H

A la moda Bodas - - Novia A La Moda -

a sa­bi­do man­te­ner­se vi­gen­te a tra­vés del tiem­po, ya pa­sa los 50 años y Cindy se man­tie­ne be­lla co­mo siem­pre. Ese lu­nar jun­to a su bo­ca que una vez un má­na­ger le pi­dió bo­rrar, es el que ter­mi­nó por ha­cer de su ros­tro una ima­gen icó­ni­ca de la belleza. En es­tos días su hi­ja Kaia Ger­ber (quien tie­ne un pa­re­ci­do in­creí­ble con su ma­dre) le­van­ta olas por ser una de las mo­de­los pro­me­sas, con un ma­tri­mo­nio es­ta­ble y una ca­rre­ra co­mo em­pre­sa­ria, Cindy con­ti­núa dan­do de qué ha­blar. La elec­ción que hi­zo pa­ra su ves­ti­do de no­via es te­ma de con­ver­sa­ción en es­ta edi­ción de Bo­das

A la Mo­da. Cindy con­tra­jo ma­tri­mo­nio con el ac­tor Ri­chard Ge­re a ini­cios de los años

90, con­for­man­do así una de las pa­re­jas más fo­to­gra­fia­das de Holly­wood, pue­de de­cir­se sin em­bar­go, que fue al la­do del em­pre­sa­rio Ran­de Ger­ber que en­con­tró el ver­da­de­ro amor. Fue­ron ami­gos y esa amis­tad lle­ga­do un tiem­po les lle­vó al amor de pa­re­ja. Sor­pren­dió a to­dos en el mun­do del en­tre­te­ni­mien­to la no­ti­cia de su ma­tri­mo­nio, y más que al show­biz, sor­pren­die­ron a sus pro­pios fa­mi­lia­res y ami­gos cer­ca­nos, quie­nes pen­sa­ron que so­lo asis­tían a una fies­ta, sin ima­gi­nar­se que pre­sen­cia­rían a una de las fa­mo­sas su­per­mo­de­los, dan­do el pa­so ha­cia una nue­va vi­da en ma­tri­mo­nio.

Más im­pac­to aún pro­vo­có la elec­ción que hi­zo

ha pa­sa­do a la his­to­ria co­mo una dE las mo­dE­los más Exi­to­sas dE to­dos los tiEm­pos.

En los años 90 fuE una dE las pro­ta­go­nis­tas dEl fE­nó­mEno dE las su­pEr­mo­dE­los, con­vir­tién­do­sE En una prE­sEn­cia fi­ja En los dEs­fi­lEs dE los di­sE­ña­do­rEs más rE­nom­bra­dos,

o En cam­pa­ñas y por­ta­das dE afa­ma­das rE­vis­tas. En más dE una oca­sión im­pac­tó En la al­fom­bra, sin Em­bar­go, Ella con­si­dE­ra Es­tE sEn­ci­llo vEs­ti­do blan­couno dE sus fa­vo­ri­tos.

Cindy de su tra­je de no­via, de ella se es­pe­ra­ba qui­zás una bo­da fas­tuo­sa, con un ves­ti­do ela­bo­ra­do y fir­ma­do por uno de sus tan­tos ami­gos di­se­ña­do­res de mo­da, pe­ro en su lu­gar la no­via es­co­gió un sen­ci­llo tra­je blan­co, cor­to, con de­ta­lles de en­ca­je y ti­ran­tes; el ca­be­llo suel­to y des­cal­za, la ima­gen per­fec­ta e idí­li­ca pa­ra una bo­da en la pla­ya. El ves­ti­do, sin em­bar­go, era un di­se­ño de John Ga­lliano, le­jos de ser una crea­ción es­pe­cial pa­ra ella, fue sim­ple­men­te en­via­do has­ta Cindy por su es­ti­lis­ta, co­mo par­te de una se­lec­ción de ves­ti­dos que so­li­ci­tó pa­ra una fies­ta, su es­ti­lis­ta tam­po­co sa­bía de qué se tra­ta­ba, fue uno de los tan­tos sor­pren­di­dos, y así lo con­tó la mo­de­lo a Peo­ple Sty­le, en oca­sión de ce­le­brar­se el aniver­sa­rio del even­to que cam­bió su vi­da pa­ra siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.