C

A la moda Bodas - - All About The Dress -

on su acos­tum­bra­da son­ri­sa a flor de piel, Maylé nos re­ci­bió en su ate­lier una ma­ña­na a ini­cios de sep­tiem­bre, jus­to días an­tes de via­jar a Nor­man­dia, Fran­cia pa­ra ce­le­brar la bo­da soñada jun­to al amor de su vi­da. De la his­to­ria de la aho­ra pa­re­ja de es­po­sos, co­no­ce­rás unas cuan­tas pá­gi­nas más ade­lan­te (bus­ca nues­tro es­pe­cial "Las no­vias del año", en la pá­gi­na 146), pe­ro en es­tas lí­neas com­par­ti­mos con­ti­go la ins­pi­ra­ción de un ves­ti­do de no­via bri­llan­te­men­te con­ce­bi­do, lleno de de­ta­lles y fiel re­fle­jo de quien lo lle­vó, una mu­jer aman­te de la mo­da, con un es­ti­lo pro­pio y una ma­ne­ra muy úni­ca de ha­cer las co­sas. "Siem­pre he sa­bi­do el ti­po de si­lue­ta y los de­ta­lles que me que­dan bien y me gus­tan, pe­ro nun­ca ha­bía pen­sa­do en un tra­je de no­via co­mo ha­ce dos años atrás. Una vez com­pro­me­ti­da y con fe­cha pa­ra la bo­da ya es­ta­ba muy cla­ra que lle­va­ría un ves­ti­do que re­pre­sen­ta­ra mi per­so­na­li­dad y que no fue­ra el tí­pi­co ves­ti­do con­ven­cio­nal de no­via. Un ves­ti­do ins­pi­ra­ción cou­tu­re, de pa­sa­re­la, pe­ro que a la vez no se sin­tie­ra co­mo un dis­fraz, lla­ma­ti­vo, pe­ro equi­li­bra­do a la vis­ta, trans­for­man­do los de­ta­lles y ves­ti­dos clá­si­cos en al­go más mo­derno, fu­sio­nan­do mi mar­ca y mi per­so­na­li­dad". ¡Va­ya que lo lo­gró! El pun­to de par­ti­da fue la si­lue­ta de Pre­vio a la bo­da, Maylé y Hu­go tu­vie­ron una ce­re­mo­nia ci­vil. Ella lu­ció otro ves­ti­do de su crea­ción..."Real­men­te pa­ra ha­cer es­te di­se­ño no tu­ve una ins­pi­ra­ción es­pe­cí­fi­ca, des­de el mo­men­to que vi la te­la, me enamo­ré y de­ci­dí uti­li­zar­la. El ves­ti­do fue to­tal­men­te dra­pea­do en el ma­ni­quí y no po­see nin­gún cor­te". Pa­ra co­no­cer más de­ta­lles de la bo­da de en­sue­ño de Maylé y Hu­go, pa­sa a la pá­gi­na 146 en el es­pe­cial "Las no­vias del año". Te in­vi­ta­mos a lle­nar­te de ins­pi­ra­ción con las fo­tos de es­te en­la­ce que des­ta­có por su sen­ci­llez, ele­gan­cia y so­fis­ti­ca­ción. uno de los ves­ti­dos de su co­lec­ción "Bu­tono" pre­sen­ta­da ha­ce unos años, Maylé cuen­ta que tras rea­li­zar­la que­dó com­ple­ta­men­te enamo­ra­da de esa pro­pues­ta, ya que te­nía los de­ta­lles que iden­ti­fi­ca­ban su mar­ca:

Cor­tes re­don­dea­dos, ta­cho­nes y cue­llos. En­ton­ces ella y su equi­po co­men­za­ron a traer es­to a la reali­dad. Tweed con per­las en de­gra­da­ción fa­bri­ca­da a mano en Ita­lia, tul pa­ra las man­gas, cor­pi­ño y la ca­pa/cue­llo que re­em­pla­zó al ve­lo, tam­bién con de­ta­lles bordados en de­gra­da­ción. La con­fec­ción del ves­ti­do ini­ció en el mes de mar­zo, le de­di­ca­ban tres ho­ras a la se­ma­na, has­ta la se­ma­na an­tes de par­tir ha­cia Fran­cia. Maylé ex­pre­sa: "El ves­ti­do fue to­tal­men­te dra­pea­do en el ma­ni­quí y no po­see nin­gún cor­te". Y así, re­bo­san­te de emo­ción Maylé par­tió ha­cia el es­ce­na­rio que siem­pre su­po se­ría el de su bo­da: Un jar­dín lleno de luz y se­re­ni­dad. "Cuan­do me vi en el es­pe­jo, so­lo es­ta­ba cons­cien­te de que sen­tía mu­chos ner­vios", nos cuen­ta acer­ca de ese mo­men­to cum­bre en el que fi­nal­men­te se vio ves­ti­da de no­via. "No tu­ve ni tiem­po de pen­sar, to­do pa­só muy rá­pi­do, pe­ro cuan­do me vi era exac­ta­men­te la ima­gen que te­nía en mi men­te. De ha­ber cam­bia­do al­go ese día so­lo me ha­bría gus­ta­do que una do­mi­ni­ca­na me ma­qui­lla­ra y me pei­na­ra, de ver­dad es ad­mi­ra­ble có­mo tra­ba­jan las pro­fe­sio­na­les de aquí, pe­ro en sín­te­sis to­do fue per­fec­to, tal co­mo siem­pre lo deseé".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.