LA BE­LLE­ZA NA­TU­RAL

NUE­VO RE­TO DE LA CI­RU­GíA

A la moda - - Perfil Belleza - CI­RU­JANO PLáS­TI­CO ESTéTICO Y RECONSTRUCTIVO FOR­MA­DO EN EL INS­TI­TU­TO IVO PITANGUY EN RíO DE JA­NEI­RO, BRA­SIL

Más allá de lo fí­si­co, la be­lle­za na­tu­ral, es la com­bi­na­ción de una lin­da per­so­na­li­dad y los cui­da­dos sa­lu­da­bles que le das a tu cuer­po. En es­tos tiem­pos don­de las exa­ge­ra­cio­nes son las pro­ta­go­nis­tas de por­ta­das de im­por­tan­tes dia­rios y re­vis­tas, así co­mo las ca­ras del ci­ne, la te­le­vi­sión y la mú­si­ca in­ter­na­cio­nal, se con­vier­ten en mo­de­los a se­guir pa­ra los jó­ve­nes, es res­pon­sa­bi­li­dad de los ex­per­tos en me­di­ci­na y ci­ru­gías plás­ti­cas, con­ver­sar so­bre los ries­gos que pue­den traer pa­ra la sa­lud, ope­ra­cio­nes que tu cuer­po no ne­ce­si­ta. Cuan­do se rea­li­za un pro­ce­di­mien­to qui­rúr­gi­co bus­can­do me­jo­rar la be­lle­za, es im­por­tan­te que se man­ten­ga un equi­li­brio de las pro­por­cio­nes en­tre las dis­tin­tas par­tes. Me re­fie­ro a man­te­ner una ar­mo­nía en­tre to­das las par­tes del cuer­po, no exa­ge­rar mu­cho y que tu cuer­po pue­da so­por­tar el pe­so que se le es­tá agre­gan­do o dis­mi­nu­yen­do. Así co­mo

Pan­to­ne, en la mo­da, eli­ge los co­lo­res que pre­do­mi­na­rán, la Aso­cia­ción Es­pa­ño­la de Ci­ru­gía Es­té­ti­ca Plás­ti­ca (Ae­cep), de­ter­mi­nó que 2016 se­ría el año de la na­tu­ra­li­dad. Ha­ce hin­ca­pié en que “Atrás que­dan las ta­llas gran­des de pe­cho, los ros­tros sin ca­pa­ci­dad de ges­ti­cu­lar y los la­bios ex­ce­si­va­men­te re­lle­nos. La na­tu­ra­li­dad se­rá el prin­ci­pal ob­je­ti­vo de los pa­cien­tes de la ci­ru­gía plás­ti­ca en Es­pa­ña du­ran­te es­te año”. En­ton­ces ¿cuán­do en nues­tro país po­dre­mos de­ter­mi­nar el año de la na­tu­ra­li­dad? De­be­mos em­pe­zar por mi­rar có­mo ha evo­lu­cio­na­do la me­di­ci­na es­té­ti­ca y có­mo es­tos avan­ces han apor­ta­do a que ca­da vez más, los pro­ce­di­mien­tos sean me­nos per­cep­ti­bles. Si lo na­tu­ral es be­llo, ¿por qué cam­biar­lo? Me­jo­rar una par­te de tu cuer­po que no te agra­da tan­to, no tie­ne na­da de ma­lo. Los se­nos con un ta­ma­ño mo­de­ra­do, el au­men­to de glú­teos sin exa­ge­rar las me­di­das, en­tre otras ci­ru­gías que va­yan acor­de con tus me­di­das pro­por­cio­na­rán una caí­da per­fec­ta, sin que­bran­tar la cohe­ren­cia cor­po­ral. Los me­jo­res re­sul­ta­dos nun­ca vie­nen acom­pa­ña­dos de exa­ge­ra­cio­nes, la be­lle­za pa­ra ser con­si­de­ra­da na­tu­ral, de­be ser ver­sá­til, sa­lu­da­ble, ele­gan­te, cons­tan­te, la be­lle­za na­tu­ral es ten­den­cia y siem­pre es­tá de mo­da. La na­tu­ra­li­dad re­fle­ja la be­lle­za de la mu­jer, las des­pro­por­cio­nes fí­si­cas (aun­que los me­dios ge­ne­ral­men­te te di­gan lo con­tra­rio), traen con­se­cuen­cias ne­ga­ti­vas a cor­to o lar­go pla­zo; pe­ro al fi­nal (te gus­te o no), la na­tu­ra­li­dad no la ele­gi­rás tú, sino tu cuer­po.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.