GI­NA AL­MON­TE

A la moda - - Interior Referentes -

DE PRO­FE­SIÓN DE PSI­CÓ­LO­GA NO PA­SÓ MU­CHO TIEM­PO

PA­RA QUE GI­NA ENTENDIERA Y ASU­MIE­RA LA CO­MU­NI­CA­CIÓN CO­MO AL­GO MÁS QUE UN SUE­ÑO DE LA NI­ÑEZ. DU­RAN­TE NUE­VE AÑOS TO­CÓ EL VIOLONCELLO Y DES­TA­CÓ CO­MO MUJER EMPRENDENDORA A MUY TEM­PRA­NA EDAD. LAS RE­LA­CIO­NES PÚ­BLI­CAS, LA RA­DIO Y LA TE­LE­VI­SIÓN SON LOS ME­DIOS EN LOS QUE SE DESA­RRO­LLA SU DÍA A DÍA LA­BO­RAL. DE CA­RA A LA CO­MU­NI­CA­CIÓN, SU VI­SIÓN ES FOR­MAL Y SE EN­FO­CA MÁS A LOS IM­POR­TAN­TES SEC­TO­RES PO­LÍ­TI­CO Y EM­PRE­SA­RIAL DEL PAÍS.

ES­CRI­BE: RE­DAC­CIÓN A LA MO­DA • FO­TOS: CÉ­SAR SÁN­CHEZ

• MA­QUI­LLA­JE: IN­DI­RA SÁN­CHEZ • VES­TUA­RIO: NOA STO­RE • LO­CA­CIÓN: HO­TEL IN­TER­CON­TI­NEN­TAL y en­fo­que. Te pue­do ci­tar a la ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos y ex­can­di­da­ta a la pre­si­den­cia, Hi­llary Rod­ham Clin­ton. Hay otra mujer que lle­vo años dan­do se­gui­mien­to y sien­to ad­mi­ra­ción por su tras­cen­den­cia en te­mas de im­por­tan­cia mun­dial co­mo lo es la tam­bién ex se­cre­ta­ria de Es­ta­do de los Es­ta­dos Uni­dos, Con­do­leez­za Ri­ce. Efec­ti­va­men­te. Qui­zás so­ña­ba con la co­mu­ni­ca­ción y la opor­tu­ni­dad de po­der hacerlo de ca­ra a los me­dios des­de niña, pero cuan­do lle­gó el mo­men­to de en­trar a la uni­ver­si­dad, no lo vi co­mo la pri­me­ra op­ción, en su lu­gar op­té por la Psicología, aun­que de niña de­mos­tré des­tre­zas pa­ra co­mu­ni­car­me de ma­ne­ra flui­da y sin re­gio­na­lis­mos, ba­jo el en­ten­di­do de que soy ci­bae­ña (ri­sas).

Es un ran­go am­plio que me ha per­mi­ti­do lle­gar al pú­bli­co a tra­vés de la ra­dio y la te­le­vi­sión. La ra­dio fue el pri­mer me­dio que me per­mi­tió co­mu­ni­car­me a ma­yor al­can­ce co­mo co­men­ta­ris­ta, y en te­le­vi­sión he lle­va­do los seg­men­tos

des­de el año 2009 has­ta el 2011 y que pro­duz­co y con­duz­co des­de el 2013 has­ta la ac­tua­li­dad. A la par, las maes­trías de ce­re­mo­nias y tra­ba­jo, ade­más, co­mo voz co­mer­cial de al­gu­nas mar­cas. Cier­ta­men­te una re­ci­be in­fluen­cias des­de que so­mos ni­ñas (en es­pe­cial las mu­je­res). En mi ca­so, pue­do de­cir­te que ten­go ad­mi­ra­ción por mu­je­res que en­tien­do han es­cri­to sus his­to­rias en ba­se a tra­ba­jo, dis­ci­pli­na El po­der ser voz de quie­nes qui­zás no tie­nen la opor­tu­ni­dad de lle­gar o es­tar en un me­dio de co­mu­ni­ca­ción.

Soy una mujer que pre­fie­re los re­tos. Así que no pue­do in­di­car­te na­da co­mo re­to.

Las mu­je­res de es­ta épo­ca po­de­mos crear el balance per­fec­to pa­ra lo­grar el éxi­to fa­mi­liar, pro­fe­sio­nal, el bie­nes­tar eco­nó­mi­co y man­te­ner la es­ta­bi­li­dad en nues­tra vi­da de pa­re­ja. En mi ca­so, pue­do de­cir­te que mi ma­ri­do es mi prin­ci­pal fan y so­por­te en todo lo que he de­ci­do em­pren­der.

Es muy re­la­ti­vo. Creo que es lo­grar 360, una vi­da in­te­gral, con ca­da área en balance.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.