M

A la moda Bodas - - Pre Wedding -

uchas las han de­no­mi­na­do “Las Ve­gas” de las nupcias. Y es que to­do lo que pa­se ese día se que­da en la me­mo­ria de aque­llas a las que con­si­de­ras tan cer­ca­nas que has­ta tu con­cien­cia sen­ti­ría ce­los. Va­mos, ¿pen­sa­bas que la ce­na de en­sa­yo era lo que le sa­ca­ba son­ri­sas a la no­via? Men­ció­na­le su fies­ta de sol­te­ra y ve­rás na­cer la au­tén­ti­ca car­ca­ja­da. Así que co­mo ami­ga leal que eres, tie­nes ba­jo to­tal res­pon­sa­bi­li­dad pla­ni­fi­car y eje­cu­tar esa “úl­ti­ma no­che de lo­cu­ras”, con to­do el es­ti­lo y crea­ti­vi­dad del Me­jor que una ho­ra de re­la­ja­ción en un sa­lón ce­rra­do con so­ni­dos que te in­du­cen a la me­di­ta­ción, in­ten­ta la evo­lu­ción de es­ta dis­ci­pli­na de­por­ti­va: al ai­re li­bre, con la fas­ci­nan­te or­ques­ta de las olas del mar y sin mu­cha ves­ti­men­ta. Aun­que los ca­ba­lle­ros pien­sen lo con­tra­rio, no hay na­da que nos gus­te más que cuan­do me­nos es más; so­bre to­do cuan­do de una for­ma u otra “te aho­rras” la men­ti­ri­lla de tapadera pa­ra lo del strip­per. El na­ked yo­ga na­ció en el stu­dio Bold & Na­ked de Chel­sea, en Nue­va York. Sus crea­do­res, Jos­chi Sch­warz y Mo­ni­ka Wer­ner im­par­ten las cla­ses al pre­cio de 25 dó­la­res la se­sión. Por su­pues­to, hay tan­tas op­cio­nes de ins­truc­to­res, co­mo de lo­ca­cio­nes al­re­de­dor del mun­do. Di­cen que nin­gu­na bue­na his­to­ria ini­cia con un pla­to de en­sa­la­da y, nues­tras co­pas es­tán com­ple­ta­men­te de acuer­do. Al­qui­la una li­mo­si­na, qui­zás tic­ket aé­reo y pla­ni­fi­ca las pa­ra­das. Los vi­ñe­dos y li­co­re­rías no se li­mi­tan a las ca­tas, ma­ri­da­jes o crea­cio­nes, tam­bién es­tán los fi­na­les felices, con ce­nas ín­ti­mas de lu­jo don­de se­rán so­lo las in­vi­ta­das, mú­si­ca, co­mi­da y mu­cho al­cohol. mun­do. Si eres tra­di­cio­nal, des­cui­da que es­te ar­tícu­lo vie­ne a sa­cu­dir un po­co tu men­te, por­que, crée­nos, tu ami­ga se me­re­ce mu­cho más que una no­che de cin­ti­llos ador­na­dos con el miem­bro mas­cu­lino mien­tras su abue­la se dis­fru­ta a so­bre ma­ne­ra aque­lla ba­na­na con to­pe de cre­ma ba­ti­da que pre­pa­ra­ron de pos­tre… se con­si­de­ra, ella es­tá can­sa­da de co­mer lo mis­mo por to­das sus nie­tas, así que ne­ce­si­ta­mos, pri­me­ro por ella y des­pués por la no­via, que rom­pas de ma­ne­ra ma­gis­tral to­dos los es­que­mas. ¡Aquí va­mos! Si ella es de al­ma aven­tu­re­ra, que de­je un po­co de adre­na­li­na en la cuer­da. Ojo, que no nos li­mi­te­mos al zip lin­ning, pue­des or­ga­ni­zar un día de chi­cas es­ca­lan­do pa­re­des, bu­cean­do, ha­cien­da bun­gee jum­ping o in­clu­so con­tra­tan­do al me­jor ins­truc­tor de dan­za… al es­ti­lo li­bre. Vie­ne bien re­for­mu­lar vie­jas prác­ti­cas, por eso no des­car­ta­mos el po­der de una clá­si­ca pi­ja­ma­da. Des­pués de to­do, a ve­ces una no­che de chi­cas en ca­sa es to­do lo que ella ne­ce­si­ta. ¿Dón­de es­tá la ma­gia? En la lo­ca­ción, pue­de ser des­de acam­par en una de nues­tras pla­yas, en me­dio de al­gu­na mon­ta­ña o en un lu­jo­so ho­tel; ahí de­ci­des tú. ¿Re­cor­dan­do a Ca­pe­ru­ci­ta Ro­ja? De­jé­mos­le eso al lobo. Aquí lo úni­co que que­re­mos que sal­ga del ca­nas­to de co­mi­da, es lo me­jor de la gas­tro­no­mía; aun­que si te ani­mas a con­tra­tar chef, tam­bién apli­ca. Es­to no tie­ne que ser el tí­pi­co brunch so­bre el cés­ped, pue­de ser so­bre el mar, en ya­te y con desen­la­ce bas­tan­te ani­ma­do. Otra idea son los só­ta­nos, de­sier­tos, en un glo­bo ae­ros­tá­ti­co e in­clu­so, si es­tás en Áfri­ca, des­pués del sa­fa­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.