Em­pre­sa­ria de la be­lle­za YaMeLIS arNeMaNN

A la moda - - Mirada Una Mujer A La Moda -

MÁS DE 20 AÑOS MAR­CAN LA CA­RRE­RA DE YAMELIS ARNEMANN, UNA VER­DA­DE­RA VISIONARIA Y EMPRENDEDORA DEL MUN­DO DE LA BE­LLE­ZA EN RE­PÚ­BLI­CA DO­MI­NI­CA­NA. SU PA­SIÓN POR EL MA­QUI­LLA­JE CO­MEN­ZÓ EN SUS AÑOS DE NI­ÑEZ, Y LO­GRÓ QUE SE CONVIRTIERA EN SU ME­DIO DE TRA­BA­JO YA DE ADULTA. SU EVO­LU­CIÓN CO­MO EX­PER­TA EN EL MA­QUI­LLA­JE Y LA ES­TÉ­TI­CA HA SI­DO CONS­TAN­TE, UNA TRA­YEC­TO­RIA QUE CE­LE­BRA EL AMOR POR LO QUE TAN­TO AMA, Y QUE SE HA CON­VER­TI­DO EN UN CEN­TRO IN­TE­GRAL QUE LLE­VA SU APE­LLI­DO, SUS HUELLAS, SU FOR­MA ÚNI­CA Y PER­SO­NAL DE HA­CER LAS CO­SAS.

Pri­me­ro las mu­ñe­cas y lue­go sus her­ma­nas y ami­gas, fue­ron el lien­zo per­fec­to pa­ra que Yamelis prac­ti­ca­ra el ar­te con el que na­ció y ha con­ver­ti­do en su mo­do de vi­da.

¿Có­MO INI­CIA TU HIS­TO­RIA CON EL

MUN­DO DEL MA­QUI­LLA­JE? Des­de muy pe­que­ña sen­tía pa­sión por ma­qui­llar y pei­nar a mis mu­ñe­cas, lue­go de­jé las mu­ñe­cas pa­ra de­di­car ho­ras a au­to­ma­qui­llar­me y prac­ti­car con mis her­ma­nas y mis ami­gas... Fue­ron mu­chas las ve­ces que a es­con­di­das, to­ma­ba los pro­duc­tos de mi ma­dre pa­ra ha­cer es­tas co­sas (ri­sas).

Sa­ber que tie­nes el lien­zo de un clien­te y que pue­des lo­grar po­ten­ciar su be­lle­za, re­sal­tan­do sus pro­pios ras­gos, ¡No tie­ne pre­cio!

¿QUé ENCONTRASTE EN ESE MUN­DO, QUE TE HI­ZO AMAR TU PRO­FE­SIóN? Pa­sión por lo que ha­go y el de­seo in­men­so de con­tri­buir con la be­lle­za de la mu­jer, pues es in­creí­ble lo que po­de­mos lo­grar a tra­vés de un buen ma­qui­lla­je, de una se­lec­ción ade­cua­da de co­lo­res con los cua­les nos va­ya­mos a ma­qui­llar o tin­tar nues­tro ca­be­llo.

¿CUáL ES EL CON­CEP­TO DE­TRáS DE

ARNEMANN PER­SO­NAL BEAUTY? Es la evo­lu­ción de Yamelis Arnemann Cen­tro de Ma­qui­lla­je, Peluquería ^ Es­té­ti­ca. Sur­ge co­mo res­pues­ta a los nue­vos tiem­pos en los cua­les el clien­te desea re­ci­bir ex­ce­len­tes ser­vi­cios pro­fe­sio­na­les y una ex­tra­or­di­na­ria ex­pe­rien­cia de be­lle­za. Allí en­cuen­tran des­de ma­qui­lla­je pro­fe­sio­nal, has­ta ser­vi­cios de es­té­ti­ca fa­cial y cor­po­ral, ba­jo mi res­pon­sa­bi­li­dad di­rec­ta, ma­qui­lla­je ae­ro­grá­fi­co, co­di­fi­ca­ción tono cro­má­ti­co y mi­cro­pig­men­ta­ción de ce­jas, la­bios y ojos.

¿CUáL HA SI­DO TU RE­TO PRO­FE­SIO­NAL

MáS COM­PLE­JO HAS­TA AHO­RA? Ser­vir a las pri­me­ras da­mas de la re­pú­bli­ca y equi­li­brar es­to con mi tra­ba­jo co­ti­diano. Tu­ve el pri­vi­le­gio de ma­qui­llar a la

Sra. Mar­ga­ri­ta Ce­de­ño de Fernández, du­ran­te su pri­mer cua­trie­nio co­mo pri­me­ra da­ma, y ac­tual­men­te ten­go a mi car­go, des­de su pri­me­ra ges­tión, el estilismo y ma­qui­lla­je de nues­tra pri­me­ra da­ma de la re­pú­bli­ca, Cán­di­da Mon­ti­lla de Me­di­na.

¿Có­MO LOGRAS EL EQUI­LI­BRIO EN­TRE

LA FA­MI­LIA Y EL NE­GO­CIO? Ha si­do di­fí­cil, pe­ro lo he­mos lo­gra­do gra­cias a nues­tra in­te­gra­ción. Mi es­po­so es mi prin­ci­pal cóm­pli­ce y ad­mi­ra­dor, el que me mo­ti­va y me guía pa­ra im­ple­men­tar nue­vas co­sas, y mis hi­jos se com­pla­cen vién­do­me rea­li­zar mis la­bo­res día a día, pues sa­ben que lo dis­fru­to al má­xi­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.