AL­TA COS­TU­RA

A la moda Bodas - - Contenido -

Va­len­tino, Fen­di y Giam­bat­tis­ta Valli pro­ta­go­ni­zan es­ta se­lec­ción.

Uno de los ele­men­tos más im­por­tan­tes de la bo­da es el ves­ti­do de la no­via, por en­de, siem­pre nos en­fo­ca­mos en que sea es­plén­di­do y nos ha­ga ver her­mo­sas y re­lu­cien­tes. De nues­tra pri­me­ra ci­ta con el di­se­ña­dor o de nues­tra pri­me­ra vi­si­ta a la ca­sa de no­vias, de­pen­de­rá qué tan acer­ta­da se­re­mos en la elec­ción de nues­tro mo­de­lo. Pa­ra te­ner una vi­sión cla­ra, res­pec­to a lo que ne­ce­si­ta­mos en nues­tro pri­mer en­cuen­tro con el mo­dis­to o ase­sor en la tien­da de al­qui­ler, he­mos con­ver­sa­do con el di­se­ña­dor Luis Do­mín­guez y con la ase­so­ra Lil Cés­pe­des Rojas de La­nó­vea Bridal Sto­re, quie­nes nos dan tips su­ma­men­te úti­les pa­ra apli­car­los en am­bos ca­sos.

SI LO CONFECCIONAS…

Luis Do­mín­guez con­si­de­ra que pa­ra la pri­me­ra ci­ta con el di­se­ña­dor: "To­da no­via de­be te­ner de­fi­ni­do cier­tos de­ta­lles de la bo­da co­mo: lu­gar, épo­ca del año, de­co­ra­ción y co­lo­res. Do­mín­guez opi­na que es­tos, jun­to a otros de­ta­lles, pue­den re­sul­tar en el ves­ti­do co­rrec­to pa­ra la oca­sión". Pa­ra el di­se­ña­dor, es im­pres­cin­di­ble cap­tar to­do lo que quie­res en esa ci­ta ini­cial, lle­var­se to­das tus ideas pa­ra ela­bo­rar el di­se­ño per­fec­to. Por en­de, es im­por­tan­te que seas cla­ra al mo­men­to de ex­po­ner­le qué quie­res y có­mo deseas lu­cir el día de tu bo­da. Que lle­gues al es­tu­dio del mo­dis­to con ideas cla­ras y pre­ci­sas de lo que quie­res, ayu­da a que el re­sul­ta­do fi­nal sea el sue­ño que siem­pre has te­ni­do, de có­mo quie­res ver­te en el día de tu bo­da y no una im­po­si­ción de es­ti­lo por par­te del di­se­ña­dor. Un pun­to esen­cial es la quí­mi­ca que de­be rei­nar en­tre tú y tu di­se­ña­dor. Si es­to no su­ce­de, es muy pro­ba­ble que el ves­ti­do no sea un éxi­to.

LO QUE QUIE­RES VS. LO QUE TE CON­VIE­NE

Pa­ra lo­grar lo que te con­vie­ne so­bre lo que quie­res, de­bes es­tar cons­cien­te de tu ti­po de cuer­po y la cla­se de bo­da que vas a rea­li­zar, así la reali­dad del di­se­ña­dor co­mo pro­fe­sio­nal de la mo­da y tus de­seos, pue­den lle­gar al me­jor pun­to de con­ver­gen­cia. Al sa­lir de la ofi­ci­na del di­se­ña­dor, de­bes lle­var­te a ca­sa una idea cla­ra de lo que el di­se­ña­dor pien­sa pa­ra ti; te­las a uti­li­zar, es­ti­lo del ves­ti­do y es­ti­ma­dos de pre­su­pues­to.

Y SI LO REN­TAS…

Si has op­ta­do por lle­var un ves­ti­do al­qui­la­do, igual de­bes bus­car­lo a tiem­po, pues de acuer­do a Lil Cés­pe­des, un ves­ti­do de no­via no es la ro­pa clá­si­ca que so­le­mos com­prar, blu­sa, pan­ta­lón... que de ver­los sa­be­mos al vue­lo si nos que­da o no. Con un ves­ti­do de no­via de­be­mos de pro­bar y es­tar dis­pues­tas a ver las op­cio­nes y re­co­men­da­cio­nes que pue­da ha­cer­te la ase­so­ra de la tien­da, ya que lo que me­nos ima­gi­na pue­de ha­cer­te dar el SÍ.

Res­pec­to al tiem­po es fac­ti­ble que seis me­ses an­tes va­yas en bus­ca de tu ves­ti­do, pues­to que se­rá una for­ma de evi­tar el tan­to uso del mis­mo.

Un pun­to, en el que los con­sul­ta­dos coin­ci­den, es que lle­gar a cual­quie­ra de es­tos lu­ga­res con ideas de­fi­ni­das es cla­ve. En ese sen­ti­do, Cés­pe­des se­ña­la: "Las me­jo­res elec­cio­nes de ves­ti­dos vie­nen des­pués que una no­via ha ma­du­ra­do la idea de có­mo quie­re ver­se y que los de­más la per­ci­ban. Co­mo an­tí­do­to a las gue­rras de per­so­na­li­da­des o de te­mas que sur­gen den­tro de la bo­da, que in­ter­fie­ren en la elec­ción del ves­ti­do, la ase­so­ra de La­nó­vea acon­se­ja que la no­via de­be de ele­gir lo que la ha­ga sen­tir es­pe­cial, úni­ca y que va­ya con su per­so­na­li­dad", “al fin y al ca­bo es­te es un he­cho po­cas ve­ces re­pe­ti­bles en don­de el eje prin­ci­pal eres tú (La No­via)”, ex­pre­sa. En de­fi­ni­ti­va, tan­to si vas a con­fec­cio­nar­lo o ren­tar­lo, ne­ce­si­tas lle­gar don­de el ase­sor o di­se­ña­dor con­ven­ci­da y cla­ra de qué es lo que quie­res, có­mo quie­res lu­cir y que bus­cas pro­yec­tar.

NA­DA ME­JOR QUE CON­TAR CON LA AYU­DA DE EX­PER­TOS PA­RA HA­CER LA ME­JOR DE LAS ELEC­CIO­NES DEL ATUEN­DO MÁS IM­POR­TAN­TE EN ES­TE GRAN DÍA: TU VES­TI­DO. EN ES­TE AR­TÍCU­LO RE­CI­BES ÚTI­LES TIPS PA­RA ELLO.

Que se­pas lo que quie­res es­tá ge­nial, que te de­jes ayu­dar, pue­de lle­var­te a

la "per­fec­ción".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.