VIA­JAR CO­MO ES­TI­LO DE VI­DA

A la moda - - Moda Reportaje -

DO­ÑA CARMENCHU BRUSíLOFF, PRE­MIO NA­CIO­NAL DE PE­RIO­DIS­MO 2018, PE­RIO­DIS­TA Y ES­CRI­TO­RA QUE HA DE­JA­DO HUE­LLAS EN NUES­TRA HIS­TO­RIA, Y PER­SO­NAL­MEN­TE, UNA MU­JER QUE AD­MI­RO MU­CHO. ES LA PRO­TA­GO­NIS­TA DE ES­TE QUE DE­CI­DI­MOS DE­NO­MI­NAR 'RE­POR­TA­JE-HO­ME­NA­JE' POR SER ES­TA UNA EDI­CIÓN DE­DI­CA­DA PRE­CI­SA­MEN­TE A VIA­JAR CO­MO ES­TI­LO DE VI­DA.

Hoy cual­quier día via­jar par­te a del mun­do es asun­to fácil, di­ga­mos que so­lo to­ma el tiem­po de ele­gir el des­tino, pla­ni­fi­car la ru­ta y or­ga­ni­zar un pre­su­pues­to que te per­mi­ta ir tan le­jos co­mo quie­ras. Las re­des so­cia­les es­tán col­ma­das de cuen­tas que se es­pe­cia­li­zan jus­to en es­to, en ofre­cer­nos, a tra­vés de fo­to­gra­fías y vi­deos, otra vi­sión del mun­do que nos in­vi­ta a ha­cer ma­le­tas y lan­zar­nos a des­cu­brir lo que

hay más allá de nues­tros lí­mi­tes. An­tes, sin em­bar­go, no era tan re­gu­lar o co­mún ha­cer­lo. Has­ta la dé­ca­da de los años 70, no exis­tía la re­gu­la­ri­dad de lí­neas aé­reas y vue­los a di­ver­sos des­ti­nos, por lo que de­ci­dir­se a co­no­cer el mun­do y dis­fru­tar­lo en ca­da via­je, eran vi­sio­nes des­ti­na­das a men­tes muy abier­tas, pre­ci­sa­men­te, co­mo la de do­ña Carmenchu Brusíloff, le­yen­da del pe­rio­dis­mo do­mi­ni­cano, quien a tra­vés de sus es­cri­tos en el pe­rió­di­co Lis­tín Dia­rio, nos ha­cía via­jar con ella; tam­bién au­to­ra del li­bro Re­ta­zos

de una vi­da, en el que cuen­ta sus vi­ven­cias. "Mi pri­mer via­je tra­zó mi des­tino", cuen­ta do­ña Carmenchu; "Te­nía cua­tro me­ses de na­ci­da cuan­do mi ma­dre via­jó en un bar­co de car­ga des­de Es­pa­ña a Fran­cia, hu­yen­do de la Gue­rra Ci­vil es­pa­ño­la. En cuan­to a mi pri­mer via­je tras­atlán­ti­co, tam­bién fue en bar­co, pe­ro de pa­sa­je­ros, aun­que en ca­ma­ro­te de ter­ce­ra cla­se. Te­nía dos años de edad. Mi des­tino era República Do­mi­ni­ca­na, con­vir­tién­do­se en mi se­gun­da pa­tria". Y a par­tir de en­ton­ces, se cuen­ta la di­ná­mi­ca his­to­ria que la ha lle­va­do a vi­vir una gran vi­da, val­ga la re­dun­dan­cia, vi­da en la que los via­jes han si­do un fac­tor cla­ve, tal co­mo lo ex­pre­sa: "El ac­to de via­jar sim­ple­men­te se fue con­vir­tien­do, sin pro­po­nér­me­lo, en par­te in­trín­se­ca de mi vi­da. Lo se­gui­rá sien­do mien­tras ten­ga sa­lud y el pre­su­pues­to lo per­mi­ta. Ca­da lu­gar pro­vo­ca reac­cio­nes que, en el mo­men­to en que me en­cuen­tro en él, con­si­de­ro úni­cas. Ca­da país, ca­da ciu­dad, ca­da pue­blo cuen­ta su pro­pia his­to­ria. La ha­go mía mien­tras allí es­toy, ca­da uno de­ja hue­llas. A ve­ces ob­vias, a ve­ces su­bli­mi­na­les, re­tor­nan cuan­do me­nos las es­pe­ro. Ca­da memoria es un re­la­to pro­pio, individual, in­com­pa­ra­ble. Ca­da una con su pro­pio sig­ni­fi­ca­do". Cier­ta­men­te, ca­da via­je que ha­ce­mos, no importa la ra­zón (tu­ris­mo, tra­ba­jo, etc.) nos cam­bia, de­ja nue­vas vi­ven­cias que ter­mi­nan por trans­for­mar­nos, aun­que a sim­ple vis­ta no lo vea­mos. Via­je­ra con­su­ma­da, es mu­cho lo que ten­dría pa­ra acon­se­jar a aque­llas que, al igual que ella, desean ha­cer de los via­jes su es­ti­lo de vi­da. Lo pri­me­ro es que hay un mi­to qué de­rri­bar en torno a lo cos­to­so que im­pli­ca­ría asu­mir tal es­ti­lo de vi­da. Des­de su ex­pe­rien­cia, ofre­ce luz..."Si uno cree que es caro, no va a ave­ri­guar. An­te to­do, com­pro­bar cuán­to di­ne­ro se pue­de gas­tar en un via­je, sin que afec­te el pre­su­pues­to re­gu­lar, y em­pe­zar con tiem­po a aho­rrar el di­ne­ro ex­tra que se re­quie­ra, so­bre to­do, quien se man­tie­ne con un suel­do fi­jo", a par­tir de aquí, las ex­cu­sas co­mien­zan a ser me­nos. Al fi­nal, nos da­mos cuen­ta de que es una cues­tión de ac­ti­tud. La pre­gun­ta cla­ve sur­ge: Do­ña Carmenchu, ¿qué es pa­ra us­ted el ar­te de via­jar? "Un am­plio aba­ni­co de reac­cio­nes, sensaciones, emo­cio­nes... Es es­cu­dri­ñar con cu­rio­si­dad ca­da rin­cón co­no­ci­do o des­co­no­ci­do y su­mer­gir­me en sus sig­ni­fi­ca­dos: del ayer, del hoy, del ma­ña­na, es apren­der las vi­ven­cias pa­ra lue­go hur­gar en li­bros o es­cri­tos a la bús­que­da de de­ta­lles que se es­ca­pan de la vis­ta".

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.