GABRIELA BELTRÉ

CRECER EN UN MUN­DO DE PO­LÍ­TI­COS

A la moda - - Referentes -

DE PER­SO­NA­LI­DAD AFABLE Y AM­PLIA SON­RI­SA, EN UNA AGITADA MAÑANA A INICIOS DE MARZO, NOS ENCONTRAMOS CON GABRIELA EN EL BUFETE DE ABOGADOS QUE COMPARTE CON SU PADRE EL DR. DA­NIEL BELTRÉ. COMPARTIENDO UNA TAZA DE TÉ PUDIMOS CONOCERLA MÁS EN SU ESCENARIO LABORAL. APENAS PA­SA LOS 30 AÑOS Y LA CLA­RI­DAD DE SUS IDEAS QUEDA ESTABLECIDA. ES­TE TRA­BA­JO SE CON­CEN­TRA EN MUJERES QUE SE ES­TÁN ABRIEN­DO CA­MINO EN UN MUN­DO QUE HISTÓRICAMENTE HA PERTENECIDO A LOS HOM­BRES. "POR EL MOMENTO NO TENGO ASPIRACIONES PARA POSTULARME A NIN­GÚN CARGO. MI ÚNICA ASPIRACIÓN ES PODER SE­GUIR APORTANDO A MI PARTIDO COMO LO HE VE­NI­DO HA­CIEN­DO Y SIRVIÉNDOLE EN TO­DO CUAN­TO ME

SEA PO­SI­BLE DESDE MI POSICIÓN".

HÁBLANOS UN PO­CO SOBRE TI ¿POR QUÉ ELEGISTE EL DERECHO COMO CARRERA?

Desde muy tem­pra­na edad tu­ve mu­chas in­quie­tu­des, pe­ro la que más me mar­có al momento de elegir una carrera fue la ne­ce­si­dad de ir en de­fen­sa de las per­so­nas, sobre to­do de los ni­ños, y de ver es­ta­ble­ci­do en mi país un cli­ma de jus­ti­cia social, de or­den ins­ti­tu­cio­nal y de res­pe­to a las li­ber­ta­des. Siempre tu­ve una ac­ti­tud crí­ti­ca de las co­sas que me pa­re­cían que de­bían cam­biar, y que de­bía ha­cer­lo por medio del derecho.

Y EN LA POLÍTICA ¿QUÉ TAN­TO ES­TÁS INVOLUCRADA?

Na­cí en el seno de una fa­mi­lia pe­le­deís­ta. Mi padre ha si­do miem­bro del PLD desde sus inicios, y como hi­ja de di­ri­gen­te siempre par­ti­ci­pé en los escenarios de esta or­ga­ni­za­ción. Re­cuer­do que sien­do apenas una ni­ña, lo acom­pa­ña­ba a la ca­sa de Don Juan Bosch, a las asam­bleas del partido y dis­fru­ta­ba enor­me­men­te el momento en que todos le­van­ta­ban su pu­ño derecho y ex­cla­ma­ban a vi­va voz: “¡Ser­vir al partido para ser­vir al pue­blo!”; yo también lo ha­cía, pues era el momento de sen­tir­me realmente parte de aquel pro­pó­si­to. No era ex­tra­ño que se me asig­na­ra hacer ban­de­ri­nes, re­par­tir vo­lan­tes, ven­der bo­le­tos para ri­fas, ca­sa por ca­sa o pre­pa­rar sánd­wi­ches en la co­ci­na de mi ca­sa, para al­gún viaje de tra­ba­jo de los compañeros. En esos ca­mi­nos co­no­cí mu­chos ros­tros e his­to­rias que me sen­si­bi­li­za­ron e hi­cie­ron de la política más que una ac­ti­vi­dad, una forma de vida para mí.

¿EN CUÁLES ASPECTOS TE INVOLUCRAS EXACTAMENTE?

En la pa­sa­da cam­pa­ña electoral, par­ti­ci­pé junto a mi her­mano y un gru­po de jóvenes en “Yo soy el cam­bio”, una he­rra­mien­ta ba­sa­da en re­des so­cia­les para la mo­vi­li­za­ción del vo­to flo­tan­te en fa­vor del PLD. Además, tengo el ho­nor de for­mar parte de la Aca­de­mia para la Pro­fe­sio­na­li­za­ción de la Política (APP), una ini­cia­ti­va no par­ti­da­ria que pro­cu­ra la for­ma­ción téc­ni­co-política de las per­so­nas aso­cia­das a la vida política, así como, una me­jor go­ber­nan­za.

¿CÓ­MO EVALÚAS EL PA­PEL DE LA MUJER EN EL ESCENARIO POLÍTICO LOCAL?

La mujer dominicana ha de­mos­tra­do que puede to­mar parte en la política, ju­gan­do ro­les pre­pon­de­ran­tes. Tenemos a una mujer en la Vi­ce­pre­si­den­cia del país, una mujer pre­si­dien­do el Se­na­do de la República, se­na­do­ras, dipu­tadas, en fin, la mujer dominicana po­ne de ma­ni­fies­to su capacidad para es­tar a la ca­be­za de organizaciones po­lí­ti­cas, para pre­si­dir y di­ri­gir ins­ti­tu­cio­nes, así como, para desem­pe­ñar un rol ac­ti­vo en la crea­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

¿CUÁLES SON LOS MA­YO­RES RETOS QUE DEBEN ENFRENTAR LAS MUJERES HOY EN DÍA?

To­da mujer de­be bus­car los medios que le per­mi­tan desa­rro­llar­se como pro­fe­sio­nal y ganar es­pa­cios en ra­zón de sus pro­pias ca­pa­ci­da­des y mé­ri­tos, sin re­nun­ciar a sus prin­ci­pios. Además, es sa­bi­do que la mujer tie­ne ro­les que por na­tu­ra­le­za no pue­den ser de­le­ga­dos, y es ahí cuando se presenta el re­to de con­ci­liar la vida pro­fe­sio­nal con la es­ta­bi­li­dad del nú­cleo fa­mi­liar.

EN UNA CARRERA COMO LA TUYA ¿CONSIDERAS IMPORTANTE DEFINIR UN ESTILO EN CUAN­TO A LA MODA O AL VESTUARIO SE REFIERE?

La carrera de derecho exi­ge cier­ta for­ma­li­dad en el ves­tir y pien­so que ca­da uno de­be im­pri­mir su se­llo per­so­nal den­tro de los parámetros o códigos de ves­ti­men­ta establecidos para ca­da oca­sión.

EN DA­DO CA­SO ¿CÓ­MO DEFINIRÍAS EL TUYO?

Creo que a la ho­ra de ves­tir, me­nos es más. Me gus­ta lle­var ro­pa elegante y có­mo­da a la vez. Con­si­de­ro que mi ves­ti­men­ta es clá­si­ca, con al­gu­nos toques de mo­der­ni­dad.

• FOTO: JULIO CÉSAR PEÑA • MAQUILLAJE: INDIRA SÁNCHEZ

DE A PRO­PÓ­SI­TO

UN SER ES­TE 2016

ELECCIONES, AÑO DE UN DESCUBRIMOS

LA PO­CO MÁS DE

QUE CUOTA FEMENINA

LA DIFERENCIA MAR­CA

EN EL ESCENARIO

POLÍTICO.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.