Evi­ta los "faux pas" DIGITALES

A la moda - - Inspiración -

Vi­vir en el 2016 im­pli­ca te­ner una pre­sen­cia on­li­ne, apa­ren­tar que sa­bes có­mo fun­cio­na lin­ke­din, es­tar en más gru­pos de what­sapp que lo hu­ma­na­men­te po­si­ble y li­diar con el ejér­ci­to de tías, ma­dri­nas y abue­los con per­fi­les activos en Fa­ce­book. Pe­ro a pe­sar de lo ha­bi­tua­da que es­tá la po­bla­ción a las re­des so­cia­les, to­da­vía apa­re­cen cier­tos per­so­na­jes que pa­re­cen no com­pren­der có­mo fun­cio­na el ma­ra­vi­llo­so mun­do del in­ter­net. Para to­mar con­cien­cia de esta pro­ble­má­ti­ca, he iden­ti­fi­ca­do tres com­por­ta­mien­tos co­mu­nes que equi­va­len a un “faux pas” o me­ti­da de pata en el mun­do di­gi­tal.

LA DRAMÁTICA

Per­so­na acos­tum­bra­da a es­cri­bir de forma men­sual una pu­bli­ca­ción con cla­ros in­di­cios de amar­gue don­de expresa su des­con­ten­to ha­cia cier­ta si­tua­ción, ya sea laboral, emo­cio­nal o fi­nan­cie­ra, con el ob­je­ti­vo de ob­te­ner aten­ción. Lue­go de un “post” que pa­re­ce sa­ca­do de una ba­cha­ta de Ant­hony San­tos, cual­quie­ra que le pre­gun­te a la au­to­ra sobre su es­ta­do ten­drá esta con­tra­dic­to­ria res­pues­ta: “No quie­ro ha­blar de eso”. Se­gui­do del “emo­ji” de su preferencia. Pa­re­ce que na­da dice: ”res­pe­ta mi vida pri­va­da” como un post de cuatro pá­rra­fos en Fa­ce­book con un vi­deo de José José ad­jun­to.

O CÓ­MO "NO METER LA PATA" EN LAS RE­DES SO­CIA­LES.

LOS ETERNOS VIAJEROS

Nin­gún viaje es­tá com­ple­to sin la foto cli­ché del pa­sa­por­te con el bi­lle­te de abor­da­je o la in­dis­pen­sa­ble ima­gen del ala del avión desde la ven­ta­ni­lla. Creo que pron­to hasta los ex­tra­di­ta­dos es­ta­rán in­cu­rrien­do en esa prác­ti­ca. En­tien­do que hi­cis­te un lío de dó­la­res para poder dar­te esas va­ca­cio­nes en los “Uni­ted”, pe­ro de­be exis­tir otra ma­ne­ra más ori­gi­nal de de­cir­le al mun­do que te vas para Or­lan­do a ver tu pri­ma Ta­ta.

LA FILÓSOFA EN "COLALÉ"

Ni si­quie­ra el mis­mo Só­cra­tes, padre de fi­lo­so­fía, pu­die­ra ex­pli­car por qué es ne­ce­sa­rio para su­bir una foto en bi­ki­ni, acom­pa­ñar­la de una fra­se espiritual o fi­lo­só­fi­ca. Ci­tar a Ma­dre Te­re­sa de Cal­cu­ta mien­tras se to­ma me­dia bo­te­lla de Vod­ka, no la ha­rá pa­re­cer más in­te­li­gen­te. Créan­me cuando les di­go, a na­die es­tán en­ga­ñan­do con ese in­ten­to de in­te­lec­tua­li­dad, si us­ted sien­te que es­tá aca­ban­do y quie­re su­bir su foto ti­re pa’lan­te, le apues­to que Rihan­na nun­ca ha “goo­glea­do” una fra­se en www.ci­tas­sa­bias.com para jus­ti­fi­car su úl­ti­mo post.

Ahora bien, así como el “mu­cha­chón” que te gus­ta vio tu foto en Ins­ta­gram, también tu je­fa, clien­tes, fa­mi­lia­res, ami­gos, hasta la ve­ci­na que te cae mal. Ahí re­cae la importancia de mantener un per­fil cohe­ren­te en nuestras cuentas, evi­tan­do pu­bli­ca­cio­nes in­ne­ce­sa­rias que ra­ti­fi­can nuestras in­se­gu­ri­da­des an­te el mun­do.

POR: ANA VICTORIA TORRES

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.