CONJUGANDOJ MAR & MON­TA­ÑA

Ele­men­tos que invitan a so­ñar e ins­pi­ran el buen vi­vir

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO -

El in­men­so mar ca­si se da la mano con la fa­mo­sa mon­ta­ña de Puer­to Pla­ta, ofre­cien­do un abra­zo a es­ta mo­ra­da Chic Tro­pi­cal en la Cos­ta Nor­te de Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na.

La Lo­ma Isa­bel de To­rres que se en­cuen­tra en la pro­vin­cia de Puer­to Pla­ta ofre­ce ca­da día un es­pec­tácu­lo gra­tui­to a quie­nes os­ten­tan el pla­cer de per­no­tar en es­te ma­jes­tuo­so pent­hou­se que ocu­pa los pi­sos 5, 6 y 7 del edi­fi­cio uno, del pro­yec­to re­si­den­cial y ho­te­le­ro Blue Jack Tar en Pla­ya Do­ra­da. No obs­tan­te a es­to, el mar se ha­ce par­te in­te­gral de es­ta mo­ra­da, sien­do la ins­pi­ra­ción del di­se­ño y la de­co­ra­ción de to­dos y ca­da uno de es­tos es­pec­ta­cu­la­res es­pa­cios.

La des­ta­ca­da di­se­ña­do­ra puer­to­pla­te­ña Xe­nia Gell es la res­pon­sa­ble de asu­mir el re­to de con­ju­gar mar y mon­ta­ña con el mon­ta­je de su tra­ba­jo, el cual na­ció con el pro­yec­to cuan­do fue con­tra­ta­da por eje­cu­ti­vos de la obra, pa­ra ha­cer un con­cep­to ge­ne­ral del di­se­ño de la mis­ma. Es­te fa­bu­lo­so pent­hou­se es so­lo uno de los 23 apar­ta­men­tos y seis pent­hou­se del lujoso pro­yec­to.

Se­gún Xe­nia, la re­gla prin­ci­pal an­te un ca­so co­mo es­te, es no in­ten­tar com­pe­tir con la na­tu­ra­le­za. “La me­jor de­co­ra­ción que ofre­ce es­te pent­hou­se es la vis­ta, yo tra­te de no po­ner al­go que com­pi­tie­ra con el es­pec­tácu­lo que te­ne­mos en fren­te, de ma­ne­ra que fui­mos in­te­gran­do ele­men­tos acor­des con el am­bien­te”. Y co­mo si se tra­ta­ra de un li­bro de tru­cos pa­ra de­co­rar, la pro­fe­sio­nal de es­ta ma­te­ria en­fa­ti­za la im­por­tan­cia de amar lo que se ha­ce: “ca­da pro­yec­to tie­nes que sen­tir­lo, vi­vir­lo, sa­bo­rear­lo, en­ton­ces desa­rro­llar­lo”.

Una de las ven­ta­jas pa­ra de­co­rar el interior de es­te pent­hou­se es que se plan­tea­ron es­tan­do en pla­nos y des­de ahí se hi­cie­ron las re­co­men­da­cio­nes de in­te­rio­res, es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca ha­ce que se con­ci­ba co­mo un hi­jo, por­que se ha vis­to na­cer y desa­rro­llar­se. Tra­ba­jar con el tiem­po a fa­vor y con cal­ma fa­vo­re­ce los re­sul­ta­dos, en ese sen­ti­do, la in­terio­ris­ta des­ta­ca las ven­ta­jas de tra­ba­jar sin pri­sa, pues en es­ta pro­pie­dad se fue­ron unien­do ele­men­tos

Jo­sé María Es­part, ge­ren­te ge­ne­ral del pro­yec­to afir­ma que Blue Jack Tar es un des­tino com­ple­to, in­no­va­dor, mo­derno y van­guar­dis­ta, con es­pa­cios di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te pa­ra cam­biar la for­ma de vi­vir o va­ca­cio­nar, por­que ofre­ce el en­torno ideal y es­tá con­ce­bi­do pa­ra ser una en­can­ta­do­ra co­mu­ni­dad de lu­jo, con di­ver­sas op­cio­nes pa­ra to­dos los gus­tos.

y se­gún se iba en­con­tran­do po­nía ca­da co­sa en su lu­gar. Xe­nia re­cuer­da y re­la­ta emo­cio­na­da: “la pri­me­ra pie­za que yo com­pré pa­ra es­te apar­ta­men­to fue el flo­re­ro gi­gan­te que es­tá en el co­me­dor, me en­can­tó por­que tie­ne el ele­men­to ca­ra­col, muy na­tu­ral y por­que ade­más en el co­me­dor se tra­ba­jó con to­nos neu­tros co­mo are­na, y esa pie­za tie­ne la com­bi­na­ción per­fec­ta”.

En la tran­qui­li­dad de la bús­que­da por el mer­ca­do, Xe­nia tam­bién se en­con­tró con la lámpara del co­me­dor, la cual ofre­ce su es­pec­tácu­lo, tan­to en el día co­mo en la no­che. Y es que pa­ra es­ta in­terio­ris­ta la ilu­mi­na­ción es el ma­qui­lla­je de la de­co­ra­ción, por lo cual en es­te ca­so con­tra­ta­ron la ase­so­ría de la ar­qui­tec­ta Ya­ne­ris Vi­lle­gas. “A mí, en cuan­to a ilu­mi­na­ción, me gus­ta tra­ba­jar con un pro­fe­sio­nal de esa área, de mi par­te en ilu­mi­na­ción ha­go mu­cho én­fa­sis en que me per­mi­tan uti­li­zar las lám­pa­ras de­co­ra­ti­vas que va­yan acor­de con mi crea­ti­vi­dad, aquí hay un buen tra­ba­jo de ilu­mi­na­ción. De no­che es­to es un es­pec­tácu­lo”, agre­ga la ex­per­ta sin nin­gu­na du­da.

Con los co­lo­res tam­bién hay que tra­ba­jar en­fo­ca­dos en que el mar azul pro­ta­go­ni­za el en­torno, por lo que bá­si­ca­men­te los co­lo­res uti­li­za­dos en el in­terio­ris­mo son to­dos neu­tros. Tam­bién se to­mó en con­si­de­ra­ción que es­te es un apar­ta­men­to que tie­ne una do­ble ca­rac­te­rís­ti­ca: de que es vi­vien­da, pe­ro ade­más se pue­de uti­li­zar co­mo ho­tel, ya que los apar­ta­men­tos de es­te pro­yec­to, si los due­ños desean, en­tran en el ren­tal pool, ad­mi­nis­tra­dos por Blue Jack Tar,

La nue­va ten­den­cia: So­ni­do di­gi­tal pro­vis­to por HTI. Lo más in­tere­san­te de es­ta nue­va ten­den­cia es que el so­ni­do se pue­de con­tro­lar y per­so­na­li­zar por el ce­lu­lar, lo cual es una ex­ce­len­te fa­ci­li­dad, ade­más se pue­de di­vi­dir en zo­nas, tra­ba­ján­do­lo por área, es­to, sin du­da, cons­ti­tu­ye un va­lor agre­ga­do a la de­co­ra­ción mo­der­na, donde aho­ra to­do se pue­de con­tro­lar des­de el ce­lu­lar, en es­te ca­so so­ni­do y cá­ma­ra.

lo cual pon­de­ra­ba la ca­rac­te­rís­ti­ca de los mue­bles.

“Cuan­do voy a ha­cer una de­co­ra­ción lo pri­me­ro que pre­gun­to es qué quie­re con­ser­var el pro­pie­ta­rio. Y de lo que el clien­te me di­ce que quie­re con­ser­var es muy po­co lo que yo qui­zás en un mo­men­to pue­da re­cha­zar, por­que yo creo que to­dos los ele­men­tos se pue­den con­ju­gar”, di­ce Gell. Pe­ro si se sa­le del con­cep­to de­co­ra­ti­vo, se ex­pli­ca­rá de ma­ne­ra muy pro­fe­sio­nal al pro­pie­ta­rio las cir­cuns­tan­cias. Mien­tras que si es un ele­men­to que tie­ne un va­lor sen­ti­men­tal, se tra­ta más bien de aco­mo­dar el en­torno. Eso no quie­re de­cir que ocu­rra siem­pre, pues­to que hay co­sas que real­men­te, si que­re­mos lo­grar un am­bien­te pro­fe­sio­nal, de­ben ser ex­clui­das de

cier­tos es­pa­cios.

“En 15 años que lle­vo tra­ba­jan­do de­co­ra­ción, no he en­con­tra­do a nadie que se ha­ya opues­to a una idea que se le ex­pli­que con sus­ten­to de las ra­zo­nes”. Pa­ra es­ta es­pe­cia­lis­ta en ma­te­ria de­co­ra­ti­va, es de to­tal im­por­tan­cia co­no­cer los gus­tos de los pro­pie­ta­rios y a qué se de­di­can. “En el ca­so del pro­pie­ta­rio de es­te apar­ta­men­to, desa­rro­lla co­mo ac­ti­vi­dad de tra­ba­jo la ela­bo­ra­ción de ci­ga­rros y son per­so­nas que invitan mu­cha gen­te, tie­nen una vi­da so­cial muy ac­ti­va, por lo cual hi­ci­mos un con­ju­ga­do de áreas, donde des­de cual­quier es­pa­cio to­dos pue­den in­ter­ac­tuar. Al igual que la par­te de arri­ba donde to­das las áreas es­tán en­fo­ca­das en re­unir a las per­so­nas”, de­ta­lla Gell so­bre es­tas mo­ra­da, cu­ya ins­pi­ra­ción es la na­tu­ra­le­za y que es­tá jus­to en­tre el mar y la mon­ta­ña.

“En la te­rra­za nos con­cen­tra­mos mu­cho en que fue­ran mue­bles de ex­te­rior, en un área que es­tá to­tal­men­te al des­cu­bier­to y ahí ha­ce mu­cha bri­sa, o sea, que no se pue­den usar mu­chos ele­men­tos de­co­ra­ti­vos suel­tos, por­que la bri­sa pe­ga de­ma­sia­do fuer­te”. De ma­ne­ra que, se uti­li­za­ron alu­mi­nio con ma­de­ra sin­té­ti­ca en la par­te del Ja­cuz­zi y co­ra­li­na, ya que son ele­men­tos que re­sis­ten agua, sol y vien­to.

Xe­nia Gell de Álvarez es di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res orien­ta­da a pro­yec­tos re­si­den­cia­les, es­pa­cios de tra­ba­jo y áreas de la sa­lud con más de 20 años de ex­pe­rien­cia. “La ex­pe­rien­cia más gra­ti­fi­can­te es que mis clien­tes me per­mi­tan in­va­dir su es­pa­cio y se­gun­do que gano muy bue­nos ami­gos. Yo di­ría que la de­co­ra­ción no so­la­men­te me ha apor­ta­do tra­ba­jo sino una ex­ce­len­te can­ti­dad de ami­gos”.

En to­das las ha­bi­ta­cio­nes la vis­ta se uti­li­za a nues­tro fa­vor co­mo es el ca­so de la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal que tie­ne vis­ta al mar y vis­ta a la mon­ta­ña. “En es­tos ca­sos he­mos co­lo­ca­do lo menos ob­je­tos po­si­bles, por­que el po­ten­cial de esa ha­bi­ta­ción es su vis­ta. Sin em­bar­go, le tra­ba­ja­mos con ma­de­ra la­mi­na­da pa­ra dar­le un to­que esen­cial, pe­ro nun­ca exa­ge­ra­do o pre­pon­de­ran­te”.

La na­tu­ra­le­za siem­pre de­be es­tar pre­sen­te en de­ter­mi­na­dos es­pa­cios de una mo­ra­da, en la ma­yo­ría de los ca­sos se de­be ha­cer ho­nor a su es­plen­dor. Es un to­que que nun­ca fa­lla y que

siem­pre ins­pi­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.