LEO & EL NODO NOR­TE

TU DES­TINO TE LLA­MA

A la moda - - Columna Astral -

Fue tem­prano en es­ta re­cien­te pri­ma­ve­ra que sen­tí el sutil lla­ma­do: “El sol de­be cre­cer en mi co­ra­zón otra vez”.

No lo sa­bía en el mo­men­to, pe­ro es­ta afir­ma­ción que man­te­nía re­pi­tien­do en mi in­te­rior es­ta­ba pre­vien­do el nue­vo cam­bio as­tro­ló­gi­co que se apro­xi­ma­ba. Así es cuan­do es­tás en el ca­mino de la re­mem­bran­za, los sig­nos que ha­bías bus­ca­do en el ex­te­rior co­mien­zan a re­ve­lar­se a tra­vés de ti y co­mien­zas a apren­der a leer el uni­ver­so en tu reino in­te­rior, así co­mo di­cen, co­mo es "den­tro es afue­ra". El 9 de ma­yo de 2017, el nodo nor­te cam­bió al signo de Leo. Pa­ra aque­llas de us­te­des que son nue­vas en es­ta con­ver­sa­ción, les ex­pli­co un po­co: To­dos te­ne­mos un nodo nor­te en nues­tra car­ta na­tal in­di­vi­dual, es una par­te in­te­gral de la hue­lla as­tro­ló­gi­ca que lle­va­mos con no­so­tros. El nodo nor­te re­pre­sen­ta esa par­te de no­so­tros que ha na­ci­do en es­ta en­car­na­ción, es a fal­ta de una me­jor pa­la­bra, nues­tro des­tino. Cam­bia ca­da 18 me­ses y re­ve­la el len­gua­je que to­dos ne­ce­si­ta­mos apren­der a ha­blar. Sur­ge la pre­gun­ta: ¿Cuál es esa po­de­ro­sa par­te de no­so­tros que te­ne­mos tan­to mie­do de ex­po­ner?

El nodo nor­te en Leo es­tá su­ma­men­te ali­nea­do con la con­ver­sa­ción de nues­tro des­per­tar co­lec­ti­vo. Es­te des­per­tar ha­bla pre­ci­sa­men­te de re­cuer­dos. Es la in­vi­ta­ción a en­ten­der las in­fi­ni­tas cua­li­da­des de nues­tra exis­ten­cia. Du­ran­te in­con­ta­bles si­glos, ha ha­bi­do una au­sen­cia de ba­lan­ce y la hu­ma­ni­dad lo ha ex­pe­ri­men­ta­do por sí mis­ma. Más bien ha si­do una exis­ten­cia li­mi­ta­da, que no nos ha per­mi­ti­do ex­pe­ri­men­tar el cie­lo en la Tie­rra. Es­ta­mos vi­vien­do ac­tual­men­te en un tiem­po en el que sen­ti­mos el im­pul­so de te­ner una exis­ten­cia más ba­lan­cea­da y au­tén­ti­ca, es­ta­mos, aun­que no nos de­mos cuen­ta, ha­cien­do una tran­si­ción ha­cia un es­ta­do más ele­va­do de con­cien­cia. No es un via­je fá­cil, ¡pe­ro va­le tan­to la pe­na! Di­cho es­to, he­mos sa­li­do re­cien­te­men­te de un po­de­ro­so pro­ce­so en el que nos li­be­ra­mos de deu­das kár­mi­cas, 2016 fue un año de nú­me­ro nue­ve (es­to se ha­ce su­man­do por se­pa­ra­do ca­da dí­gi­to, de es­te mo­do, 2+0+1+6=9). Fue el fi­nal de un ci­clo que du­ró ca­si una dé­ca­da. La pri­me­ra par­te de es­te 2017 ha ser­vi­do pa­ra li­be­rar­nos fi­nal­men­te de to­do ese im­pac­to re­si­dual que he­mos de­ja­do tras no­so­tros. El uni­ver­so nun­ca ac­túa sin di­rec­ción, ja­más es “ran­dom”. To­do es­tá per­fec­ta­men­te sin­cro­ni­za­do pa­ra nues­tra evo­lu­ción, y así te­ne­mos el nodo nor­te en Leo ac­tual­men­te.

Leo es el ar­dien­te signo del co­ra­zón, re­pre­sen­ta el co­ra­je en nues­tra men­te co­lec­ti­va, aque­lla que no se es­con­de y por el con­tra­rio, bus­ca la ma­ne­ra de ser vis­ta y ser re­co­no­ci­da. Es­tá co­nec­ta­da a nues­tro sol lu­mi­no­so. Es­te po­de­ro­so pe­río­do que es­tá de­lan­te de no­so­tros, es un mo­men­to idílico pa­ra en­car­nar en la reali­dad to­da la ver­dad que he­mos ga­na­do a tra­vés de nues­tras ex­pe­rien­cias y com­par­tir­las con el mun­do. Es tiem­po de sa­lir de­trás de la cor­ti­na y com­par­tir la ben­di­ción de lo que ver­da­de­ra­men­te so­mos pa­ra que to­dos lo vean. En mi ca­mino me ha im­pul­sa­do a com­par­tir to­do el co­no­ci­mien­to que he ido ga­nan­do a par­tir de mi des­per­tar. Las opor­tu­ni­da­des es­tán to­can­do a la puer­ta, y de­bes dar­te cuen­ta de que es­to es­tá su­ce­dien­do tam­bién en tu vi­da. De­bes creer. To­do es­tá ali­nea­do, es so­lo asun­to de per­cep­ción. Pa­ra com­pren­der más so­bre có­mo es­te cam­bio te in­fluen­cia di­rec­ta­men­te, reúne los da­tos de tu día de na­ci­mien­to, la ho­ra y el lu­gar en el que na­cis­te. Bus­ca con­se­jo de un pro­fe­sio­nal y aven­tú­ra­te en la ex­plo­ra­ción de las es­tre­llas. Com­pren­der tu hue­lla as­tro­ló­gi­ca te ayu­da­rá a ad­qui­rir un ma­yor sen­ti­do de tu mi­sión aquí, aún más im­por­tan­te, asis­tir­te en ese ca­mino que es­tás la­bran­do pa­ra po­seer el trono per­so­nal que es­tá des­ti­na­do pa­ra ti.

ISHTAR GON­Zá­LEZ ES PSICOTERAPEUTA, GRADUADA CON UN GRA­DO MAS­TER POR LA NEW YORK UNIVERSITY (NYU), EN EL AÑO 2006. ES FUNDADORA DE MERAKI, FUN­DA­CIÓN DE­DI­CA­DA AL ENRIQECIMIENTO ES­PI­RI­TUAL. RE­SI­DE EN NUE­VA YORK JUN­TO A SU HI­JA IXCHEL INNANA.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.