EL ANI­LLO PER­FEC­TO

A la moda Bodas - - Contenido -

Es­ta vez la sor­ti­ja de com­pro­mi­so vie­ne fir­ma­da por Karl Lagerfeld.

CA­DA IMA­GEN DE ES­TE ÍCONO DE ES­TI­LO NOS HA HE­CHO SO­ÑAR EN AL­GÚN MO­MEN­TO DE NUES­TRAS VI­DAS. AU­DREY ES CON­SI­DE­RA­DA CO­MO UNA DE LAS MU­JE­RES MÁS BE­LLAS Y FOTOGÉNICAS DE LA HIS­TO­RIA DEL CINE. SU BUEN GUS­TO ES LE­GEN­DA­RIO, NO EN VANO SU LOOK HA SI­DO Y SI­GUE SIEN­DO TAN IMI­TA­DO. ERA DE ES­PE­RAR­SE QUE EN EL DÍA DE SU BO­DA MOS­TRA­RA CON SU VES­TI­DO DE NO­VIA UN RE­FLE­JO DE SU ESEN­CIA Y LA PAR­TI­CU­LA­RI­DAD DE SU CLA­SE Y SA­BER ES­TAR.

El día 25 de sep­tiem­bre del año 1954 Au­drey Hep­burn con­tra­jo ma­tri­mo­nio con el tam­bién ac­tor Mel Fe­rrer. Su fa­ma se en­con­tra­ba en el má­xi­mo pun­to de apo­geo tras pro­ta­go­ni­zar la pe­lí­cu­la Funny Fa­ce. Des­de ha­cía un buen tiem­po Hep­burn ha­bía ga­na­do es­ta­tus co­mo el nue­vo ob­je­ti­vo a imi­tar en Holly­wood, y es que ofre­cía una ima­gen muy di­fe­ren­te a la que pro­yec­ta­ban otras ac­tri­ces de su tiem­po, ex­plo­tan­do el as­pec­to de la sen­sua­li­dad con las cur­vas de sus cuer­pos, ella era la an­tí­te­sis. Del­ga­da, de­li­ca­da, con mo­vi­mien­tos y fac­cio­nes de ba­lle­ri­na, se en­fo­có en su ele­gan­cia na­tu­ral y su ros­tro de mu­ñe­ca pa­ra pro­yec­tar una ima­gen di­fe­ren­te. Rá­pi­da­men­te se con­vir­tió en la fa­vo­ri­ta de di­se­ña­do­res co­mo Cris­to­bal Balenciaga y Hu­bert de Gi­venchy. Tras su no­viaz­go con Fe­rrer lle­gó el es­pe­ra­do día de la bo­da, una oca­sión en la que una vez más Au­drey tu­vo el po­der de mos­trar su buen gus­to. Fue un en­la­ce ce­le­bra­do en la in­ti­mi­dad y en ho­ras de la ma­ña­na, por lo que la li­ge­re­za de­bía ser una cla­ve im­por­tan­te pa­ra el ves­ti­do a ele­gir. Se tra­tó de un mo­de­lo crea­do pa­ra ella por el di­se­ña­dor fran­cés Pie­rre Bal­main. El tra­je se­guía la fe­me­ni­na si­lue­ta lady like, ajus­tán­do­se en la cin­tu­ra y ba­jan­do en una am­plia fal­da que lle­ga­ba a mi­tad de sus pier­nas. Lle­va­ba bo­to­nes al cen­tro y un de­li­ca­do cue­llo, man­gas en­glo­ba­das cu­brían sus bra­zos pa­ra re­ma­tar con guan­tes blan­cos has­ta el co­do. Un la­zo en sa­tén bor­dea­ba la cin­tu­ra, dan­do ese to­que ex­tra a la de­li­ca­da crea­ción. Au­drey no lle­vó ve­lo, en su lu­gar una sen­ci­lla co­ro­na de flores, ela­bo­ra­da de una ma­ne­ra muy ar­te­sa­nal so­bre su ca­be­za, los ac­ce­so­rios se man­tu­vie­ron en su pun­to mí­ni­mo, so­lo unos de­li­ca­dos are­tes pa­ra com­ple­tar el look. La bo­da fue ce­le­bra­da en Sui­za, el lu­gar fa­vo­ri­to de la fa­mo­sa ac­triz. Las fotos re­co­rrie­ron el mun­do a tra­vés de la pren­sa que se­guía fre­né­ti­ca­men­te a la ac­triz, y una vez más Au­drey sor­pren­dió por­que le­jos de la pa­ra­fer­na­lia con la que una es­tre­lla de Holly­wood ha­bría ce­le­bra­do su bo­da, ella eli­gió la sen­ci­llez y qui­zás, sin sa­ber­lo esa vez tam­bién mar­có ten­den­cia.

Au­drey Hep­burn vis­tió de Pie­rre Bal­main el día de su bo­da con Mel Fe­rrer. Un de­li­ca­do ves­ti­do de cin­tu­ra mar­ca­da y fal­da am­plia.

UNA MU­JER

ES­PE­CIAL

CA­DA CO­SA QUE HA­CÍA O ELE­GÍA AU­DREY HEP­BURN LA SE­PA­RA­BA DEL RES­TO, ES­TO LA HI­ZO CON­VER­TIR­SE EN UN ÍCONO DEL ES­TI­LO Y UNA FI­GU­RA REVERENCIADA POR DI­SE­ÑA­DO­RES, FO­TÓ­GRA­FOS Y EDI­TO­RAS DE MO­DA. EL DÍA DE SU BO­DA TAM­BIÉN MAR­CÓ TEN­DEN­CIA, ELI­GIEN­DO UN SEN­CI­LLO MO­DE­LO PA­RA UN EN­LA­CE NUP­CIAL, SU­MA­MEN­TE DIS­CRE­TO CE­LE­BRA­DO EN SUI­ZA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.