).

Asi­mis­mo, que las prác­ti­cas tác­ti­cas de­fen­si­vas se de­ben rea­li­zar en ho­ra­rios di­fe­ren­tes a las de ofen­si­va, y en es­tas úl­ti­mas usar a los ser­pen­ti­ne­ros, lo cual su­ce­de muy po­co en nues­tro béis­bol. En fin, to­ca­mos va­rios as­pec­tos de jue­go.

Ya en la sép­ti­ma en­tra­da em­pe­za­mos a ha­blar de los lan­za­do­res. Al­gu­nas ex­pli­ca­cio­nes lla­ma­ron su aten­ción. Los pít­che­res de­ben usar tres tiem­pos pa­ra lan­zar ha­cia ho­me cuan­do es­tán de la­do: dos, cua­tro y seis se­gun­dos, al­ter­nán­do­los pa­ra que el coach y el co­rre­dor no pue­dan des­ci­frar­lo. Si se efec­túa bien es di­fí­cil lle­gar­le a se­gun­da, pe­ro lle­va mu­chas ho­ras de tra­ba­jo.

Le co­men­té que los rom­pi­mien­tos ha­bía que en­se­ñar­los a ti­rar ha­cia aba­jo y así el ba­tea­dor so­lo tie­ne un pun­to pa­ra gol­pear­lo. “Una de las cau­sas del des­con­trol es la fór­mu­la del sie­te, es de­cir, los que se suben al box tra­ba­ja­ban sin pen­sar que de­trás hay sie­te com­pa­ñe­ros pa­ra ayu­dar­los”, le se­ña­lé co­mo una en­se­ñan­za vi­tal.

Al fi­nal del par­ti­do, Noel­vis, co­mo buen ce­rra­dor, me de­jó una pre­gun­ta que co­no­cía bien. “Pro­fe, ¿cuál es la di­fe­ren­cia en­tre co­man­do y con­trol?”. Ima­gí­na­te una ca­sa, co­man­do son los ci­mien­tos y con­trol la cu­bier­ta. Ac­to se­gui­do le ar­gu­men­té. Co­man­do no es más que la po­si­bi­li­dad que tie­ne el lan­za­dor pa­ra rom­per la sincronización del ba­tea­dor, pa­ra lo cual es muy im­por­tan­te que ellos ha­yan vi­vi­do esa sen­sa­ción; es de­cir, ha­ber ba­tea­do co­mo an­tes se ha­cía en nues­tros cam­peo­na­tos.

Con­trol es co­lo­car la pe­lo­ta en el lu­gar jus­to a par­tir del en­vío an­te­rior y ba­sa­do en el co­no­ci­mien­to que tie­nes del que ba­tea pa­ra ti­rar­lo en el lu­gar más vul­ne­ra­ble. Le re­cuer­do un ejem­plo, Lá­za­ro Var­gas era ex­ce­len­te co­nec­tan­do ha­cia el jar­dín de­re­cho y sus bue­nos ba­ta­zos eran ca­si siem­pre con lan­za­mien­tos ce­rra­dos por­que te­nía la ha­bi­li­dad de sa­car las ma­nos por de­lan­te del ba­te.

Cuan­do tra­ba­ja­ba con el equi­po de Is­la de la Ju­ven­tud, les in­di­ca­ba a Car­los Ya­nes, Ariel Prie­to y Ger­va­sio Miguel que usa­ran lan­za­mien­tos afue­ra pa­ra tra­tar de sa­car­lo out y po­nía­mos nues­tra de­fen­sa ha­cia el la­do de­re­cho. Él me de­cía: “Voy a ba­tear pa­ra el iz­quier­do”, y le res­pon­día que ha­cia allá per­día 150 pun­tos de ave­ra­ge. Y es que el aga­rre que tie­nen los ba­tea­do­res no les per­mi­ten ba­tear los cua­tro án­gu­los de la zo­na de stri­ke.

Hoy se usa la fa­mo­sa sa­be­me­tría, pe­ro lo que sí es­tá cla­ro es que quien ba­tea bo­la al­ta le cues­ta más gol­pear la ba­ji­ta; que los en­víos pa­ra sa­car out de­ben ser más rá­pi­dos y ti­ra­dos en el lu­gar más vul­ne­ra­ble, y que el pít­cher tie­ne la obli­ga­ción de me­jo­rar por día su efec­ti­vi­dad si quie­re lle­gar a la es­te­la­ri­dad.

Ter­mi­na el jue­go y Noel­vis se va agra­de­ci­do de la con­ver­sa­ción pa­ra cum­plir la fa­ti­go­sa res­pon­sa­bi­li­dad con su equi­po de béis­bol. Oja­lá y no so­lo a él le sir­van es­tas ideas. Pa­ra com­pren­der la im­por­tan­cia ca­pi­tal de la lu­cha en el mo­vi­mien­to de­por­ti­vo cu­bano no es ne­ce­sa­rio des­em­pol­var glo­rio­sos ar­chi­vos. So­lo bas­ta con re­mi­tir­se a tres me­ses atrás, cuan­do en Barranquilla, se­de de los Jue­gos Cen­troa­me­ri­ca­nos y del Ca­ri­be, se eri­gió en es­ti­le­te que hi­rió de frus­tra­ción a cuan­to ad­ver­sa­rio re­tó su dig­na am­bi­ción.

En sue­lo co­lom­biano se ro­zó la per­fec­ción. So­lo una co­ro­na es­ca­pó de las al­for­jas mas­cu­li­nas, en tan­to las mu­je­res me­jo­ra­ron con cre­ces sus pres­ta­cio­nes de la ci­ta pre­ce­den­te en Ve­ra­cruz 2014.

Su más re­cien­te arre­ba­to com­pe­ti­ti­vo tu­vo co­mo es­ce­na­rio a Bu­da­pest, se­de del Cam­peo­na­to Mun­dial. En la ca­pi­tal hún­ga­ra, y a lo­mos de su pe­cu­liar es­ti­lo, Cu­ba se ra­ti­fi­có co­mo una de las po­ten­cias del pla­ne­ta. Con so­lo 11 va­lien­tes, in­clui­das dos chi­cas, se cap­tu­ra­ron cin­co medallas: un oro y cua­tro bron­cea­das, con lo cual se afian­zó co­mo la se­gun­da dis­ci­pli­na con más pre­seas uni­ver­sa­les (104) de­trás del bo­xeo (135).

Ta­ma­ño bo­tín, fren­te a ri­va­les de col­mi­llos afi­la­dos y ham­brien­tos de glo­ria, co­rro­bo­ra un ca­mino es­tra­té­gi­co y de desa­rro­llo bien de­fi­ni­do. Es­ta vez la chis­pa más vi­si­ble fue Yowlys Bon­ne, quien go­ber­nó con pu­ño de ace­ro los (61 kg).

La ex­plo­sión ga­na­do­ra se ex­ten­dió con los ter­ce­ros lu­ga­res de Ale­jan­dro Val­dés (65 kg), Fran­klin Ma­rén (70 kg), Lian­na de la Ca­ri­dad Mon­te­ro (55 kg) y Os­car Pino (130 kg) —es­te úl­ti­mo sal­vó la hon­ri­lla del es­ti­lo clá­si­co es­te do­min­go—, mien­tras que­da­ron en el ca­mino Rei­nie­ri Andreu (57 kg),Yu­nies­ki To­rre­blan­ca (86 kg), Luis Or­ta (60 kg), Ariel Fiz (77 kg), Daniel Gre­go­rich (87 kg) y Yu­da­ris Sán­chez (68 kg).

Ya es ha­bi­tual que nues­tros gla­dia­do­res acu­ñen for­mi­da­bles efec­tos. Sin em­bar­go, es jus­to re­cor­dar­le al ami­go lec­tor que el desafío fun­da­men­tal de es­te año pa­ra el mo­vi­mien­to atlé­ti­co na­cio­nal fue la jus­ta cen­tro­ca­ri­be­ña. De ahí que el fe­liz des­cor­che en la ci­ta del or­be ra­ti­fi­que el li­na­je de es­te de­por­te.

El do­ble y oportuno re­sul­ta­do encumbra más la la­bor del co­lec­ti­vo téc­ni­co, que al pie del col­chón de com­ba­te y fiel a sus se­ñas de iden­ti­dad, se es­fuer­za por ex­ten­der el fe­liz bai­le jun­to a la éli­te mun­dial.

So­bre el ho­ri­zon­te se di­vi­san fuer­tes re­tos. El más com­ple­jo, a ni­vel es­tra­té­gi­co, la ci­ta con­ti­nen­tal en Li­ma 2019. De aquí y has­ta el tras­cen­den­tal mo­men­to es pre­ci­so con­ti­nuar ado­qui­nan­do la ru­ta que con­du­ce a la glo­ria. Pre­mios co­mo los de Barranquilla y Bu­da­pest no so­lo des­pe­jan in­cer­ti­dum­bres, sino que en­cien­den los áni­mos. Ro­bus­te­cen igual­men­te los de­seos de su­pera­ción, ne­ce­sa­ria ba­se pa­ra el cre­ci­mien­to cons­tan­te. A la lu­cha, fir­me candidata a ser es­tre­lla de lu­jo en la ga­la de los me­jo­res de­por­tes del año en nues­tro país, le si­gue so­bran­do me­cha y em­pe­ño. Si us­ted lo du­da re­cuer­de que ya “ta­kleó” al 2018. ¿Qué im­pi­de que tam­bién lo ha­ga con el 2019?

Car­los Ya­nes, uno de los lan­za­do­res con los que tra­ba­jó el pro­fe­sor Cor­ti­na. | fo­to: Jo­sé Raúl Ro­drí­guez Ro­ble­da

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.