In­te­rior

DULCITA LIEGGI, CON­QUIS­TA NUES­TRA POR­TA­DA DE VE­RANO, DES­DE PUER­TO BAHíA NOS HA­BLA DE SU ES­TI­LO DE VI­DA Y NOS RE­VE­LA SUS NUE­VOS PRO­YEC­TOS EN EL CI­NE.

A la moda - - Contenida - FO­TO­GRA­FÍA: YAEL DU­VAL. di­rec­ción DE AR­TE Y ESTILISMO DE MO­DA: mán­ne­lik OR­TE­GA. MA­QUI­LLA­JE: ALAN BA­TIS­TA. ASIS­TEN­CIA DE FO­TO­GRA­FÍA: ANA HE­RE­DIA Y EURIS ALON­SO. pos­pro­duc­ción: EURIS ALON­SO. ver­sión FÍLMICA: ERIC RA­MÍ­REZ. LA PAN­DI­LLA. EN LA PÁ­GI­NA AN­TE­RIOR

¿SIEM­PRE so­ñas­te CON SER MO­DE­LO? No, fue al­go que sur­gió na­tu­ral en mí. La his­to­ria es que mi ma­dre me ins­cri­bió en una es­cue­la de mo­de­la­je pa­ra ver si lo­gra­ba ser más ex­tro­ver­ti­da, y en el pro­ce­so con­fir­mé mi amor por la in­ter­pre­ta­ción de per­so­na­jes, du­ran­te las se­sio­nes de fo­tos. Yo di­ría que no fue una opor­tu­ni­dad que se me pre­sen­tó, más bien fue la ca­sua­li­dad de es­tar en el lu­gar co­rrec­to y el mo­men­to in­di­ca­do. DE ES­TA EX­PE­RIEN­CIA A LOS CON­CUR­SOS DE BE­LLE­ZA FUE UN PA­SO CA­SI INSTANTÁNEO... En la ca­sa, mi ma­dre, mi pa­dre y yo, siem­pre veía­mos Miss Uni­ver­so y Miss Ita­lia Nel Mon­do, ellos me mo­ti­va­ron a par­ti­ci­par, pues en aquel en­ton­ces pen­sá­ba­mos que ser una Miss, era al­go se­me­jan­te a ser una em­ba­ja­do­ra, lí­der en sus so­cie­da­des, re­pre­sen­tan­te de sus cul­tu­ras, quien ce­le­bra­ba las di­ver­si­da­des, era una po­si­ción muy res­pe­ta­da. Pa­ra una ni­ña con ba­ja au­to­es­ti­ma, es­ta vi­sión de las con­cur­san­tes, era ins­pi­ra­do­ra y me lo pu­se de re­to. Cuan­do asu­mí el tí­tu­lo de Miss Rep. Do­mi­ni­ca­na Uni­ver­so, ex­pe­ri­men­té las presiones que tie­nen es­tas mu­je­res de sen­tir­se obli­ga­das a mol­dear­se a un estereotipo muy es­pe­cí­fi­co y ca­si im­po­si­ble de al­can­zar. ¿CUÁL FUE TU EN­FO­QUE PA­RA DE­JAR ALLÍ UNA HUE­LLA PO­SI­TI­VA? Co­mo Miss Rep. Do­mi­ni­ca­na, en­ten­dí con más pro­fun­di­dad la in­fluen­cia que tie­nen, no so­lo los con­cur­sos de be­lle­za, tam­bién las re­vis­tas, el ci­ne,

la te­le­vi­sión y las re­des so­cia­les, al ver có­mo yo mis­ma, soy re­sul­ta­do de lo que me vi ex­pues­ta cuan­do ni­ña, y me­dí mis ac­cio­nes en ba­se a có­mo po­día ser­vir­le de ejem­plo a las chi­cas que en al­gún mo­men­to han sen­ti­do que no se iden­ti­fi­can con ese fal­so estereotipo de mu­jer que ha crea­do el me­dio. LAS MU­JE­RES SO­MOS CONS­TAN­TE­MEN­TE ESTEREOTIPADAS, ¿Có­MO PO­DE­MOS CAM­BIAR

ES­TO? To­man­do de ejem­plo a Islandia, Fin­lan­dia, Noruega, Suecia, don­de hay igual­dad de gé­ne­ro y cuen­tan con más mu­je­res en la fuer­za la­bo­ral, apor­tan­do al cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de sus paí­ses, te­ne­mos que creer en no­so­tras mis­mas, re­co­no­cer nues­tra fuer­za, no apor­tar a los es­te­reo­ti­pos que nos ha­cen da­ño y en­ten­der que los hom­bres tam­bién tie­nen presiones so­cia­les de las cua­les pue­den ser li­be­ra­dos, si a la mu­jer se le per­mi­te el de­re­cho de asu­mir ro­les con­si­de­ra­dos ex­clu­si­va­men­te pa­ra ellos, al­go tan sen­ci­llo co­mo sa­la­rios igua­les, es im­pres­cin­di­ble. Co­mo ma­dres po­de­mos to­mar en nues­tras ma­nos la edu­ca­ción de nues­tros hi­jos, en­se­ñán­do­los a amar­se a sí mis­mos y a los de­más sin pre­jui­cios, dis­cri­mi­na­ción o ge­ne­ra­li­za­cio­nes.

¿SIEM­PRE FOR­MÓ PAR­TE DE TI, EL DE­SEO

DE SER AC­TRIZ? Fue to­tal­men­te na­tu­ral, sen­tí cu­rio­si­dad por la ac­tua­ción a par­tir de pe­lí­cu­las del vie­jo Holly­wood que veía jun­to a mi pa­pá, el me ex­pu­so a Spag­het­ti Wes­terns, pe­lí­cu­las de Char­lie Cha­plin, las gran­des ac­tri­ces clá­si­cas co­mo Au­drey Hep­burn, quien era Em­ba­ja­do­ra de Bue­na Vo­lun­tad del Fon­do In­ter­na­cio­nal de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef ) y, al mis­mo tiem­po da­ba in­ter­pre­ta­cio­nes pro­fun­da­men­te hu­ma­nas, sen­ti­das e ins­pi­ra­do­ras a tra­vés del sép­ti­mo ar­te. ¿QUÉ ENCONTRASTE CO­MO AC­TRIZ, QUE NO ENCONTRASTE CO­MO MO­DE­LO? His­to­rias reales con las que nos po­de­mos re­la­cio­nar. Pa­ra mí, el ci­ne es un len­gua­je que nos per­mi­te re­tra­tar la reali­dad en la que vi­vi­mos, dar­le fuer­za a nues­tras vo­ces, ver nues­tras his­to­rias, imá­ge­nes que nos unen a to­dos. Hay una gran res­pon­sa­bi­li­dad co­mo crea­do­res de imá­ge­nes, no so­la­men­te es un mé­to­do de en­tre­ten­ción, tam­bién es una he­rra­mien­ta que nos pue­de ha­cer

evo­lu­cio­nar, en­se­ñán­do­le al mun­do por lo que pa­sa la gen­te, quié­nes so­mos, quié­nes que­re­mos ser. ¿TE VISUALIZAS IN­MER­SA POR COM­PLE­TO EN EL MUN­DO DEL CI­NE? Ya lo es­toy, me sien­to en mis aguas co­mo ac­triz y guio­nis­ta. En un fu­tu­ro me en­can­ta­ría se­guir ex­plo­ran­do la di­rec­ción. Jus­to es­tu­dié Di­rec­ción de Ac­to­res en San An­to­nio de los Ba­ños. ¿QUÉ TI­PO DE HIS­TO­RIAS QUIE­RES

CON­TAR Tú EN EL CI­NE? Por es­tos la­dos ce­le­bra­mos la di­ver­si­dad, las tex­tu­ras, los ma­ti­ces, los sen­ti­mien­tos. La in­dus­tria do­mi­ni­ca­na de ci­ne se ha mos­tra­do abier­ta a ha­cer to­do ti­po de pe­lí­cu­la, re­sal­tan­do di­fe­ren­tes reali­da­des y cap­tu­ran­do lo pin­to­res­cos que so­mos. Voy a apro­ve­char­lo pa­ra tra­tar de apor­tar a la ini­cia­ti­va de­trás de romper las nor­mas de "be­lle­za" que se han fa­bri­ca­do, nor­mas que mar­can es­tán­da­res que de una for­ma u otra in­fluen­cian a to­do el mun­do.

¿TE CONSIDERAS FEMINISTA? No, me con­si­de­ro hu­ma­nis­ta. Creo que el se­xo de una per­so­na no de­be­ría li­mi­tar los de­re­chos que le co­rres­pon­den co­mo ser hu­mano. Ni el co­lor de tu piel, tu orien­ta­ción se­xual, ni tu re­li­gión de­be­rían res­tar­te na­da.

FI­NAL­MEN­TE, QUÉ SUEÑAS PA­RA TI? So­lo quie­ro man­te­ner mi ni­ña in­ter­na vi­va, pa­ra po­der dis­fru­tar de las co­sas sen­ci­llas que re­ga­la la vi­da. Quie­ro una vi­da tran­qui­la, lle­na de amor y tiem­po pa­ra com­par­tir con mis se­res que­ri­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.