Ejer­ci­cio de con­cien­cia

Trabajadores - - NACIONALES - Ra­món Ba­rre­ras Fe­rrán

En la Con­fe­ren­cia Pro­vin­cial de la CTC en Cien­fue­gos, Uli­ses Gui­lar­te De Na­ci­mien­to, miem­bro del Bu­ró Po­lí­ti­co del Par­ti­do y se­cre­ta­rio ge­ne­ral de la CTC, al abor­dar el te­ma del con­trol in­terno, en­fa­ti­zó que fal­ta com­ba­ti­vi­dad y efec­ti­vi­dad del mo­vi­mien­to sin­di­cal. “Nos que­da­mos mu­cho en la ex­hor­ta­ción, en la con­sig­na, y no in­ten­si­fi­ca­mos la com­ba­ti­vi­dad”.

Re­to­mar ese te­ma no sig­ni­fi­ca, en mo­do al­guno, “llo­ver so­bre mo­ja­do”, pues re­sul­ta evi­den­te que pa­ra ha­cer­lo efec­ti­vo y for­ta­le­cer­lo se re­quie­re de ma­yo­res ac­cio­nes, de una ac­ti­tud más com­pro­me­ti­da y de un ejer­ci­cio de con­cien­cia y res­pon­sa­bi­li­dad, co­mo sub­ra­yó Gladys Be­je­rano Por­te­la, con­tra­lo­ra ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca.

Reite­ra­da­men­te se ha in­sis­ti­do en su im­por­tan­cia pa­ra evi­tar, a tiem­po y con la pre­ven­ción co­rres­pon­dien­te, la ocu­rren­cia de he­chos de­lic­ti­vos o de co­rrup­ción, des­víos de re­cur­sos e in­dis­ci­pli­nas que traen muy ma­las con­se­cuen­cias.

Las he­rra­mien­tas pa­ra ejer­cer­lo exis­ten y es­tán al al­can­ce de to­dos. Se cuen­ta has­ta con una guía mi­nu­cio­sa­men­te ela­bo­ra­da pa­ra ma­te­ria­li­zar­lo co­mo es de­bi­do. ¿Qué su­ce­de en­ton­ces? ¿Por qué se com­prue­ba con tan­ta fre­cuen­cia que hay cen­tros en los que no pre­do­mi­na un am­bien­te de con­trol?

La res­pues­ta se reite­ra: fal­ta res­pon­sa­bi­li­dad y con­cien­cia, por­que tan esen­cial ta­rea se de­ja a un la­do, por ra­zo­nes no jus­ti­fi­ca­das, co­mo la de una ex­ce­si­va ocu­pa­ción por cum­plir los pla­nes de pro­duc­ción o ga­ran­ti­zar los ser­vi­cios, lo que re­sul­ta ne­ce­sa­rio, pe­ro de­be es­tar apa­re­ja­da al examen dia­rio del es­ta­do de los re­cur­sos, má­xi­me en aque­llos lu­ga­res de­no­mi­na­dos vul­ne­ra­bles, o don­de la­bo­ran con ma­te­ria­les al­ta­men­te re­que­ri­dos, co­mo los de la cons­truc­ción, ali­men­ta­rios, et­cé­te­ra.

La Con­tra­lo­ra Ge­ne­ral ha afir­ma­do ade­más, que “no hay es­pa­cio pa­ra la im­pu­ni­dad”, y no pue­de ha­ber­lo, pues el país ga­ran­ti­za ma­te­rias pri­mas y otros ren­glo­nes pa­ra la pro­duc­ción y los ser­vi­cios con un al­tí­si­mo cos­to fi­nan­cie­ro. En el mer­ca­do in­ter­na­cio­nal los pre­cios suben ca­da vez más y ra­ra vez dis­mi­nu­yen. Y co­mo afir­ma el es­tri­bi­llo de una po­pu­lar can­ción: “Lo ajeno se de­ja quie­to”.

En ca­da oca­sión que se rea­li­za la Com­pro­ba­ción Na­cio­nal al Con­trol In­terno, pa­ra la cual es es­co­gi­do un nú­me­ro de­ter­mi­na­do de en­ti­da­des, siem­pre con in­ci­den­cia me­du­lar en pro­gra­mas eco­nó­mi­cos prio­ri­za­dos, se de­tec­tan ci­fras ele­va­das de afec­ta­cio­nes mo­ne­ta­rias cau­sa­das por irre­gu­la­ri­da­des que pu­die­ron evi­tar­se de ha­ber exis­ti­do el con­trol de­bi­do, y tam­bién pre­sun­tos he­chos de­lic­ti­vos en cuan­tías no­ta­bles. Por otra par­te, la can­ti­dad de au­di­to­rías y ac­cio­nes ex­ter­nas de con­trol con ca­li­fi­ca­cio­nes de De­fi­cien­te o Mal es con­si­de­ra­ble.

Pre­ci­sa­men­te, des­de el pa­sa­do jue­ves y has­ta el 12 de di­ciem­bre se efec­tua­rá la XIII Com­pro­ba­ción, di­ri­gi­da fun­da­men­tal­men­te al cum­pli­mien­to de las nor­ma­ti­vas re­la­cio­na­das con el sis­te­ma em­pre­sa­rial es­ta­tal cu­bano, y al uso y con­trol de los in­ven­ta­rios.

Tan car­di­nal asun­to se de­ja en mu­chos cen­tros so­lo en ma­nos de los equi­pos eco­nó­mi­co-con­ta­bles. Si bien es cier­to que es­tos tie­nen una gran res­pon­sa­bi­li­dad en el re­gis­tro, che­queo y aler­ta opor­tu­na, con­cier­ne a to­dos, sin ex­cep­ción, preo­cu­par­se y ocu­par­se de que exis­ta el con­trol de­bi­do y se che­quee su es­ta­do con pe­rio­di­ci­dad.

Exis­ten co­lec­ti­vos en los que el con­trol in­terno no ha si­do va­lo­ra­do du­ran­te el año, ni en los con­se­jos de di­rec­ción ni en las asam­bleas de afi­lia­dos y tra­ba­ja­do­res. Eso re­sul­ta inad­mi­si­ble, pues le co­rres­pon­de a ca­da quien eva­luar qué se ha­ce con los equi­pos, los re­cur­sos y las ma­te­rias pri­mas y ma­te­ria­les dis­po­ni­bles. En ese sen­ti­do, las di­rec­cio­nes po­lí­ti­ca, ad­mi­nis­tra­ti­va y sin­di­cal desem­pe­ñan un pa­pel pri­mor­dial.

So­bra­dos son los ar­gu­men­tos pa­ra re­sal­tar la sig­ni­fi­ca­ción real del con­trol in­terno. Su ade­cua­da apli­ca­ción per­mi­te re­du­cir los ries­gos de co­rrup­ción; lo­grar los ob­je­ti­vos y me­tas es­ta­ble­ci­dos; pro­mo­ver el desa­rro­llo or­ga­ni­za­cio­nal; lo­grar ma­yor efi­cien­cia, efi­ca­cia y transparencia en las ope­ra­cio­nes; ase­gu­rar el cum­pli­mien­to del mar­co nor­ma­ti­vo; pro­te­ger los re­cur­sos y bie­nes del Es­ta­do y su ade­cua­do uso; con­tar con in­for­ma­ción con­fia­ble y opor­tu­na; fo­men­tar la prác­ti­ca de va­lo­res; y pro­pi­ciar la ren­di­ción de cuen­ta de los fun­cio­na­rios por la mi­sión y ob­je­ti­vos en­car­ga­dos, y el uso de los bie­nes y re­cur­sos asig­na­dos.

La Con­tra­lo­ra Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca afir­mó tam­bién: “La ac­ción de con­trol es mu­cho más que un in­for­me con una lis­ta de pro­ble­mas con el pro­pó­si­to de ha­cer ajus­tes de cuen­ta a al­guien; se tra­ta de pro­fun­di­zar en los pro­ble­mas, so­bre to­do pa­ra ayu­dar a la gen­te ho­nes­ta”. En­ton­ces, co­mo es ló­gi­co, de­be pri­mar la con­cien­cia y la res­pon­sa­bi­li­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.