FARIDE RAFUL

EN PRO DE RECUPERAR NUESTRA DIGNIDAD

A la moda - - Referentes -

VINIENDO DE UN HOGAR ADENTRADO EN EL MUN­DO POLÍTICO,

DESDE MUY JO­VEN FARIDE HA SEN­TI­DO LA RESPONSABILIDAD DE COMPARTIR SUS CONOCIMIENTOS E IDEALES, POR ESO AHORA PRETENDE OCUPAR UNA POSICIÓN QUE LE PERMITA APOR­TAR Y CUMPLIR SU CUOTA DE CONCIENCIACIÓN SOCIAL, CONVENCIDA, ADEMÁS, DE QUE TO­DO SER HUMANO DE­BE APOS­TAR A LA EVO­LU­CIÓN SOCIAL Y ESPIRITUAL . ADEMÁS DE ESO, EN CUAN­TO A SU VIDA PER­SO­NAL, ESTA JO­VEN Y PRE­PA­RA­DA DAMA, NOS HA­BLA DE CÓ­MO HACE

UN BALANCE INTEGRAL CUI­DAN­DO CA­DA AS­PEC­TO DE SU VIDA. CON RESPECTO A LA MODA, ELLA PREFIERE USAR LO QUE LA HAGA

SENTIR CÓ­MO­DA Y SIN PER­DER SU ESEN­CIA.

¿CUÁNDO ENTENDISTE QUE TE ATRAÍA LA POLÍTICA

Y POR QUÉ?

No re­cuer­do un momento de mi vida en que no me ha­ya sen­ti­do, más que atraí­da, parte del mun­do político. Ven­go de un hogar es­tre­cha­men­te li­ga­do al ejer­ci­cio de la política en su acep­ción más pura. Me in­cul­ca­ron la importancia de lu­char por una ma­yor jus­ti­cia social, la ne­ce­si­dad de con­ver­tir­nos en se­res com­pro­me­ti­dos, so­li­da­rios, e im­pul­sa­do­res de trans­for­ma­cio­nes que pro­di­guen el res­pe­to a los de­re­chos de todos, ele­men­tos que de­fi­ni­ti­va­men­te po­de­mos ca­na­li­zar desde es­pa­cios de poder, que la política crea y que de­be­mos per­fec­cio­nar.

¿HAS SEN­TI­DO EN AL­GU­NA OCA­SIÓN DISCRIMINACIÓN O PREJUICIOS POR SER MUJER, EN UN MEDIO REGULARMENTE DOMINADO POR HOM­BRES?

Cla­ro, el concepto de poder, de do­mi­nio, es­tá muy li­ga­do al te­ma de la vi­ri­li­dad masculina. La participación que las mujeres he­mos lo­gra­do de ma­ne­ra ac­ti­va, en dis­tin­tos sec­to­res de la so­cie­dad, en tan corto tiem­po, ha ge­ne­ra­do una cri­sis de mas­cu­li­ni­dad que logra un im­pac­to in­tere­san­te en el ámbito político, don­de los hom­bres aún en­tien­den que es­te es su es­pa­cio na­tu­ral. En es­te pro­ce­so, se han va­li­do de la ima­gen femenina para ven­der la enaje­na­da idea de la igual­dad en la participación y la “to­le­ran­cia” o vo­ca­ción de­mo­crá­ti­ca de nuestras so­cie­da­des, cuando en realidad, tor­pe­dean el as­cen­so de una dama, a pe­sar del tra­ba­jo que sea capaz de desem­pe­ñar. Y es na­tu­ral, los pro­ce­sos de cam­bios ge­ne­ran re­sis­ten­cia, es­tá en no­so­tras se­guir es­toi­cas en la de­fen­sa de nues­tros de­re­chos como se­res hu­ma­nos igua­les para la ley.

¿CUÁL ENTIENDES ES LA CUOTA QUE CO­RRES­PON­DE A LOS JÓVENES ASUMIR EN CUAN­TO A LA POLÍTICA Y RESPONSABILIDADES

CON EL PAÍS?

Par­ti­ci­par. Par­ti­ci­par de ma­ne­ra ac­ti­va, asumir la responsabilidad de for­ta­le­cer el sistema de­mo­crá­ti­co ac­tual, afec­ta­do por el clien­te­lis­mo y la po­li­ti­que­ría. Nues­tros pa­dres lu­cha­ron por abrir­nos las puer­tas a la de­mo­cra­cia, en no­so­tros es­tá, el que las ge­ne­ra­cio­nes que vie­nen detrás, pue­dan en­trar por ella.

HABLANDO DE TU PRO­YEC­TO POLÍTICO ¿CUÁLES SON LAS PRIORIDADES QUE TIENES EN AGENDA?

De­mos­trar que la dignidad so­bre­vi­ve an­te tan­ta in­mun­di­cia. Que po­de­mos in­ves­ti­gar sin mie­dos, le­van­tar nuestra voz an­te las in­jus­ti­cias, asumir responsabilidades ideo­ló­gi­cas sin gol­pear­nos el pe­cho, fis­ca­li­zar que las nor­mas vi­gen­tes se cum­plan, sin dis­tin­ción, de ma­ne­ra ab­so­lu­ta, y que, con to­do lo que esto im­pli­ca, po­de­mos se­guir son­rien­do. So­lo así, ha­bre­mos apos­ta­do al futuro.

¿CÓ­MO MANTIENES UN EQUI­LI­BRIO, DEN­TRO

DE ESA APRETADA AGENDA, PARA DEDICARTE TIEM­PO ?

Es com­pli­ca­do. Hace unos años, al­guien me en­se­ñó la ne­ce­si­dad de ser integral y mantener un equi­li­brio en nuestras vi­das, desde en­ton­ces tra­to de llevarlo. Hacer ejercicios dia­ria­men­te, compartir con mi fa­mi­lia, mis ami­gos, son de esos pri­vi­le­gios que ni­ve­lan el ser y que cual­quier tiem­po es perfecto, si es de ca­li­dad.

YÉNDONOS A LA PARTE DE VANIDAD Y FE­MI­NEI­DAD QUE NOS CA­RAC­TE­RI­ZA COMO MUJERES ¿CÓ­MO ES TU RU­TI­NA DE CUI­DA­DO PER­SO­NAL?

Soy cui­da­do­sa con la ali­men­ta­ción (me gus­ta sen­tir­me sa­lu­da­ble), no to­mo sol, in­gie­ro dos li­tros de agua dia­ria­men­te y con­su­mo mu­chos ve­ge­ta­les. Pres­cin­do del azú­car desde muy pe­que­ña. Soy dis­ci­pli­na­da con las cre­mas del rostro y el acei­te cor­po­ral, para la per­ma­nen­te hidratación de la piel.

¿SIGUES LA MODA?

No realmente. Uso lo que me gus­ta y con lo que me pue­da sentir có­mo­da, soy yo mis­ma.

ESCRIBE: DEIDAMIA GALÁN • FOTOS: JULIO CÉSAR PEÑA • MAQUILLAJE: INDIRA SÁNCHEZ.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.