ALE­JAN­DRO ARA­VE­NA

GA­NA­DOR DEL PRE­MIO PRITZKER 2016, EL RE­CO­NO­CI­MIEN­TO DE MA­YOR PRES­TI­GIO IN­TER­NA­CIO­NAL QUE HON­RA A LOS AR­QUI­TEC­TOS.

Aldaba - - ESPECIAL CULTURAL ARQUITECTURA - Coor­di­na­ción: Re­dac­ción Al­da­ba Fotos: Fuen­te ex­ter­na

Ara­ve­na es un arquitecto chi­leno que re­ci­bió su tí­tu­lo de ar­qui­tec­tu­ra en la Universidad Ca­tó­li­ca de Chi­le en el año 1992. Es­te año (2016) fue pre­mia­do con el ma­yor re­co­no­ci­mien­to en el mun­do de la ar­qui­tec­tu­ra: el Pritzker, la má­xi­ma con­de­co­ra­ción con que se pue­de hon­rar a un pro­fe­sio­nal de di­cha área. Ca­da año, es­te re­co­no­ci­mien­to es con­ce­di­do y pa­tro­ci­na­do por la fun­da­ción es­ta­dou­ni­den­se Hyatt, quie­nes ga­lar­do­nan a un arquitecto vi­vo por uno o va­rios lo­gros sig­ni­fi­ca­ti­vos, con­se­gui­dos en sus obras en cual­quie­ra de los cam­pos de la ar­qui­tec­tu­ra. Di­cho pre­mio es tam­bién co­no­ci­do co­mo el “no­bel de la ar­qui­tec­tu­ra”; y se­gún sus fun­da­do­res, pre­ten­de, no so­lo re­co­no­cer los lo­gros, sino mo­ti­var la in­ves­ti­ga­ción y la in­no­va­ción en la ar­qui­tec­tu­ra.

Po­dría de­cir­se, que los tra­ba­jos de Ale­jan­dro Ara­ve­na lo hi­cie­ron me­re­ce­dor de es­te pre­mio, bá­si­ca­men­te por dos gran­des mé­ri­tos: el ha­ber in­ten­ta­do con éxi­to re­sol­ver el pro­ble­ma eterno de la vi­vien­da so­cial, des­de la dis­ci­pli­na ar­qui­tec­tó­ni­ca; y el de ha­ber en­con­tra­do un len­gua­je esen­cial, poé­ti­co y plás­ti­co y de pro­fun­das raí­ces, pa­ra sus tra­ba­jos de ar­qui­tec­tu­ra. Si ha­bla­mos un po­co de su tra­yec­to­ria, hay que men­cio­nar que en 1991, cuan­do aún era es­tu­dian­te, par­ti­ci­pó en el pre­mio de la “5ª Ex­hi­bi­ción In­ter­na­cio­nal de Ar­qui­tec­tu­ra de la Bien­na­le di Ve­ne­zia”. En 1993 es­tu­dió Historia y Teo­ría en la IUAV, y gra­ba­do en la Ac­ca­de­mia di Be­lle Ar­ti di Ve­ne­zia. Des­de 2000 has­ta 2005, fue profesor en la Universidad de Har­vard. Des­de 2009 has­ta 2015, fue miem­bro del ju­ra­do Pritzker. En 2010 fue nom­bra­do miem­bro in­ter­na­cio­nal del Ro­yal Ins­ti­tu­te of British Ar­chi­tects e iden­ti­fi­ca­do co­mo uno de los 20 nue­vos hé­roes del mun­do por la re­vis­ta Mo­no­cle. Es miem­bro del Pro­gra­ma Ciu­da­des de Lon­don

School of Eco­no­mics des­de 2011; del Con­se­jo Re­gio­nal de Cen­tro Da­vid Roc­ke­fe­ller pa­ra es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos; de la Fun­da­ción Swiss Hol­cim des­de 2013; miem­bro fun­da­dor de la So­cie­dad Chi­le­na Po­li­ti­cas Pú­bli­cas; lí­der del Hel­sin­ki De­sign Lab pa­ra SITRA, Fon­do Pú­bli­co de In­no­va­ción Fin­lan­dés. Fue una de las 100 per­so­na­li­da­des, con­tri­bu­yen­do al Rio+20 Glo­bal Sum­mit en 2012. Ara­ve­na, jun­to a Gon­za­lo Ar­tea­ga, Juan Cer­da, Víc­tor Od­dó y Die­go To­rres, fun­dó en el año 2001 el gru­po Ele­men­tal, que tal y co­mo su pá­gi­na ofi­cial de In­ter­net in­di­ca, es un gru­po en­fo­ca­do en pro­yec­tos de in­te­rés pú­bli­co e im­pac­to so­cial, que in­clu­ye vi­vien­das, es­pa­cio pú­bli­co, in­fra­es­truc­tu­ra y trans­por­te. “Un se­llo de la em­pre­sa es el pro­ce­so de di­se­ño par­ti­ci­pa­ti­vo en el cual, los ar­qui­tec­tos tra­ba­jan en es­tre­cha co­la­bo­ra­ción con el pú­bli­co y los usua­rios fi­na­les. Ele­men­tal

UC In­no­va­tion Cen­ter – Ana­cle­to An­ge­li­ni –, 2014, San Joa­quín Cam­pus, Universidad Ca­tó­li­ca de Chi­le, San­tia­go, Chi­le. La in­ver­sión de la ofi­ci­na res­pon­de no so­lo a ra­zo­nes fun­cio­na­les, sino a la ca­li­dad me­dioam­bien­tal y el ca­rác­ter del edi­fi­cio.

ha cons­trui­do en Chi­le, los Es­ta­dos Uni­dos, Mé­xi­co, Chi­na y Sui­za”, se­gún la pá­gi­na web ofi­cial de la en­ti­dad. Lue­go del te­rre­mo­to y tsu­na­mi que afec­tó a Chi­le en el año 2010, Ele­men­tal fue lla­ma­do pa­ra tra­ba­jar en la re­cons­truc­ción de la ciu­dad de Cons­ti­tu­ción, donde te­nían que integrar to­das las ex­pe­rien­cias de tra­ba­jo. La pro­pues­ta que desa­rro­lla­ron fue lue­go apli­ca­da en otros ca­sos de ciu­da­des en donde el di­se­ño ur­bano fue usa­do pa­ra re­sol­ver con­flic­tos po­lí­ti­cos y so­cia­les. La lis­ta de las obras más des­ta­ca­das de Ale­jan­dro Ara­ve­na es lar­ga, pe­ro no po­de­mos de­jar de men­cio­nar las To­rres Sia­me­sas, que fue­ron di­se­ña­das por di­cho arquitecto y su equi­po pa­ra la Universidad Ca­tó­li­ca de Chi­le. El en­car­go con­sis­tió en una to­rre de vi­drio pa­ra alo­jar el Cen­tro de In­no­va­ción Tec­no­ló­gi­ca de la universidad. Es­to pre­sen­tó tres pro­ble­mas pa­ra el equi­po de pro-

yec­to: las compu­tado­ras, el vi­drio y la to­rre. Bus­can­do cues­tio­nar la idea pri­ma­ria que te­nía el co­mi­ten­te, lle­ga­ron al re­sul­ta­do fi­nal que el clien­te es­pe­ra­ba, y a su vez a una obra de la cual enor­gu­lle­cer­se. Otro re­que­ri­mien­to del clien­te fue la cons­truc­ción de un edi­fi­cio co­mo ícono de la universidad. La cons­truc­ción de un edi­fi­cio to­tal­men­te vi­dria­do co­mo se re­que­ría, se re­sol­vió me­dian­te el uso de una do­ble piel que apro­ve­cha el efec­to chi­me­nea o cá­ma­ra de ai­re ven­ti­la­da que ge­ne­ra el es­pa­cio abier­to en­tre am­bas. Pa­ra que es­te re­cur­so cum­pla su fun­ción, el cur­tain wall co­mien­za unos ochen­ta cen­tí­me­tros por en­ci­ma de los edi­fi­cios anexos, que se en­cuen­tran uni­dos a la to­rre prin­ci­pal. Ese es­pa­cio de 80 cm fun­cio­na co­mo una to­ma de ai­re. Pa­ra evi­tar en­ce­rrar el ai­re ca­lien­te con­te­ni­do en­tre am­bas pie­les, se fa­ci­li­tó su sa­li­da al ex­te­rior por la par­te su­pe­rior del edi­fi­cio.

La do­ble piel se cons­tru­yó con una ca­pa ex­te­rior de cris­tal tem­pla­do sos­te­ni­da por una es­truc­tu­ra de ace­ro pe­ri­me­tral. La piel interior fue rea­li­za­da en fi­bro­ce­men­to y vi­drio. Es­ta piel interior se fi­ja con an­cla­jes a la es­truc­tu­ra de hor­mi­gón ar­ma­do del edi­fi­cio.

Otros tra­ba­jos que ca­be des­ta­car de Ara­ve­na es el del li­bro “Ele­men­tal: ma­nual de vi­vien­da in­cre­men­tal y di­se­ño par­ti­ci­pa­ti­vo”, del cual es coau­tor. Es­te li­bro bá­si­ca­men­te es un do­cu­men­tal. Re­co­ge la ex­pe­rien­cia de Ele­men­tal si­guien­do un or­den cro­no­ló­gi­co, des­de sus co­mien­zos co­mo una ini­cia­ti­va aca­dé­mi­ca orien­ta­da a me­jo­rar la ca­li­dad de la vi­vien­da so­cial, has­ta su for­ma ac­tual de Do

Tank Tank, ope­ran­do a es­ca­la de ciu­da­des com­ple­tas. La pu­bli­ca­ción re­gis­tra des­de la historia per­so­nal de­trás de Ele­men­tal, las con­di­cio­nes de la po­lí­ti­ca ha­bi­ta­cio­nal den­tro de las cua­les se acep­tó tra­ba­jar, las dis­tin­tas es­truc­tu­ras adop­ta­das pa­ra fi­nan­ciar las ho­ras pro­fe­sio­na­les de di­se­ño, has­ta las es­tra­te­gias de par­ti­ci­pa­ción co­mu­ni­ta­ria. Al co­mien­zo del li­bro, el lec­tor en­con­tra­rá al­gu­nas de­fi­ni­cio­nes de lo que es re­le­van­te al mo­men­to de pro­po­ner vi­vien­da so­cial y lue­go, al fi­nal, una sín­te­sis ope­ra­ti­va que per­mi­te trans­for­mar ese co­no­ci­mien­to en pro­yec­tos con­cre­tos; to­do lo que hay en­tre­me­dio no es más que el de­ta­lle, lo más ho­nes­to po­si­ble, del ca­mino que lle­vó a Ele­men­tal a ta­les con­clu­sio­nes. Así des­cri­ben ellos su pro­pio li­bro.

Ara­ve­na es re­co­no­ci­do co­mo un es­cul­tor, un crea­dor de for­mas que bus­ca en la con­tun­den­te sim­pli­ci­dad de la geo­me­tría la be­lle­za de la for­ma; que di­se­ña y re­suel­ve pro­ble­mas com­ple­jos pa­ra clien­tes muy di­ver­sos.

ARCHITECTURE SCHOOL, 2004, Universidad Ca­tó­li­ca de Chi­le, San­tia­go, Chi­le. Es­ta, jun­to a otras obras ar­qui­tec­tó­ni­cas es uno de los tra­ba­jos más des­ta­ca­dos de Ale­jan­dro Ara­ve­na, na­ci­do el 22 de Ju­nio 1967 en San­tia­go, Chi­le.

SUS OBRAS Las más re­le­van­tes lo son: Fa­cul­tad de Ma­te­má­ti­cas de la Universidad Ca­tó­li­ca

de Chi­le, San­tia­go, Chi­le (pro­yec­to: 1998; cons­truc­ción: 1999); Co­le­gio Huel­quén

Mon­tes­so­ri (pro­yec­to y cons­truc­ción:2001); Vi­vien­das

so­cia­les "Quin­ta Mon­roy", Iqui­que, Chi­le (pro­yec­to: 2003;

cons­truc­ción: 2004); To­rres Sia­me­sas, Universidad Ca­tó­li­ca

de Chi­le, San­tia­go, Chi­le (pro­yec­to: 2003; cons­truc­ción: 2005); Re­si­den­cia pa­ra la Universidad St. Ed­wards,

Aus­tin, Te­xas, Es­ta­dos Uni­dos (pro­yec­to:2006; cons­truc­ción:2008); Vi­vien­das y cen­tro co­mu­ni­ta­rio en Te­mu­co, Chi­le (2008); y la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la UC.

LAS TO­RRES SIA­ME­SAS Se tra­ta de un úni­co edi­fi­cio que par­te del sue­lo con una vo­lu­me­tría de to­rre, pre­sen­tan­do en la par­te su­pe­rior un quie­bre que ge­ne­ra la sen­sa­ción de dos to­rres sia­me­sas. El vo­lu­men se par­te en dos a par­tir del sép­ti­mo pi­so. Fron­tal­men­te, se lee co­mo un úni­co vo­lu­men bi­cé­fa­lo, pe­ro en es­cor­zo se dis­tin­guen dos to­rres verticales que com­par­ten gran par­te de su cuer­po.

EL ARQUITECTO ALE­JAN­DRO ARA­VE­NA es au­tor de "Los He­chos de la Ar­qui­tec­tu­ra" (Ed. ARQ 1999, 3ª edi­ción 2007), "El Lu­gar de la Ar­qui­tec­tu­ra" (Ed. ARQ 2002), "Ma­te­rial de Ar­qui­tec­tu­ra" (Ed. ARQ 2003). Ara­ve­na ade­más es coau­tor de "Ele­men­tal: ma­nual de vi­vien­da in­cre­men­tal y di­se­ño par­ti­ci­pa­ti­vo" (Ed. Hat­je Cantz 2012). Es im­por­tan­te des­ta­car que sus tra­ba­jos han si­do pu­bli­ca­dos en más de 50 paí­ses, por ejem­plo, Elec­ta pu­bli­có la mo­no­gra­fía de Ale­jan­dro Ara­ve­na: "Pro­get­ta­re e cos­trui­re" (Mi­lan, 2007) y To­to pu­bli­có de Ara­ve­na: "The For­ces in Architecture" (Tokyo, 2011).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.