La hos­tess Per­fec­ta

A la moda Bodas - - Tu Nuevo Hogar -

Con­ver­sa­mos con Marcelle Namnum del ta­ller “The Per­fect Hos­tess”, quien ex­pre­sa: “el tru­co de una an­fi­trio­na per­fec­ta, es pri­me­ro la pla­ni­fi­ca­ción y lue­go que se con­ven­za, de que más im­por­tan­te que ser per­fec­tas es ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que sus in­vi­ta­dos se sien­tan es­pe­ra­dos y bien re­ci­bi­dos en to­do mo­men­to”. Pe­ro in­du­da­ble­men­te los de­ta­lles cuen­tan y Na­mum afir­ma, que aque­llos co­mo te­ner el ba­ño de vi­si­tas im­po­lu­to y bien arre­gla­do, es­pa­cios bien ilu­mi­na­dos y aro­ma­ti­za­dos, len­ce­ría en buen es­ta­do, así co­mo de­ta­lles bo­ni­tos y que gus­ten, ha­cen la la­bor mu­cho más sen­ci­lla. De acuer­do a nues­tra con­sul­ta­da, pue­de que sue­ne re­pe­ti­ti­vo, pe­ro la for­ma per­fec­ta de re­ci­bir a tus in­vi­ta­dos, es es­tar pre­pa­ra­da, sin que seas sor­pren­di­da en el co­rre co­rre. Es de­cir, que pue­das dar­les la bien­ve­ni­da con los ali­men­tos, be­bi­das, ilu­mi­na­ción y mú­si­ca co­rrec­ta, lo que de he­cho te per­mi­ti­rá com­par­tir de for­ma más con­cen­tra­da con ellos. “En nues­tros ta­lle­res de #an fi­trio­na per­fec­ta pro­mo­ve­mos in­clu­si­ve unas lis­tas de ta­reas es­pe­cí­fi­cas, pa­ra las je­fas de ca­sa y el per­so­nal do­més­ti­co, que en adi­ción a una su­per­lis­ta de re­cur­sos y su­pli­do­res sal­va­vi­das lo­gra que uno man­ten­ga to­do ba­jo con­trol y se pue­da de­di­car a aten­der y dis­fru­tar de sus in­vi­ta­dos”.

AMI­GOS EN CA­SA

Cuan­do pre­pa­ras tus zo­nas y ele­men­tos cla­ves por pa­sos, ar­man­do lo que Marcelle en su ta­ller lla­ma,

“tu #hos­tess pantry, re­ci­bir in­vi­ta­dos se vuel­ve ca­da vez más sen­ci­llo. Pe­ro más allá de to­do, Namnum afir­ma que lo im­por­tan­te es la ac­ti­tud con que re­ci­bes a tus vi­si­tas. Es im­pres­cin­di­ble es­tar aten­ta a las ne­ce­si­da­des de tus in­vi­ta­dos, ve­ri­fi­car que los de­ta­lles es­tán on point, ser ob­ser­va­do­ra y tra­tar de iden­ti­fi­car co­sas sim­ples, co­mo: si las co­pas es­tán lle­nas, si la mú­si­ca es­tá muy al­ta o ba­ja, si un aro­ma se ha pues­to muy in­ten­so, si un invitado no es­tá co­mien­do y por qué, si el ser­vi­cio re­vi­só el ba­ño de vi­si­ta, se­ña­la la ex­per­ta.

RE­GLAS DE ORO PA­RA SER­VIR EL CA­FÉ

Pa­ra ser­vir el ca­fé la ex­pe­ri­men­ta­da an­fi­trio­na re­co­mien­da: Si vas a uti­li­zar pa­ñi­to de ban­de­ja, que el mis­mo sea del ta­ma­ño co­rrec­to, ¡por Dios NO do­bles ese pa­ñi­to!, res­pe­ta siem­pre la re­gla de dos. Si vas a ser­vir ca­fé o té a dos o más per­so­nas, sa­cas la ca­fe­te­ra y com­ple­men­tos, en lu­gar de sa­car las ta­zas ser­vi­das pa­ra evi­tar que los mis­mos lle­guen fríos y por su­pues­to, que nun­ca fal­te ese pu­che­ro de flores en la ban­de­ja que da ese to­que tan es­pe­cial”.

INI­CIAR NUES­TRA VI­DA DE PA­RE­JA VIE­NE ACOM­PA­ÑA­DO DE JU­GAR A SER AN­FI­TRIO­NA DE CUAN­DO EN CUAN­DO. UNA VEZ EN NUES­TRO NUE­VO HO­GAR, SO­LE­MOS IN­VI­TAR A NUES­TROS AMI­GOS, SUS FA­MI­LIA­RES Y LOS NUES­TROS, PA­RA PA­SAR RA­TOS DI­VER­TI­DOS Y AGRA­DA­BLES. SOR­PREN­DER EN

ESOS MO­MEN­TOS ES VÁ­LI­DO Y EXIS­TEN CLA­SES PA­RA LO­GRAR­LO.

Y LAS FLORES…

Que no fal­ten las flores. Ellas son las idea­les pa­ra de­cir­les a tus in­vi­ta­dos

¡te es­tá­ba­mos es­pe­ran­do! Nos agra­da que es­tés aquí, se­gún las pa­la­bras de Namnum. Ade­más, las flores son el de­ta­lle que apor­tan ca­li­dez, co­lor, aro­ma y dan esa sen­sa­ción de que vi­ven per­so­nas, que por lo ge­ne­ral, son an­fi­trio­nes que pres­tan aten­ción a los de­ta­lles.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.