MARÍA ANTONIETA

A la moda - - Moda -

El 2 de no­viem­bre de 1756 na­ce en Vie­na, Aus­tria una mujer que de­jó su mar­ca in­de­le­ble en el tiem­po. María An­to­nia Jo­se­fa Jua­na de Hads­bur­go y Lo­re­na o sim­ple­men­te María Antonieta ha tras­cen­di­do las páginas de la his­to­ria con­vir­tién­do­se en una fi­gu­ra que aún hoy, 224 años des­pués de su muer­te si­gue pro­vo­can­do fas­ci­na­ción. María Antonieta vi­vió el es­plen­dor y el oca­so trá­gi­co de Ver­sa­lles y sin en­trar en muchos detalles his­tó­ri­cos, para na­die es un se­cre­to la in­fluen­cia que re­pre­sen­tó su fi­gu­ra. Des­de los 15 años se ca­sa con Luis XV, Del­fín de Fran­cia y si des­de ni­ña María Antonieta por su pa­sa­do de abo­len­go y no­ble fa­mi­lia se en­con­tra­ba en el ojo pú­bli­co, al con­ver­tir­se en con­sor­te del rey, la aten­ción so­bre ella cre­ció mu­cho más. El cen­tro de aten­ción en to­do el sen­ti­do de la pa­la­bra, to­do lo que ha­cía era te­ma de con­ver­sa­ción y ¡ni ha­blar de lo que ves­tía!

Bien po­dría de­cir­se, que María Antonieta fue una It Girl de su tiem­po... Ca­da co­sa que ha­cía era no­ti­cia, ca­da ves­ti­do que for­ma­ba par­te de su ajuar era rá­pi­da­men­te imi­ta­do. Dán­do­se cuenta de su po­der es­ta­ble­cía tendencias que in­me­dia­ta­men­te se con­ver­tían en la di­rec­triz a se­guir por la cor­te. Si bien su po­bre ma­ne­jo po­lí­ti­co la llevó a la des­gra­cia, su apre­cia­ción por la moda y la belleza han he­cho de ella una fi­gu­ra de cul­to, fas­ci­nan­te­men­te re­tra­ta­da por la di­rec­to­ra So­fía Cop­po­la en su pe­lí­cu­la del 2006, con Kir­tsen Dunst, in­ter­pre­tan­do a la que más tar­de se­ría la de­ca­pi­ta­da rei­na de Fran­cia. Un mundo de fri­vo­li­dad ro­deó la vida de María Antonieta y a es­te pun­to en la lí­nea del tiem­po, siem­pre re­sul­ta interesante ima­gi­nar có­mo era aque­lla vida o el mundo in­te­rior que de­fi­nía a esta mujer. Marie Jeanne Ber­tin fue su crea­do­ra de ca­be­ce­ra, jun­to con ella, María Antonieta da­ba rien­das suel­tas a su ima­gi­na­ción y plas­ma­ba sus ideas en exa­ge­ra­dos ves­tua­rios que se con­vir­tie­ron en el mo­de­lo a se­guir, tan­to en la cor­te fran­ce­sa, co­mo en to­da Eu­ro­pa, y no so­lo se tra­ta­ba de sus ves­ti­dos. Pe­lu­cas que lle­ga­ban a la to­tal exa­ge­ra­ción, maquillaje que des­ta­ca­ba una piel pá­li­da y la­bios in­ten­sa­men­te co­lo­rea­dos, jo­yas en can­ti­dad, in­no­va­ción con lu­jo­sas te­las, to­do es­to era par­te del estilo de María Antonieta... Para man­te­ner­lo, el des­pil­fa­rro no se ha­cía es­pe­rar y es­tá más que cla­ro el des­con­ten­to de una na­ción con la for­ma de vida de a quien también lla­ma­ron "Ma­da­me Dé­fi­cit", es­to por to­das las deu­das a las que so­me­tió al Es­ta­do, dan­do rien­da suel­ta a sus ca­pri­chos. El es­tu­dio de su vida nos pue­de lle­var más le­jos y sin du­da al­gu­na, la moda y su in­fluen­cia en ella es lo que si­gue tra­yén­do­la siem­pre hacia nues­tro pre­sen­te.

Adolf Ul­rick West Mü­ller. Rei­na Ma. Antonieta de Fran­cia y dos de sus hi­jos ca­mi­nan­do en el par­que Tria­nom. 1785

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.