Luminoso y MO­DERNO DI­SE­ÑO

Un apar­ta­men­to ubi­ca­do cer­ca de la zo­na cos­te­ra de San­to Do­min­go, con una vis­ta im­pre­sio­nan­te apreciable des­de cual­quie­ra de sus am­plios ven­ta­na­les y bal­co­nes, po­see un tra­ba­jo de in­terio­ris­mo que se igua­la al ma­ra­vi­llo­so es­pec­tácu­lo del ex­te­rior.

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO APARTAMENTO - Tex­to: En­ma­nuel Pe­ña Fotos: Sil­ve­rio Vidal

Al co­men­zar es­te pro­yec­to, la ar­qui­tec­ta y pai­sa­jis­ta Wendy Díaz Metz tu­vo el re­to de in­ter ve­nir los es­pa­cios pa­ra que ca­da uno tu­vie­ra su iden­ti­dad. Es­to de­bi­do a que en el área co­mún, el co­me­dor y la sa­la, no hay mu­ros di­vi­so­rios, sino que más bien es ti­po loft. En el as­pec­to es­truc­tu­ral se tra­ba­ja­ron los te­chos con shee­trock pa­ra dar pro­fun­di­dad y a la vez de­li­mi­tar ca­da área. Así mis­mo el uso de al­fom­bras en cier­tos es­pa­cios, co­mo la sa­la y el es­tu­dio cum­plen la mis­ma fun­ción de en­mar­car y al mis­mo tiem­po em­be­lle­cer el es­pa­cio. Los pro­pie­ta­rios re­que­rían un es­pa­cio acogedor y fun­cio­nal. Se res­ca­ta­ron pie­zas del mo­bi­lia­rio de la an­ti­gua mo­ra­da, que vi­nie­ron a caer “co­mo ani­llo al de­do” en di­fe­ren­tes pun­tos de es­te nue­vo di­se­ño, así mis­mo, es­tos pre­fi­rie­ron es­pa­cios que no fue­ran de nin­gu­na for­ma re­car­ga­dos, por lo que se es­co­gie­ron pie­zas que man­tu­vie­ran flui­dez y que a la vez pa­re­cie­ran am­pliar las es­tan­cias.

El tra­ba­jo con la ilu­mi­na­ción fue pun­tual. Se bus­có la eco­no­mía de las for­mas y se pre­fi­rió dar pro­ta­go­nis­mo a la ilu­mi­na­ción na­tu­ral, pues es­te apar­ta­men­to cuen­ta con gran­des ven­ta­nas y va­rios bal­co­nes. El apar­ta­men­to tie­ne un am­plio ven­ta­nal en la zo­na de la es­ca­le­ra, en­tre es­te y la es­ca­le­ra hay un pa­nel ca­la­do en MDF con un pa­trón

geo­mé­tri­co que se co­rres­pon­de con el revestimiento de las pa­re­des del área del co­me­dor. Di­cho pa­nel, per­mi­te la en­tra­da de la luz na­tu­ral, por lo que se ha apro­ve­cha­do pa­ra integrar ele­men­tos na­tu­ra­les y co­lo­car una agru­pa­ción de ma­ce­te­ros es­mal­ta­dos con di­fe­ren­tes tex­tu­ras y for­ma­tos, pre­do­mi­nan­do el azul co­bal­to que ve­re­mos re­pe­tir­se en la te­rra­za.

La sa­la es­tá com­pues­ta por un mo­bi­lia­rio de lí­neas sim­ples y mo­der­nas con to­nos neu­tros. Pre­do­mi­nan co­lo­res co­mo el ne­gro, el cre­ma, el ca­fé con le­che, el off whi­te, en­tre otros. Una al­fom­bra cen­tral de­li­mi­ta el es­pa­cio y uni­fi­ca las to­na­li­da­des uti­li­za­das, a la vez que va crean­do mo­vi­mien­to con el pa­trón cir­cu­lar que po­see. Si­guien­do los círcu­los y las lí­neas cur­vas en­con­tra­mos va­rie­dad de pie­zas; ta­bu­re­tes ne­gros ubi­ca­dos si­mé­tri­ca­men­te en am­bos la­dos de la sa­la, las pie­zas de­co­ra­ti­vas de for­mas cir­cu­la­res, es­fé­ri­cas y ci­lín­dri­cas. Así mis­mo las dos me­si­tas de cen­tro, una ba­ja y an­cha, la otra un po­co más al­ta, pe­ro más re­don­da, tie­ne co­mo ba­se va­rios aros que si­mu­lan mo­vi­mien­to has­ta el pun­to de re­cor­dar mo­de­los ató­mi­cos. Por su par­te, los co­ji­nes fue­ron se­lec­cio­na­dos cui­da­do­sa­men­te con di­fe­ren­tes tex­tu­ras y pa­tro­nes que com­ple­men­tan el es­pa­cio. Una va­ria­ción que no pue­de de­jar de men­cio­nar­se en es­ta es­tan­cia, es el jue­go de es­pe­jos y de rec­tán­gu­los que flan­quean el gran so­fá cen­tral. Dos me­sas do­bles de cris­tal re­flec­ti­vo sos­tie­nen flo­re­ros y lám­pa­ras al­tas. Lu­mi­na­rias es­tas que ven su luz mul­ti­pli­ca­da por es­pe­jos de­cons­trui­dos con es­ti­lo ul­tra­con­tem­po­rá­neo.

En el co­me­dor se op­to por re­ves­tir las pa­re­des con un em­pa­pe­la­do con mo­ti­vos geo­mé­tri­cos de la lí­nea Thi­baut, apor­tan­do ma­yor ri­que­za y ca­li­dez al es­pa­cio. La me­sa de to­pe de cris­tal y ba­se de alu­mi­nio con es­ti­lo ul­tra­mo­derno ali­ge­ra el es­pa­cio. Una mag­ní­fi­ca cre­den­za de es­pe­jos com­ple­men­ta el am­bien­te am­plio y con­tem­po­rá­neo de es­te es­pa­cio. En el es­pa­cio de tran­si-

ción en­tre el co­me­dor y el es­tu­dio dos gran­des can­de­la­bros de ma­de­ra y cris­tal son los pro­ta­go­nis­tas. El es­tu­dio fue con­ce­bi­do co­mo un es­pa­cio mas­cu­lino y a la vez so­brio y di­ver­ti­do, ya que es el es­pa­cio de­di­ca­do al jo­ven de la fa­mi­lia. El revestimiento de pa­pel de Har­le­quin, una com­pa­ñía in­gle­sa, jue­ga un rol pro­ta­gó­ni­co en el es­pa­cio por­que aña­de fuer­za y con­tem­po­ra­nei­dad, sin ser chi­llón ni exa­ge­ra­do. Las lám­pa­ras cen­tra­les Lei­la son de la lí­nea Grok. Las me­sas cen­tra­les y las al­fom­bras eran par­te del mo­bi­lia­rio exis­ten­te y fue­ron com­ple­men­ta­dos con bu­ta­cas, un so­fá en piel y otro en te­la, pa­ra así dar ca­bi­da a una ma­yor can­ti­dad de per­so­nas. Los co­ji­nes de­co­ra­ti­vos fue­ron se­lec­cio­na­dos pa­ra apor­tar per­so­na­li­dad y tex­tu­ra. Dos en­mar­ca­dos va­cíos y ma­ce­te­ros con plan­tas real­zan la be­lle­za del pa­pel ta­piz de es­te es­pa­cio. La te­rra­za es un es­pa­cio di­se­ña­do des­de

Dos si­llo­nes de cue­ro ini­cian es­te es­pa­cio, donde la si­me­tría jue­ga un pa­pel fun­da­men­tal en el di­se­ño. Dos me­si­tas con ma­te­ria­les mix­tos ha­cen de cen­tro de la es­tan­cia y dos gran­des so­fás ase­gu­ran la más có­mo­da es­ta­día en es­te es­pa­cio­so es­tu­dio.

el ini­cio, donde so­lo exis­tían las co­lum­nas de apo­yo. Lo pri­mor­dial al mo­men­to de di­se­ñar fue el con­tac­to vi­sual con el ex­te­rior, por lo que se pro­ce­dió a crear un ce­rra­mien­to acris­ta­la­do y a la vez se­gu­ro. Se qui­so re­crear un am­bien­te acogedor y fres­co, donde pri­ma­ran ma­te­ria­les di­ver­sos, co­mo por ejem­plo, el te­cho que po­see un de­ta­lle de ma­de­ra ca­la­da con un pa­trón geo­mé­tri­co, la pa­red de pie­dra na­tu­ral y el pi­so de pi­za­rra ne­gra co­ro­na­do con al­fom­bra de yu­te. El mo­bi­lia­rio es­tá com­pues­to por so­fás y bu­ta­cas de te­la, así co­mo tam­bién bu­ta­cas “Be­ka” de la lí­nea Ja­mes Mo­vel. La­jas de tron­co na­tu­ral con­for­man las me­sas cen­tra­les, las cua­les fue­ron con­fec­cio­na­das a la me­di­da, por la fir­ma Pa­ló. Tex­ti­les Off Whi­te y to­nos azu­les pri­man en­tre los co­lo­res se­lec­cio­na­dos y la mez­cla de pa­tro­nes di­ver­sos en los co­ji­nes dan ri­que­za al es­pa­cio. Dos lám­pa­ras de es­ti­lo ma­rro­quí pro­por­cio­nan luz in­di­rec­ta, crean­do una at­mós­fe­ra muy aco­ge­do­ra.

Los ocho cua­dros de la pa­red fron­tal son in­ven­ción de la mis­ma ar­qui­tec­ta Wendy Díaz Metz. Son por­ta­va­sos he­chos de pie­dra cor­ta­da y pu­li­da, que se ven­dían en una tien­da lo­cal, pe­ro en­mar­ca­dos con yu­te, se trans­for­man en una no­ve­do­sa pie­za ar­te­sa­nal, ori­gi­nal y úni­ca de es­ta en­can­ta­do­ra mo­ra­da.

En­tre cur­vas y rec­tas Sin du­da, el pa­pel pro­ta­gó­ni­co de es­te in­terio­ris­mo, lo

tie­nen las fi­gu­ras geo­mé­tri­cas. Co­mo bien se pue­de no­tar hay un mar­ca­do con­tras­te en­tre las dos me­si­tas de cen­tro que tie­nen co­mo ba­se va­rios aros y las dos me­sas do­bles de cris­tal re­flec­ti­vo jun­to con los es­pe­jos de va­rios

rec­tán­gu­los que tie­nen so­bre ellas.

Luminoso ex­te­rior La te­rra­za es un es­pa­cio to­tal­men­te dis­tin­to del res­to de la mo­ra­da. Des­de el cam­bio cro­má­ti­co pue­de ver­se la car­ga iden­ti­ta­ria, el soft whi­te y la va­rie­dad de to­nos azu­les real­zan la fres­cu­ra y lu­mi­no­si­dad de es­ta área. Dos al­fom­bras de yu­te y so­bre es­tas, dos me­sas de la fir­ma Pa­ló. En el te­cho se en­cuen­tra una es­truc­tu­ra de ma­de­ra ca­la­da he­cha a la me­di­da con la pro­por­ción del es­pa­cio, en sus bor­des rie­les de lu­ces pro­por­cio­nan una ilu­mi­na­ción in­di­rec­ta. El mo­bi­lia­rio es de lí­neas sim­ples, com­ple­men­ta­do con los di­se­ños en los co­ji­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.