LA CA­SA DE TUS SUE­ÑOS

A la moda Bodas - - Contenido -

Inspírate con es­ta pro­pues­ta de­co­ra­ti­va pa­ra el nue­vo ho­gar.

¿DE VER­DAD QUIE­RES PO­NER­LE UN TO­QUE MUY ES­PE­CIAL A TU RE­LA­CIÓN Y SEM­BRAR EN LA MEN­TE DE TU PA­RE­JA UN DE­SEO QUE NO LE PER­MI­TA DE­JAR DE PEN­SAR EN TI? PUES LI­TE­RAL­MEN­TE, ¡MA­NOS A LA OBRA! UN ERÓ­TI­CO SEXY DANCE MIEN­TRAS CO­CI­NAS, UN PLA­TO DE­LI­CIO­SO, UNA

BUE­NA BE­BI­DA Y MÚ­SI­CA SEN­SUAL, LO OBSESIONARÁN.

Bai­lar an­te tu hom­bre es di­ver­ti­do, in­ten­so y atrac­ti­vo pa­ra los dos, pe­ro mu­cho más si tam­bién te en­cuen­tras en la co­ci­na, pre­pa­ran­do un de­li­cio­so pla­to pa­ra él. Se­gu­ra­men­te es­tás can­sa­da de oír que el amor de un hom­bre se con­quis­ta por el pa­la­dar, y no es erró­neo, los hom­bres por su ins­tin­to na­tu­ral siem­pre van a te­ner una de­bi­li­dad por las mu­je­res que le pro­por­cio­nen bue­nos pla­tos, y mu­cho me­jor si a esos ali­men­tos, le in­yec­tas una do­sis de pa­sión y los con­vier­tes en una ce­na inol­vi­da­ble. Em­pie­za ba­jan­do la luz de la co­ci­na y de­ja que las ve­las alum­bren tu es­pa­cio, ar­ma tu lis­ta de re­pro­duc­ción con las can­cio­nes más se­xies pa­ra que pue­das mo­ver­te al rit­mo de la mú­si­ca mien­tras co­ci­nas y él es­tá sen­ta­do ob­ser­van­do. Sir­ve dos co­pas de vino tin­to y que em­pie­ce la di­ver­sión. Trans­fór­ma­te en una sexy chef e in­ví­ta­lo a pro­bar la es­pe­cia­li­dad de la ca­sa: tú.

Es muy im­por­tan­te que lo que de­ci­das co­ci­nar sean pla­tos rá­pi­dos y sen­ci­llos, pues las hor­mo­nas de am­bos no po­drán es­pe­rar mu­cho tiem­po pa­ra de­lei­tar el pos­tre. Te su­ge­ri­mos que te va­yas por los ape­ri­ti­vos. Pre­pa­ra snacks que con­ten­gan pi­can­te, pi­mien­ta o ca­ne­la, es­tu­dios han com­pro­ba­do que es­tos in­gre­dien­tes ha­rán que la tem­pe­ra­tu­ra de tu pa­re­ja se ele­ve y pue­da re­ga­lar­te un ver­da­de­ro pla­to fuer­te.

Mien­tras los ali­men­tos se van pre­pa­ran­do, em­pie­za a de­jar caer tu len­ce­ría, y da­le la opor­tu­ni­dad a tu pa­re­ja de que de­rra­me sus ali­men­tos pre­fe­ri­dos so­bre tu cuer­po, in­me­dia­ta­men­te pí­de­le que lo lim­pie con su len­gua y así él de­lei­ta­rá sus sa­bo­res fa­vo­ri­tos de otra ma­ne­ra, mien­tras tu go­zas al ver­lo ali­men­tar­se. Lo bueno de te­ner es­te ti­po de en­cuen­tros en el spot más uti­li­za­do de tu ho­gar, es que pue­des en­con­trar­le otros usos al hie­lo, la cre­ma ba­ti­da, las fru­tas, y el cho­co­la­te.

Re­cuer­da te­ner siem­pre mu­cho cui­da­do, la co­ci­na es un si­tio pe­li­gro­so por el fue­go y por los ele­men­tos fi­lo­sos que pue­das en­con­trar, aun­que las ga­nas se ele­ven, es im­por­tan­te que seas muy cui­da­do­sa y ter­mi­nen el en­cuen­tro so­bre la me­sa y los ali­men­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.