Ayu­bo­wan

al país “de los mil nom­bres”

Viajes por Excelencias - - EXCELENCIAS - TEX­TO Y FOTOS VERÓNICA DE SAN­TIA­GO/ L. MANRIQUE

SRI LAN­KA, CO­NO­CI­DA A LO LAR­GO DE LOS AÑOS CO­MO LAN­KA, SIMOUNDOU, SELAN LANKADVĪPA, TAPROBANE, SERENDIB, CEILÁN, LÁGRIMA DE LA IN­DIA Y MU­CHOS MÁS NOM­BRES, ES UNA PE­QUE­ÑA IS­LA BAÑADA POR EL ÍNDICO Y UBI­CA­DA EN UN PUN­TO ES­TRA­TÉ­GI­CO DEL MUN­DO QUE FUE CO­LO­NI­ZA­DA POR POR­TU­GUE­SES, HOLANDESES E INGLESES A LO LAR­GO DE LA HISTORIA. LOS EU­RO­PEOS DE­JA­RON UNA ARRAIGADA MULTICULTURALIDAD QUE AL DÍA DE HOY SI­GUE SIEN­DO PALPABLE EN DI­FE­REN­TES PUN­TOS DEL PAÍS. RES­PE­TO ES LA PA­LA­BRA QUE DEFINE A SUS HABITANTES, EN ES­TE PE­QUE­ÑO PAÍS MULTIÉTNICO Y RE­LI­GIO­SO

Re­co­rrer el país es una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra en to­dos los as­pec­tos: cul­tu­ra, tex­tu­ras, sa­bo­res, historia, co­lo­res, na­tu­ra­le­za, flo­ra, fau­na, deportes, pla­yas, aven­tu­ra… fue con­si­de­ra­do el país de los mil nom­bres pe­ro es el país de las mil y una ac­ti­vi­da­des. En Sri Lan­ka ten­drás la opor­tu­ni­dad de ver el ani­mal más gran­de de la tie­rra –ele­fan­te– y el más gran­de del mar –ba­lle­na–, en el mis­mo día.

Co­lom­bo, la ca­pi­tal, es al día de hoy una ciu­dad de pa­so pa­ra el turista que es­tá cre­cien­do y desa­rro­llan­do pro­yec­tos ur­ba­nís­ti­cos al más al­to ni­vel in­ter­na­cio­nal, lo que la ubi­ca­rá en el ma­pa de me­tró­po­lis del mun­do a me­dio pla­zo. El país en sí es­tá ha­cien­do una gran in­ver­sión en in­fra­es­truc­tu­ras y, aun­que de mo­men­to so­lo exis­te una au­to­pis­ta, ya es­tá pla­ni­fi­ca­do am­pliar ki­ló­me­tros de la mis­ma ha­cia el in­te­rior del país, que fa­ci­li­ta­rán el trans­por­te de los via­je­ros.

La pri­me­ra pa­ra­da en el país ya ha­ce que aflo­ren sen­ti­mien­tos e ilu­sión: un or­fa­na­to pa­ra

“No in­sis­tas en el pa­sa­do, no sue­ñes en el fu­tu­ro, con­cen­tra tu men­te en el mo­men­to pre­sen­te”. (Bu­da)

elefantes asiá­ti­cos crea­do en 1975 en el par­que na­cio­nal Wil­pat­tu y que más tar­de fue des­pla­za­do a Pin­na­wa­la. Es­te cen­tro de 10 ha se de­di­ca a la cría y cui­da­do de elefantes sin ma­na­da o en­fer­mos y hoy vi­ven en es­te or­fa­na­to cer­ca de 100 ejem­pla­res que son man­te­ni­dos, ali­men­ta­dos y cui­da­dos. Uno de los mo­men­tos más emo­ti­vos es el ba­ño en li­ber­tad que les per­mi­ten en un río cer­cano.

Un tra­yec­to de unas dos ho­ras por es­tre­chas –pe­ro nue­vas– ca­rre­te­ras, per­mi­te lle­gar al Tem­plo de la Cue­va, o tam­bién co­no­ci­do co­mo El Tem­plo de Oro de Dam­bu­lla, de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad en 1991. Es­te tem­plo bu­dis­ta, que da­ta del si­glo I a.C., ta­lla­do so­bre ro­ca y ubi­ca­do a unos 150 m, cuen­ta con 5 cue­vas en las que se con­ser­van a la per­fec­ción más de 1500 pin­tu­ras. El com­ple­jo cuen­ta ade­más con es­cul­tu­ras sin­ga­le­sas y es­ta­tuas de Bu­da en di­fe­ren­tes po­si­cio­nes: dor­mi­do (cuan­do la es­cul­tu­ra tie­ne la mano ba­jo la ca­be­za y los pies ali­nea­dos), ya­cen­te (cuan­do uno de los pies

es­tá li­ge­ra­men­te ade­lan­ta­do) en pie o sen­ta­do. La ma­yor tie­ne un ta­ma­ño de 15 m.

En el mis­mo dis­tri­to de Ma­ta­le en­con­tra­mos otro Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad, de­cla­ra­do por la Unes­co en 1982 y una de las imá­ge­nes más co­no­ci­das in­ter­na­cio­nal­men­te de Sri Lan­ka: Si­gi­ri­ya. Una ma­jes­tuo­sa ro­ca vi­si­ble a ki­ló­me­tros de dis­tan­cia que ha ser­vi­do de ins­pi­ra­ción pa­ra es­cri­to­res de fic­ción co­mo el in­glés Art­hur C. Clar­ke en su ga­lar­do­na­da no­ve­la de 1979, Las fuen­tes del pa­raí­so. El com­ple­jo que ro­dea a es­ta ero­sión fue man­da­do a cons­truir por el rey Kas­ya­pa en el si­glo V a.C. Se­gún la le­yen­da, es­te ase­si­nó a su pa­dre y le usur­pó el trono a su her­mano. Es por ello que Kas­ya­pa man­dó a cons­truir el pa­la­cio en lo al­to de la ro­ca, ro­dea­do por ma­jes­tuo­sos jar­di­nes y es­tan­ques, a más de 300 m de al­tu­ra, tras­la­dan­do así la ca­pi­tal del país. Su her­mano, que via­jó a la In­dia pa­ra for­mar un ejér­ci­to que le per­mi­tie­se ba­ta­llar, le de­cla­ró la gue­rra al au­to­pro­cla­ma­do rey, que fue aban­do­na­do por sus sol­da­dos y de­ci­dió sui­ci­dar­se. Tras la muer­te del rey Kas­ya­pa, la ca­pi­tal vol­vió a Anu­rad­ha­pu­ra y Si­gi­ri­ya se con­vir­tió en un com­ple­jo bu­dis­ta has­ta el si­glo XIV, cuan­do fue aban­do­na­do has­ta el si­glo XX.

Hoy se pue­de vi­si­tar por com­ple­to, lo que in­clu­ye su­bir 1 202 es­ca­lo­nes has­ta lle­gar a la ci­ma de la ro­ca, atra­ve­san­do las am­plias zo­nas ajar­di­na­das, ca­mi­nan­do en­tre ero­sio­nes na­tu­ra­les, vi­sua­li­zan­do en el mu­ro-es­pe­jo fir­mas de vi­si­tan­tes de ha­ce mi­les de años y fres­cos de mu­je­res que real­zan la fi­gu­ra de las fé­mi­nas y que fue­ron en gran par­te eli­mi­na­dos por cul­to. To­do es­to nos lle­va a la puer­ta de los leo­nes

al co­ra­zón pa­ra des­cu­brir es­pe­cies alu­ci­nan­tes a tan so­lo un pa­so de ti. Ani­ma­les co­mo leo­par­dos, elefantes, aves por do­quier, cer­va­ti­llos… Es­te sa­fa­ri pro­vo­ca un sen­ti­mien­to de eu­fo­ria cons­tan­te has­ta que lle­gas a la ori­lla del mar, ese mar que ab­sor­bió la tie­rra du­ran­te el tsu­na­mi de 2004, y que de­vas­tó la zo­na lle­ván­do­se por de­lan­te to­do lo que ha­bía a su pa­so, in­clui­do la vi­da de 250 per­so­nas (de los ca­si 30 000 fa­lle­ci­dos). Cuan­do es­tás ro­dea­do de ani­ma­les, are­na y agua, com­ple­ta­men­te so­lo en ese pa­ra­di­sia­co lu­gar, res­pi­ras hon­do y la sen­sa­ción de va­cío y si­len­cio inun­da tu ca­be­za, sím­bo­lo de res­pe­to y re­cuer­do de lo su­ce­di­do.

Pe­ro, Sri Lan­ka tie­ne más que ver­des es­tam­pas, ani­ma­les, tem­plos y com­pli­ca­das ca­rre­te­ras. Las pla­yas de la is­la son es­pec­ta­cu­la­res y ade­cua­das a los in­tere­ses de los di­fe­ren­tes ti­pos de tu­ris­mo. Pla­yas de pos­tal, de esas fo­to­gra­fías que ve­mos en Ins­ta­gram y pen­sa­mos: ¡Es­tá re­to­ca­da! Pues no, esa pla­ya exis­te, en el sur del país y se lla­ma Mi­ris­sa. Fi­na are­na bañada por aguas cris­ta­li­nas y pues­tas de sol de en­sue­ño. Pe­ro, a un par de ki­ló­me­tros po­de­mos en­con­trar el pa­raí­so de los aman­tes del surf, We­li­ga­ma. Un lu­gar má­gi­co, lleno de ener­gía po­si­ti­va y de tu­ris­tas, en su ma­yo­ría mo­chi­le­ros, dis­pues­tos a su­bir­se a la cres­ta de la ola, o por qué no, a bu­cear las cris­ta­li­nas aguas pa­ra dis­fru­tar de los su­mer­gi­dos pai­sa­jes na­tu­ra­les.

Otra de las ac­ti­vi­da­des, im­pac­tan­tes en la is­la con­sis­te en su­bir a un bar­co y na­ve­gar más allá de lo que ima­gi­nas, pa­ra di­vi­sar el asom­bro­so bai­le de las enor­mes ba­lle­nas y del­fi­nes que se en­cuen­tran a al­gu­nas mi­llas de la cos­ta de Sri Lan­ka, don­de tu­ris­tas en­tu­sias­ma­dos se mez­clan con enor­mes bu­ques de car­ga que atra­vie­san el océano rum­bo a su des­tino.

Stu­pa del Tem­plo de oro de Dam­bu­lla

Fi­gu­ras de Bu­da en las cue­vas del Tem­plo

Arri­ba: Elefantes del or­fa­na­to de Dam­bu­lla en su mo­men­to dia­rio de ba­ño. Cam­pe­si­na ra­llan­do co­co con pun­ta de ace­ro.

Arri­ba: los pe­que­ños mo­nos ju­gue­tean en los Tem­plos y tam­bién des­can­san ten­tem­pié en mano.

Iz­quier­da: cam­pe­sino re­gan­do las plan­ta­cio­nes de té, foto to­ma­da des­de el tren mien­tras via­já­ba­mos de Nu­wa­ra Eli­ya a Ella.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Cuba

© PressReader. All rights reserved.