Amor en un LU­GAR DE EN­SUE­ÑO

A la moda Bodas - - Luna De Miel -

Bus­car op­cio­nes pa­ra esos días de des­can­so tras la bo­da tam­bién for­ma par­te de los pre­pa­ra­ti­vos. La ver­dad es que con tan be­llas pla­yas no se ha­ce ne­ce­sa­rio sa­lir del país, y si el des­tino es Las Terrenas, pues no ca­be du­da al­gu­na. Allí el ho­tel V Heavens te ofre­ce la op­ción de trans­por­tar­te al cie­lo... En po­cas pa­la­bras. El ho­tel se ha con­ver­ti­do en una re­fe­ren­cia pa­ra pa­re­jas ex­tran­je­ras y lo­ca­les que bus­can ce­le­brar sus nup­cias en la pla­ya, la ma­yor ven­ta­ja di­ría­mos, es que una vez ter­mi­na la bo­da tú y tu ama­do po­drán que­dar­se hos­pe­da­dos allí mis­mo, vi­vien­do esos días inol­vi­da­bles y te­nién­do­se el uno pa­ra el otro. Da­da la aco­gi­da ha pre­pa­ra­do tres pa­que­tes, dos pa­ra bo­da y un ter­ce­ro pa­ra re­no­va­ción de vo­tos, si es­te es tu ca­so. La idea cae co­mo ani­llo al de­do pa­ra las pa­re­jas que pre­fie­ren ce­le­brar un en­la­ce ín­ti­mo, con po­cos in­vi­ta­dos y op­tan so­bre to­do por li­be­rar­se del es­trés que pue­den oca­sio­nar los pre­pa­ra­ti­vos de una bo­da, ya que en el ho­tel se

ES SA­BI­DO QUE LAS TERRENAS ES UN DES­TINO IDÍ­LI­CO CUAN­DO SE HA­BLA DE RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA Y SUS EN­CAN­TOS. HAS­TA ALLÍ LLE­GAN CIEN­TOS DE PA­RE­JAS PA­RA CE­LE­BRAR SU AMOR EN FE­RIA­DOS, VA­CA­CIO­NES O EL CA­SO QUE NOS OCU­PA, LA LU­NA DE MIEL. EN­TRE TO­DAS LAS OP­CIO­NES DE HOS­PE­DA­JE EL HO­TEL V HEAVENS DES­TA­CA

POR SER LI­TE­RAL­MEN­TE UN SUE­ÑO PA­RA LAS PA­RE­JAS.

en­car­ga­rían del más mí­ni­mo de­ta­lle, des­de la de­co­ra­ción, has­ta el brin­dis, pe­ro so­bre to­do, del con­fort que ga­ran­ti­zan pa­ra la pa­re­ja, la idea es que am­bos sean dos in­vi­ta­dos más en la ce­le­bra­ción. En cual­quier mo­do una es­ta­día muy pla­cen­te­ra y agra­da­ble es­ta­rá asegurada pa­ra ti. Pe­ro en­fo­cán­do­nos en la lu­na de miel co­mo tal, es­te des­tino de­be­ría que­dar en tu top de prin­ci­pa­les op­cio­nes a ele­gir, si han de­ci­di­do que­dar­se en el país pa­ra vi­vir esos pri­me­ros días co­mo ma­ri­do y mu­jer, y es que la pla­ya siem­pre re­sul­ta­rá una elec­ción idó­nea, más aún cuan­do ha­bla­mos de las mun­dial­men­te fa­mo­sas cos­tas que bor­dean a nues­tra me­dia is­la. Los des­ti­nos cos­te­ros de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na siem­pre se con­ta­rán den­tro de las op­cio­nes prin­ci­pa­les en la bús­que­da de ese lu­gar es­pe­cial en el que dis­fru­ta­rán esa eta­pa es­pe­cial tras ju­rar­se amor fren­te al al­tar.

Días de en­sue­ño

les es­pe­ran por de­lan­te una vez ha

pa­sa­do el aje­treo de los pre­pa­ra­ti­vos pa­ra la bo­da y la pos­te­rior fies­ta. Es la lu­na de miel la oca­sión pro­pi­cia pa­ra de­di­car­se el uno al

otro por en­te­ro.

¿Qué me­jor

que unos días fren­te al mar pa­ra ce­le­brar su unión co­mo ma­ri­do y

mu­jer?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.