Una bo­da al

A la moda Bodas - - Novia A La Moda -

tie­nen la tra­di­ción de po­ner una mo­ne­da an­ti­gua (de seis pe­qui­nes) en el za­pa­to de la no­via; mien­tras que en otras zo­nas lo que mar­ca la bue­na suer­te es co­lo­car una ra­mi­ta de bre­zo, pre­fe­ri­ble­men­te blan­co, en el ra­mo de la no­via. Des­de el año 1754, la herrería de Gret­na Green es un lu­gar por ex­ce­len­cia pa­ra ca­sar­se. Se­gún una pá­gi­na de In­ter­net, cuan­ta la his­to­ria que un “sa­cer­do­te he­rre­ro” ce­le­bra­ba ma­tri­mo­nios clan­des­ti­nos y uti­li­za­ba un yun­que. Así, las pa­re­jas se fu­ga­ban al pue­blo de Gret­na Green (en­tre In­gla­te­rra y Es­co­cia) y ha­cían sus vo­tos. Hoy día mu­chos se ca­san allí y uti­li­zan el yun­que de aque­lla épo­ca. En lo que con­cier­ne a los re­ga­los, hay que men­cio­nar el luc­ken­book, un bro­che de pla­ta que el no­vio le re­ga­la a la no­via co­mo mues­tra de su amor. Los pa­dri­nos de la bo­da no se que­dan atrás; un re­loj es el re­ga­lo ideal pa­ra la pa­re­ja; mien­tras que la ma­dri­na op­ta por un ele­gan­te jue­go de té. Fi­nal­men­te, y no por­que se ha­yan ter­mi­na­do los ri­tua­les y cos­tum­bres, sino por­que nues­tro es­pa­cio fí­si­co es li­mi­ta­do pa­ra es­cri­bir, hay me men­cio­nar el quaich o co­pa de amor que se usa en al­gu­nas ce­le­bra­cio­nes. És­ta es una pe­que­ña va­si­ja de pla­ta con dos asas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.