HOLA BARBARELLA

A la moda - - Moda -

Jane Fon­da es hoy por hoy una de las glo­rias del ci­ne, una de las mu­je­res más ad­mi­ra­das de una in­dus­tria en cons­tan­te cre­ci­mien­to, siem­pre com­pe­ti­ti­va y un es­fuer­zo siem­pre cons­tan­te pa­ra las mu­je­res que tra­ba­jan en ella. En 1968, Fon­da pro­ta­go­ni­zó es­ta pe­lí­cu­la fran­co-italiana, di­ri­gi­da por Ro­ger Va­dim (quien fue­ra su es­po­so y pa­dre de su pri­me­ra hi­ja) y en la que tam­bién ac­tua­ron Ugo Tog­naz­zi, el ícono de es­ti­lo Ani­ta Pa­llen­berg, Mi­lo O'Shea y John

Phi­llip Law. Con una te­má­ti­ca su­ma­men­te atre­vi­da pa­ra la épo­ca, el pa­pel re­pre­sen­ta­ba un re­to pa­ra la ac­triz que lo re­pre­sen­ta­ría, y así mis­mo una gran opor­tu­ni­dad, al ser la pro­ta­go­nis­ta el cen­tro de aten­ción y la guía en to­da la cin­ta. Si aún al día de hoy la in­dus­tria ci­ne­ma­to­grá­fi­ca es con­si­de­ra­da se­xis­ta, pa­ra aquel tiem­po, ¡ha­ce ca­si 50 años!, pues mu­cho más. La se­xua­li­dad fe­me­ni­na es ex­plo­ra­da en es­ta pe­lí­cu­la ba­sa­da en un có­mic del mis­mo nom­bre. El te­ma fu­tu­ris­ta que pa­ra la dé­ca­da de

1960, tu­vo un gran apo­geo, ayu­dó a re­crear un es­ce­na­rio ideal pa­ra hil­va­nar es­ta his­to­ria de cien­cia fic­ción, en la que el ves­tua­rio tam­bién ju­gó un pa­pel su­ma­men­te im­por­tan­te, con­vir­tien­do en un ícono a Jane Fon­da co­mo la mí­ti­ca Barbarella. A la par del éxi­to o re­co­no­ci­mien­to que re­ci­bía la ac­triz por es­ta in­ter­pre­ta­ción, vi­vía una his­to­ria per­so­nal de al­ti­ba­jos emo­cio­na­les que ha ex­pre­sa­do en va­rias en­tre­vis­tas. 20 años más tar­de, lue­go del es­treno de Barbarella, Jane vol­vía a rein­ven­tar­se co­mo mu­jer po­de­ro­sa, sien­do en los años 80 un ícono del mo­vi­mien­to fit­ness, crean­do to­do un im­pe­rio con la co­mer­cia­li­za­ción de sus vi­deos ae­ró­bi­cos y ca­sa­da con Ted Tur­ner, un mag­na­te de los me­dios de co­mu­ni­ca­ción. En­tre una eta­pa y otra tam­bién fue ac­ti­vis­ta so­cial, lo que nos lle­va a en­ten­der que en la vi­da real, ha asu­mi­do tan­tos ro­les o pa­pe­les co­mo en sus pe­lí­cu­las. Na­ció en 1937 y el pró­xi­mo mes de di­ciem­bre cum­pli­rá 80 años. Barbarella fue una he­roí­na que la con­vir­tió en sex-sym­bol pa­ra el ci­ne de cien­cia fic­ción, sin em­bar­go, son las huellas que ha de­ja­do fue­ra de la pan­ta­lla, las que han he­cho de ella, un ver­da­de­ro re­fe­ren­te pa­ra el se­xo fe­me­nino, tan­to en Holly­wood, co­mo en es­ce­na­rios muy dis­tan­tes de la me­ca del ci­ne. En las al­fom­bras ro­jas arra­sa con su elegancia y re­gia pos­tu­ra y, sus declaraciones en en­tre­vis­tas, son pa­la­bras con luz que se que­dan co­mo ins­pi­ra­ción pa­ra sus con­gé­ne­res. Su his­to­ria real es la de una mu­jer que tu­vo que so­bre­pa­sar sus mie­dos y apren­dió a que­rer­se a sí mis­ma. Barbarella fue en­via­da al es­pa­cio ex­te­rior a cum­plir una mi­sión, pe­ro en la "vi­da real" Jane tam­bién te­nía una: Con­tar su his­to­ria y ha­cer­nos ver que el po­der pa­ra le­van­tar­te y lo­grar lo me­jor, siem­pre es­tá den­tro de ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.