CLAUDIA CAS­TA­ÑOS

A la moda - - Interior Referentes -

EL EJER­CI­CIO DE LAS LE­YES HA DE­FI­NI­DO EL CA­MINO DE CLAUDIA DES­DE SUS MÁS TIER­NOS AÑOS. SU FA­MI­LIA SE HA DE­DI­CA­DO A LA ABO­GA­CÍA DES­DE HA­CE MU­CHOS AÑOS Y SE­GUIR ESE CA­MINO SE VIS­LUM­BRA­BA CON TO­DA CLA­RI­DAD. PERO ELLA DE­CI­DIÓ HACERLO DE UNA MA­NE­RA DI­FE­REN­TE. ELLA SA­BÍA QUE NO SE­RÍA UNA ABO­GA­DA CON­VEN­CIO­NAL Y EN­CON­TRÓ EN LOS ME­DIOS DE CO­MU­NI­CA­CIÓN LA VÍA PER­FEC­TA PA­RA COM­PAR­TIR SUS CO­NO­CI­MIEN­TOS. LA UNIÓN DE AM­BOS MUN­DOS SE HA CON­VER­TI­DO EN UNA DE SUS GRAN­DES PA­SIO­NES EN LA VI­DA.

ES­CRI­BE: RE­DAC­CIÓN A LA MO­DA • FO­TOS:CÉ­SAR SÁN­CHEZ • MA­QUI­LLA­JE: IN­DI­RA SÁN­CHEZ • LO­CA­CIÓN: HO­TEL IN­TER­CON­TI­NEN­TAL

Siem­pre. Sin duda. Sin em­bar­go, a me­di­da que iba avan­zan­do en el ejer­ci­cio, me di cuen­ta que no iba a ser una abo­ga­da de que­dar­me en la ofi­ci­na. Y de ahí sur­ge el pro­yec­to de lle­var for­mal­men­te te­mas le­ga­les a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción al al­can­ce de to­dos.

So­lu­cio­nar pro­ble­mas. Las per­so­nas tie­nen el con­cep­to erra­do de que el abo­ga­do crea pro­ble­mas. Al con­tra­rio, su mi­sión es so­lu­cio­nar pro­ble­mas aje­nos. Y ahí la gran res­pon­sa­bi­li­dad de es­ta pro­fe­sión, de la cual me sien­to or­gu­llo­sa.

Un pe­que­ño ma­ra­tón, ba­sa­do en una agen­da casi mi­li­tar (ri­sas). Con ho­ra­rios fi­jos pa­ra que todo se pue­da ha­cer. Ma­dru­ga­mos, pre­pa­ra­mos los ni­ños al co­le, ofi­ci­na, tri­bu­na­les, reu­nio­nes, cua­drar ac­ti­vi­da­des ex­tra­cu­rri­cu­la­res, me­dios de co­mu­ni­ca­ción, ma­ne­jar te­mas do­més­ti­cos y fa­mi­lia­res. Si a eso le su­ma­mos el trá­fi­co y la tec­no­lo­gía, creo que ga­na­mos una me­da­lla si lo­gra­mos cum­plir la me­ta cuan­do lle­ga el fi­nal del día.

Lo­grar el balance en­tre los te­mas per­so­na­les, fa­mi­lia­res y pro­fe­sio­na­les. En­tien­do que es el re­to de to­das las mu­je­res que tra­ba­ja­mos y, al mis­mo tiem­po, de­ci­di­mos ejer­cer la pro­fe­sión al má­xi­mo. Es más, se­cre­ta­men­te las mu­je­res nos apo­ya­mos unas con otras con la mis­ma pregunta: ¿Có­mo lo ha­ces? ¿Có­mo pue­des? ¿Có­mo aguan­tas? Uno de mis gran­des so­por­tes es mi es­po­so, con quien com­par­to un her­mo­so pro­yec­to de vi­da.

Es el gran de­ba­te de la ma­yo­ría de las mu­je­res ac­tual­men­te. Mi con­clu­sión es que se pue­de ha­cer todo, pero no al mis­mo tiem­po. Y es­ta res­pues­ta te la doy so­bre la ba­se de una pro­fun­da re­fle­xión per­so­nal so­bre es­to. Por­que lo he vi­vi­do. Hay mo­men­tos que la prio­ri­dad son si­tua­cio­nes fa­mi­lia­res, o de tra­ba­jo, o de cre­ci­mien­to per­so­nal. Pero si ba­sa­mos nues­tro pro­yec­to de vi­da en que lo lo­gra­re­mos al mis­mo tiem­po, entonces so­lo en­con­tra­re­mos frus­tra­cio­nes. La na­tu­ra­le­za no se equi­vo­ca, hay tiem­po de sem­brar y otro de co­se­char. En el ca­mino pue­de pa­sar de todo.

Pa­ra mí: lo­grar el objetivo. Sea gran­de, pe­que­ño, sim­ple, com­ple­jo. Es un cú­mu­lo de ob­je­ti­vos lo­gra­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.