Ahí vie­ne el lobo…

Trabajadores - - INTERNACIONALES - | Yi­mel Díaz Mal­mier­ca

CA­SI AL UNÍ­SONO, cuan­do Es­ta­dos Uni­dos vol­vía a que­dar prác­ti­ca­men­te so­lo an­te el ple­na­rio de la Asam­blea Ge­ne­ral de Na­cio­nes Uni­das por la vo­ta­ción que con­de­nó el blo­queo con­tra Cu­ba, el ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal de la ac­tual ad­mi­nis­tra­ción del gi­gan­te del nor­te, John Bol­ton, da­ba rien­da suel­ta a su ver­bo­rrea hos­til con­tra la Ma­yor de las An­ti­llas y la acu­sa­ba de “dic­ta­du­ra bru­tal”.

En con­fe­ren­cia de pren­sa ofre­ci­da el pa­sa­do jue­ves en Mia­mi, el po­lí­ti­co de la vie­ja guar­dia an­ti­cu­ba­na, cul­pó a nues­tro país de es­ta­ble­cer una “troi­ka de la ti­ra­nía”, un “trián­gu­lo del te­rror que va des­de La Ha­ba­na has­ta Ca­ra­cas y Managua”, y de ser “la cau­sa de un gran su­fri­mien­to hu­mano que ge­ne­ra mu­cha ines­ta­bi­li­dad y el gé­ne­sis de una cu­na del co­mu­nis­mo en es­te he­mis­fe­rio”.

Más allá del len­gua­je agre­si­vo, Bol­ton ha­bló de am­pliar la lla­ma­da lis­ta mal­di­ta —Lis­ta de Cu­ba Res­trin­gi­da—, cu­ya primera ver­sión fue pu­bli­ca­da por el De­par­ta­men­to de Es­ta­do en no­viem­bre del 2017. En es­ta se de­ta­llan las en­ti­da­des cu­ba­nas a las cua­les los ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses tie­nen prohi­bi­do acer­car­se.

To­dos pier­den

Una de las reac­cio­nes in­me­dia­tas fue del gru­po de ca­bil­deo En­ga­ge Cu­ba, in­te­gra­do por com­pa­ñías y or­ga­ni­za­cio­nes es­ta­dou­ni­den­ses que tra­ba­jan por po­ner fin al “em­bar­go” y a las res­tric­cio­nes de via­jes a Cu­ba.

“Re­sul­ta iró­ni­co —di­ce la de­cla­ra­ción de En­ga­ge Cu­ba— que el Go­bierno to­me me­di­das drás­ti­cas ba­jo el pre­tex­to de ‘pro­te­ger los de­re­chos hu­ma­nos’ en Cu­ba, pe­ro elo­gia al mis­mo tiem­po al ex­tre­mis­ta elec­to en Bra­sil, Jair Bol­so­na­ro. Eso re­ve­la la na­tu­ra­le­za fal­sa de la po­lí­ti­ca de de­re­chos hu­ma­nos de los EE. UU. al mun­do en un mo­men­to en que la con­fian­za de nues­tros alia­dos ya es­tá de­bi­li­ta­da. Es­tos in­ten­tos de aho­gar los la­zos co­mer­cia­les con Cu­ba so­lo be­ne­fi­cian a ad­ver­sa­rios co­mo el Go­bierno chino y Vla­di­mir Pu­tin, que in­ten­tan mi­nar ac­ti­va­men­te nues­tros in­tere­ses en Amé­ri­ca La­ti­na”.

Y es que cier­ta­men­te la am­plia­ción de la lis­ta per­ju­di­ca a Cu­ba, pe­ro ade­más im­po­ne li­mi­ta­cio­nes a los ciu­da­da­nos y en­ti­da­des es­ta­dou­ni­den­ses in­tere­sa­dos en es­ta­ble­cer ne­go­cios en la Ma­yor de las An­ti­llas. Un buen ejem­plo que no hu­bie­ra si­do po­si­ble son los víncu­los que exis­ten en­tre el Cen­tro In­te­gral de Cáncer Ros­well Park y el Cen­tro de In­mu­no­lo­gía Mo­le­cu­lar (CIM) de La Ha­ba­na.

Am­bos cen­tros apro­ve­cha­ron la opor­tu­ni­dad, y al am­pa­ro de los acuer­dos fir­ma­dos des­pués del res­ta­ble­ci­mien­to de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas en­tre los dos paí­ses, so­li­ci­ta­ron una li­cen­cia pa­ra fun­dar una em­pre­sa con­jun­ta de bio­tec­no­lo­gía que, lue­go de los es­tu­dios y va­li­da­cio­nes per­ti­nen­tes, pon­drá a dis­po­si­ción del mun­do cua­tro pro­me­te­do­res me­di­ca­men­tos cu­ba­nos con­tra el cáncer.

Tal en­ti­dad es­tá en­cla­va­da en la Zo­na Es­pe­cial de Desa­rro­llo Ma­riel, ha­cia don­de el Go­bierno cu­bano se ha pro­pues­to atraer com­pa­ñías que em­plean nue­vas tec­no­lo­gías en la in­ves­ti­ga­ción y la ma­nu­fac­tu­ra. Ese es­pa­cio, di­se­ña­do con ven­ta­jas di­ver­sas, fue ve­ta­do en el 2017 por el di­rec­to­rio per­ver­so de Do­nald Trump. Es de­cir, que el pro­yec­to en­tre el Ros­well Park y el CIM hoy no se­ría po­si­ble.

Lo mío es mío

Otra de las san­cio­nes con que ame­na­zó Bol­ton fue la de reac­ti­var el Tí­tu­lo III de la Ley Helms-Bur­ton, la que per­mi­ti­ría a cien­tos de cu­ba­noa­me­ri­ca­nos es­ta­ble­cer de­man­das en cor­tes fe­de­ra­les de EE. UU. por pro­pie­da­des que fue­ron con­fis­ca­das (o aban­do­na­das) tras el triun­fo de la Re­vo­lu­ción, y que aho­ra son ope­ra­das o tie­nen al­gún ne­xo con com­pa­ñías ex­tran­je­ras pre­sen­tes en nues­tro país.

Ese pro­yec­to no es nue­vo, aun­que su apli­ca­ción ha si­do pro­rro­ga­da sis­te­má­ti­ca­men­te. Ca­da seis me­ses, des­de 1996, el pre­si­den­te de turno lo ha sus­pen­di­do, no so­lo por el des­bor­de que re­pre­sen­ta­ría pa­ra sus pro­pios tri­bu­na­les fe­de­ra­les, los que re­ci­bi­rían una avalancha de pleitos nun­ca vis­ta, sino por los pro­ble­mas que en ma­te­ria de re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les le aca­rrea­ría a Es­ta­dos Uni­dos de­bi­do a la ex­tra­te­rri­to­ria­li­dad de tal ley.

Cuan­do los ex­per­tos aún ha­cían pro­nós­ti­cos acer­ca de cuál se­ría la po­lí­ti­ca del en­ton­ces re­cién elec­to Do­nald Trump, un co­no­ce­dor de los víncu­los del gi­gan­te del nor­te con Cu­ba, John Ka­vu­lich, pre­si­den­te del Con­se­jo Co­mer­cial y Eco­nó­mi­co EE. UU.-Cu­ba, co­men­tó a la pren­sa que el ca­pí­tu­lo 3 “se­rá usa­do co­mo una he­rra­mien­ta qui­rúr­gi­ca pa­ra pre­sio­nar” a go­bier­nos y em­pre­sas ex­tran­je­ras. Ci­ta­ba co­mo ejem­plo el Ae­ro­puer­to In­ter­na­cio­nal Jo­sé Mar­tí, de La Ha­ba­na, una de las pro­pie­da­des na­cio­na­li­za­das en 1959 que ac­tual­men­te re­ci­be a de­ce­nas de ae­ro­lí­neas ex­tran­je­ras, en­tre es­tas va­rias de Es­ta­dos Uni­dos: Ame­ri­can Air­li­nes, Del­ta, Uni­ted, South­west y jet­Blue.

En­tre los im­pul­so­res —an­te la Ca­sa Blan­ca, el Con­se­jo de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal y el mis­mo De­par­ta­men­to de Es­ta­do— de reac­ti­var el ca­pí­tu­lo 3, des­ta­ca el se­na­dor Mar­co Ru­bio, con­si­de­ra­do uno de los prin­ci­pa­les ase­so­res de Trump pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, quien tam­bién pre­sio­nó pa­ra am­pliar la lis­ta res­trin­gi­da.

Ca­pi­ta­lis­mo vs. So­cia­lis­mo

Al­gu­nos fun­cio­na­rios del go­bierno de Trump —Bol­ton, la Nikky, el Ru­bio…— di­cen es­tar preo­cu­pa­dos por las ga­ran­tías de de­re­chos po­lí­ti­cos y hu­ma­nos en Cu­ba, pe­ro sus pa­la­bras más bien re­fle­ja­ban vie­jas an­gus­tias por el con­flic­to (¿de­ci­mo­nó­ni­co?) ca­pi­ta­lis­mo vs. so­cia­lis­mo.

“Los pro­ble­mas que ve­mos en Amé­ri­ca La­ti­na no han emer­gi­do por­que el so­cia­lis­mo ha­ya si­do mal im­ple­men­ta­do. Por el con­tra­rio, las per­so­nas de Cu­ba, Ve­ne­zue­la y Ni­ca­ra­gua su­fren por­que el so­cia­lis­mo ha si­do im­ple­men­ta­do de ma­ne­ra efec­ti­va”, sos­tu­vo Bol­ton re­cien­te­men­te y re­ma­tó: “Ba­jo el pre­si­den­te Trump es­ta­mos to­man­do ac­cio­nes di­rec­tas con­tra tres re­gí­me­nes (Cu­ba, Ni­ca­ra­gua y Ve­ne­zue­la) pa­ra de­fen­der el es­ta­do de de­re­cho, la li­ber­tad y la de­cen­cia hu­ma­na bá­si­ca en la re­gión”.

Po­lí­ti­cos cu­ba­nos y teó­ri­cos del so­cia­lis­mo han re­co­no­ci­do que el sis­te­ma so­cio­eco­nó­mi­co ba­sa­do en la pro­pie­dad so­cial so­bre los me­dios de pro­duc­ción aún es­tá le­jos de mos­trar el mo­de­lo exi­to­so y prós­pe­ro que se ha pro­pues­to, pe­ro son in­cues­tio­na­bles los avan­ces que en ma­te­ria de igual­dad so­cial y re­duc­ción de la po­bre­za han con­se­gui­do los paí­ses que han abra­za­do tal ideo­lo­gía.

Al pa­re­cer, Trump, en su afán he­ge­mó­ni­co, se ha pro­pues­to li­brar la ba­ta­lla ideo­ló­gi­ca de­fi­ni­ti­va, y pa­ra ello san­cio­na, cas­ti­ga, pre­sio­na, asus­ta… co­mo si pu­die­ra anu­lar las as­pi­ra­cio­nes del mun­do a una jus­ti­cia so­cial que el ca­pi­ta­lis­mo no ha po­di­do ofre­cer.

Es en ese con­tex­to cuan­do acu­do al tuit pos­tre­ro de Nikky Ha­ley, lue­go de la aplas­tan­te vic­to­ria de Cu­ba en la ONU: “Yes, you read that right. Un­real” (Sí, lo leís­te bien. Irreal.), la­men­tó. Cla­ro, ella no po­día creer que una de sus úl­ti­mas pe­leas co­mo di­plo­má­ti­ca ter­mi­na­ra con una de­rro­ta tan gran­de. Yo, en cam­bio, lo sus­cri­bo sor­pren­di­da de la tor­pe­za de un lobo que des­de ha­ce dé­ca­das pre­ten­de asus­tar usan­do el mis­mo dis­fraz.

Por­ta­da de la más re­cien­te edi­ción de la re­vis­ta se­ma­nal es­ta­dou­ni­den­se The New Yor­ker.

Ade­más de CIMA­vax, la va­cu­na con­tra el cáncer de pul­món desa­rro­lla­da en Cu­ba que ya se em­plea en un en­sa­yo clí­ni­co en el Cen­tro In­te­gral de Cáncer Ros­well Park, la em­pre­sa con­jun­ta tra­ba­ja­rá en otros tra­ta­mien­tos pa­ra com­ba­tir esa en­fer­me­dad.

“John Bol­ton ha si­do el peor error”, de­cla­ró el ex­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Jimmy Car­ter al co­no­cer que Do­nald Trump nom­bra­ría a John Bol­ton ase­sor de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal. | ca­ri­ca­tu­ra: No me ha­gas eno­jar John Bol­ton, to­ma­da del ca­nal web de te­le­vi­sión Do­mi­nio Cu­ba

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.